una-historia-de-vida

Alvaro Fernández Texeira-Nunes

Cuenta la historia que a fines del siglo XIX un poderoso jefe político del interior del país abusó sexualmente de una adolescente de apenas trece años que era nada más ni nada menos que la hermana menor de su legítima esposa. Como en aquellos tiempos no estaba de moda abortar a los hijos “no deseados”, enviaron a la joven a pasar su embarazo en una estancia, donde meses más tarde dio a luz un hijo varón. Entregaron al niño al cuidado de una señora, que luego lo entregó a otra, y se desentendieron del “problema.” Al parecer, ni el padre ni la madre volvieron a ver al niño. Y ello a pesar de que, fallecida la hermana mayor, el caudillo se terminó casando con la joven de la que había abusado y tuvo con ella varios hijos legítimos.

Para los partidarios del aborto –y aún para algunos de los que dicen estar en contra–  éste es un caso típico de abuso sexual de una menor, en el que debiera haberse permitido, cuando no obligado, a la niña abortar para salvaguardar sus “derechos”, etc.

Gracias a Dios, pese a su hipocresía y a su bajeza, el viejo caudillo no llegó a quitar la vida a su hijo, inocente de su presencia en el mundo. El niño vivió, creció y, ya adulto, le cantó a la vida y al amor. Tan bien lo hizo, que terminó siendo conocido como “El Zorzal Criollo” quien grabó infinidad de discos y fue el cantante más famoso y admirado del Río de la Plata. Desde sus discos, sigue cantando. Y cada vez lo hace mejor…

¿A la muerte de cuántos “Carlitos” habrán contribuido las feministas y los políticos que apoyan en aborto?