cristo-3

Pedro Gaudiano

Después de haber analizado “¿Qué es la religión?”[1] y “La concepción de Dios en las religiones monoteístas,”[2] ahora nos vamos a centrar en otro de los elementos básicos para el análisis de cualquier religión – en este caso las monoteístas – es decir, sus libros sagrados.

Libros sagrados del judaísmo

La Biblia hebrea o Tanak está compuesta por libros inspirados por Dios que contienen lo que Él ha revelado. Consta de los libros del Antiguo Testamento (excepto Judit, Tobías, 1 y 2 Macabeos, Sabiduría, Baruc y Eclesiástico, no considerados por los judíos – ni por los protestantes – como inspirados por Dios), escritos en hebreo y arameo desde el siglo XVI hasta el siglo II a.C. El nombre “Tanak” proviene de las tres divisiones de la Biblia judía en hebreo:

  • La Torá (Ley): comprende los cinco libros del llamado “Pentateuco”: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. Sin embargo, el término “Torá” puede usarse con referencia a la Biblia judía en su totalidad, así como a la ley oral y el Talmud.
  • Los Nebi’im (Profetas): recogen la historia y enseñanzas de los profetas de Israel. Incluye los profetas mayores – Isaías, Jeremías y Ezequiel – y los doce profetas menores – desde Oseas hasta Malaquías –
  • Los Ketubim (Escritos): incluyen el resto de los libros del Antiguo Testamento: las obras poéticas (Salmos, Proverbios, Job, Cantar de los Cantares y Lamentaciones) y además los libros de Rut, Eclesiastés, Ester, Daniel, Esdras, Nehemías y Primero y Segundo de Crónicas.Desde el punto de vista gentil, el “Tanak” es el más importante de los escritos sagrados judíos. Sin embargo, el punto de vista judío es diferente. Muchos judíos concordarían con el comentario del rabino Adin Steinsaltz: “Si la Biblia es la piedra angular del judaísmo, entonces el Talmud es la columna central, que se eleva desde los cimientos y sostiene todo el edificio espiritual e intelectual. […] Ninguna otra obra ha tenido igual influencia en la teoría y práctica de la vida judía.”[3]

Entonces, ¿qué es el Talmud? Los judíos ortodoxos no sólo creen que Dios dio a Moisés la ley escrita, o Torá, en el monte Sinaí, sino que también Dios le reveló explicaciones específicas de cómo observar aquella Ley, y que éstas habían de trasmitirse oralmente. Esto se llamó la ley oral. El Talmud es el resumen escrito, con comentarios y explicaciones posteriores, de esa ley oral, compilada por distintos rabinos. El Talmud por lo general se divide en dos secciones principales:

  • La Misná: una colección de comentarios que complementan la Ley de las Escrituras, basada en las explicaciones de los rabinos llamados Tannaim (maestros). Fue puesta por escrito a fines del siglo II y principios del siglo III d.C.
  • La Guemará (originalmente llamada el Talmud): una colección de comentarios sobre la Misná por rabinos de un período posterior (del siglo III al VI d.C.)

Además de estas dos divisiones principales, el Talmud también puede incluir comentarios sobre la Guemará hechos por rabinos hasta ya entrada la Edad Media. Entre estos rabinos se destacaron Rashi (Salomón ben Isaac, 1040-1105), quien hizo mucho más entendible el difícil lenguaje del Talmud, y Rambam (Moisés ben Maimón, mejor conocido como Maimónides, 1135-1204), quien reorganizó el Talmud en una versión concisa (Misné Torá), haciéndolo así accesible a todos los judíos.

Libros sagrados del cristianismo

La Biblia recoge casi 2.000 años de historia. Comienza con la figura de Abraham (hacia el año 1.900 a.C.), recorre toda la historia del pueblo de Israel, narra el nacimiento y la vida de Jesús y termina con los acontecimientos de los primeros cristianos (a finales del siglo I d.C.)

La palabra “biblia” viene del griego. Es el plural de la palabra “biblion”, que significa “libro”. Así pues, la palabra “biblia” significa “libros”. La Biblia que utilizan los católicos, aunque sea un solo libro, en realidad es como una pequeña biblioteca. Contiene 73 libros diferentes que se han escrito a lo largo de cientos de años. Originariamente se han escrito en dos lenguas: hebreo y griego, aunque existen algunos fragmentos en arameo.

Todas las biblias que se utilizan hoy son una traducción. Por eso hay algunas diferencias entre ellas, porque cada una matiza de forma distinta la traducción del original.

Los records de la Biblia

Fue el primer libro que se imprimió. Lo hizo Gutenberg en 1456.

Es el libro más traducido. Desde la invención de la imprenta, ha sido publicada en unas 1.800 lenguas y dialectos diferentes.

Es el libro más difundido. Entre 1815 y 1975 se distribuyeron 2.500 millones de Biblias.

La Biblia políglota. La palabra viene del griego y se compone a su vez de dos palabras: polys (muchos) y glotta (lengua). Así pues, las Biblias políglotas son Biblias en muchas lenguas. La más antigua es la Complutense. Se hizo en Alcalá de Henares por encargo del cardenal Cisneros. Se editó entre 1502 y 1517. Contiene cuatro lenguas: hebreo, arameo, griego y latín.

La Biblia católica actual se compone de dos partes:

  • El Antiguo Testamento, con 46 libros, recoge la historia del pueblo de Israel desde sus orígenes hasta el nacimiento de Jesús. Está constituido por la Biblia judía o Tanak, a la que se agregaron los siete libros que hemos mencionado al comienzo de este artículo.
  • El Nuevo Testamento, con 27 libros, contiene cuatro Evangelios que narran la vida y enseñanzas de Jesús; los Hechos de los Apóstoles y las Cartas, que describen la vida de los primeros cristianos; y el Apocalipsis, último libro de la Biblia.

Los libros que componen la Biblia fueron escritos en épocas muy distintas y con diversos géneros literarios. Se llama géneros literarios a las diferentes maneras de expresión de los autores, según la intención que tuvieron. Los más utilizados en la Biblia son los siguientes: histórico, jurídico, profético, lírico, sapiencial, epistolar y apocalíptico.

Lo más importante de la Biblia es el mensaje religioso que trasmite; por eso no debe considerarse como un libro de historia o un libro científico. La intención de sus autores era muy diferente: querían trasmitir un mensaje religioso. De ahí que, a veces, a la Biblia se le llame Sagradas Escrituras. Dios, que es el autor principal de la Biblia, se ha servido de distintos autores humanos para comunicarse con las personas. Por eso se dice que la Biblia es la Palabra de Dios. En ella se encuentran mensajes para la vida personal, como por ejemplo, para qué vivo, cómo tengo que actuar, qué hay después de la muerte, etc.

Libros sagrados del islamismo

El más importante es el “Corán”, palabra árabe que significa “recitación”. Es [Nota del editor: según el islamismo] la palabra de Alá recogida por Mahoma, su profeta, que la ha transmitido a sus compañeros. En el Corán, Dios habla en primera persona. La tradición musulmana considera el Corán como la obra misma de Dios. Según la tradición, el ángel Gabriel dictó el Corán a Mahoma tal como estaba previamente escrito en el cielo. Le fue dictado en árabe, por lo que esta lengua se convierte en el idioma de Dios. Todo musulmán, sea cual fuere su lengua materna, ha de leerlo y recitarlo en árabe. Para los musulmanes, cualquier traducción del Corán a otra lengua desfigura el texto. Algunos eruditos islámicos se rehúsan a traducirlo para no traicionarlo.

Se cree que las revelaciones le vinieron a Mahoma durante un período de 20 a 23 años, desde aproximadamente el año 610 d.C. hasta su muerte en 632 d.C. Las fuentes musulmanas explican que Mahoma no sabía leer y que por lo tanto tuvo que aprenderse de memoria cada revelación para luego poder repetirla y recitarla. Esto no le fue difícil, ya que los árabes eran diestros en el uso de la memoria.

El Corán consta de 6.266 versículos o aleyas, agrupados en 114 capítulos (suras o azoras). Su estilo literario es una mezcla de prosa y poesía sin métrica. Constituye para el creyente no sólo una referencia religiosa que le dice lo que hay que creer, sino también un código donde se describe todo lo que debe hacer en su comportamiento social. Por eso, en muchos países musulmanes, el Corán es adoptado también como la ley que rige en el país.En el Corán se mencionan personajes del Antiguo Testamento: Adán, Noé, Abraham, Ismael, Lot, José, Moisés, Saúl, David, Salomón, Elías, Job y Jonás; y también del Nuevo Testamento: Zacarías, Juan el Bautista, Jesús, que es considerado como un profeta nacido milagrosamente de María, la Virgen, que es considerada la mujer más pura de la creación.

Otro de los libros sagrados del Islam es el llamado Hadiz o Sunna que, aunque no se considera un libro revelado por Dios, contiene información sobre comportamientos que la tradición atribuye a Mahoma. Así, la forma de obrar de Mahoma pasó a ser la de todos los musulmanes.

La tercera fuente de enseñanza y guía para el Islam es la Sharia o derecho canónico. Se basa en principios del Corán y reglamenta religiosa, política y socialmente toda la vida del musulmán.[4]


[1] Boletín CIEF número 29, abril 2004, pp. 10-11.

[2] Boletín CIEF número 31, agosto 2004, pp. 12-13.

[3] The essential Talmud.

[4] Este artículo fue publicado originalmente en: Boletín CIEF, número 32, diciembre 2004, pp. 10-12. Pedro Gaudiano es Doctor en Teología, profesor de Antropología y de Fenomenología de la Religión en la Universidad Católica. En el Centro de Investigación y Estudios Familiares (CIEF) es profesor de Antropología y de Comunicación de Valores en la Familia.