segun-segundo

Miguel Antonio Barriola

Miguel de Unamuno ilustra sugestivamente, por medio de una bella parábola, las relaciones entre lo subjetivo y lo objetivo en el conocimiento humano de las cosas. Propone considerar a la encina. La pueden contemplar un pintor, un carpintero y un porquerizo. El primero se extasía con los juegos de colores, las luces y las sombras. El segundo se detiene en la madera, con la que fabricaría posibles muebles. El último ambiciona las bellotas para sus cerdos.

Los tres están en lo justo, en realidad todo eso se encuentra en la poderosa encina. Pero malo sería que sólo se fijaran en lo que a cada uno interesa, descuidando todo lo demás.

Así ha pasado también con Cristo.

Disponemos de cuatro accesos evangélicos a su “insondable riqueza”[1] cuatro enfoques, pero que no se contradicen entre sí, sino se complementan mutuamente. Uno de ellos expresó la inadecuación entre lo que se podía recoger y todo lo que quedaba: “Por cierto que muchos otros signos hizo Jesús ante sus discípulos, que no están escritos en este libro si se escribieran detalladamente, no alcanzaría el mundo para contener todos los libros que se deberían escribir.[2]

Algo similar pasa a lo largo de la historia de la Iglesia. Francisco de Asís se enamoró de Jesús pobre, Domingo de Guzmán atendió a su doctrina. Pero, siendo ambos católicos (kath-hólon, o sea: “según el todo”) ni negó el primero el aspecto magisterial de Jesús, ni el segundo dejó de lado su preferencia por los pobres.

Es lícito, pues, a cada uno insistir en su Jesús, con tal que no descalabre aquello que su perspectiva no ha podido abarcar, ni desprestigie todo lo que se ofrece en el Nuevo Testamento. De hecho Tomás exclamó: “Señor mío y Dios mío,” pero su confesión ya no se separó de la comunidad, para proclamar el acto de fe en Cristo-Dios más explícito de todo el Nuevo Testamento.[3]

Sin embargo, a lo largo de veinte siglos, no faltaron quienes quisieron imponer en exclusiva su visión de Cristo y, tantas veces, distorsionando los datos que podían recogerse de las fuentes auténticas.

Apartándose de la única custodia segura para la transmisión genuina de la persona y obra de Jesús, que es la Iglesia, buscaron otros parámetros de interpretación. Y así, cada uno ofreció un Cristo a su medida, o a la de la filosofía y moda de la época. Es lo que desenmascaró tan fehacientemente A. Schweitzer, con su famosa Historia de las búsquedas sobre la Vida de Jesús.[4] Así fue como apareció un Jesús “iluminado” del “siglo de las luces”, un Jesús socialista, otro romántico y tantos más. Una “jesuología” según la óptica de cada investigador.

Poco hemos aprendido, en el afán de proponer siempre algo llamativo, nuevo, que esté en sintonía con lo moderno, con lo politically correct.

Cristo, es verdad, ha de poder decir una palabra adecuada para cada época; pero siempre reconocible y unificable con las que proclamó históricamente y los ecos armónicos que fue suscitando de edad en edad, alejando cualquier tergiversación, por halagadora que aparezca para la situación que sea.

Así, en el correr del año pasado, tuvimos que sufrir el éxito, sin arraigo alguno en la historia más bien condimentado con burdas traiciones a la misma, del Jesús feminista de Dan Brown.[5]

Creemos que pasa algo semejante, con la obra póstuma de J. L. Segundo, que OBSUR ha exhumado en octubre de 2006: Ese Dios–Juan Luis Segundo–Versión desgrabada de sus charlas. [6] Porque, de tal manera selecciona rasgos que coincidan con su perspectiva, dejando de lado y despreciando otros, no menos evidentes, que lo subjetivo se impone considerablemente sobre la totalidad de las noticias que nos dan los Evangelios y el resto del Nuevo Testamento sobre Cristo.

Como podrá comprobar el atento y paciente lector, el autor uruguayo no propone todo sobre Jesús, sino lo que cabe dentro de sus coordenadas previamente establecidas. Siendo así que, al contrario, Jesús mandó a sus discípulos “enseñándoles a cumplir todo (pánta) lo que yo os he ordenado.”[7] “Empezando por Moisés y todos los profetas, les interpretaba en todas las Escrituras las cosas que a El se referían.” [8]

No está mal subrayar los valores de Jesús, pero… ¿no se ponderará su persona incomparable, por encima de cualquier ideal, que también pudieron abrazar hombres heroicos e ilustres, pero en modo alguno en el rango de Dios?

A medida que se avanza en la lectura, si se tiene algún conocimiento algo global de la Biblia, de la Tradición de la Iglesia y de su Magisterio auténtico, va uno comprobando la selectividad preconcebida con que tergiversa el autor hasta contextos inmediatos de los textos que aduce.

La inquina contra la Iglesia, a la que él perteneció – ¡Dios le haya otorgado su misericordia! – sale a flote a cada momento, volviéndose especialista en oponer pasajes del mismo Nuevo Testamento unos contra otros, en revisar la historia eclesiástica, poniendo de relieve sólo lo criticable –según su propia apreciación– y casi nunca lo elogiable, en fin, tratando de guiñar un ojo, para obtener la simpatía de los interlocutores ateos y laicistas.

Ahora bien, “diálogo” no significa pretender caer simpático a toda costa. Todo honesto intercambio de ideas tiene que precaverse de incurrir en un mimetismo tal con las posiciones diferentes, que disipe los contornos de la propia, llegando hasta a caricaturizarla.

Dado todo lo que está en juego, para la cultura uruguaya, ante esta desfiguración de la fe católica, habiendo participado del estupor de varios amigos sacerdotes y laicos, nos pareció brindar un servicio útil, ofreciendo respuesta, lo más fundada posible, a las perspectivas truncas, cuando no sofísticas, que elabora Segundo.

Podrá parecer ardua y lenta la marcha, pero el trabajo no ha sido para nada fácil. Fue más bien complicado captar lo que el fárrago de medias verdades hace inasible. Nos hemos abierto camino como pudimos, a machetazo limpio en el breñal de las tergiversaciones.

Tampoco se acuse de reiterativa a nuestra réplica. No es menos repetitivo el autor estudiado. Lo mismo dígase, en cuanto a lo polémica o apologética, que pueda parecer esta respuesta. Quien así la sienta, tenga a bien distribuir equitativamente su indignación, pues no menos batallador ha sido Segundo, hasta con el fundador de la orden a la que perteneció: San Ignacio de Loyola. [9]

Por último, se ha realizado este análisis en el mes que el autor destinaba a sus vacaciones. Renunciando a buena parte de ellas, porque parece que vale la pena hacer escuchar otras campanas, no se ha dispuesto del tiempo ni de los recursos bibliográficos suficientes[10] para un análisis más completo y una síntesis más concisa.

Se irá, pues, en pos de las elucubraciones segundianas, aportando las necesarias aclaraciones, cuando se lo juzgue necesario. Como mapa de ruta, pueden servir estas generalidades:

Se parte de una comparación entre la primera predicación (Pedro y Pablo) sobre Jesús, poniendo de relieve la supuesta divergencia de la misma con lo que el mismo Jesús comunicó. El habría predicado solamente sobre el Reino y sus valores, mientras que Pedro y Pablo se detienen en la persona del propio Jesús.

Apunta después el autor las pretendidas deformaciones, que tuvieron lugar en la historia posterior del cristianismo, respecto a la idea de Dios – influjos espúreos de la filosofía griega y del mismo Antiguo Testamento. Abunda enseguida en consideraciones lingüísticas, muy discutibles, intentando probar que, en la frase: “Jesús es Dios” es el sujeto el que ilumina al atributo y no viceversa. Acude a continuación a explorar, de modo tan descaminado, la doctrina de los primeros concilios ecuménicos, para terminar con la propuesta del lenguaje poético, con que el Prólogo del Cuarto Evangelio y un himno primitivo cristiano, recogido por Pablo se expresan sobre Cristo-Dios.[11]


Comienza el camino

Primeramente, alerta el autor uruguayo sobre los dos diferentes ritmos que se puede imprimir a la consideración cristológica: desde arriba –Cristo-Dios, que se abaja en la encarnación– o desde abajo –Cristo-hombre, para llegar a su divinidad.

Al respecto, pensamos que es indiferente de dónde se comience, en la fe actual de la Iglesia, con tal que uno y otro procedimiento no pierda de vista al otro.

Porque hay dos órdenes posibles para llegar al conocimiento de una cosa. Partiendo de lo más obvio para nosotros (prius quoad nos) o de lo más alejado a nuestro alcance (prius quoad se) una vez logrado, por el anterior camino. Así, cuando todavía no se conocían las fuentes del Nilo, todo el mundo se refería al gran río por el delta, que afluía al Mediterráneo o su curso a través de Egipto. Pero una vez que Livingston descubrió sus fuentes –prioritarias, en cuanto a su desembocadura– ya se lo puede investigar, sea desde su desembocadura o a partir de su comienzo, antes desconocido.

Dentro de tal enfoque, afirma Segundo que Juan comienza con “Jesús al lado de Dios.”[12]

A lo cual se podría objetar, que no es verdad que sólo a partir del v. 14 (“El Verbo se hizo carne”) considere el Evangelista al Jesús histórico en su himno inicial. Ya así lo percibe (terrenal) en el v.6, cuando se refiere al testimonio de Juan, pues ningún hombre podría salirse de la historia, para dar noticia de algo experimentado en la eternidad.

Por lo tanto, ya desde el comienzo se está teniendo en cuenta al Jesús terreno e histórico, sólo que, habiendo ya descubierto en él mismo la dimensión que únicamente la fe puede vislumbrar –su “fuente” en Dios– no hay problema en comenzar desde lo prius quoad se.

Los ateos

Siempre habrá que ir gradualmente con los ateos, en lo que se refiere a Cristo Dios, pero nunca se podrá escamotearles lo distintivo de Jesús. Los valores que predicó y defendió, también los promovieron los profetas, filósofos y hombres heroicos.

Si tales interlocutores no aceptaran sus milagros o resurreción, no reconocerían más que a un Jesús parcial. Como si se alcanzara a alguien la figura de Beethoven, asegurándole que fue un sordo que nació en Bonn y murió en Viena. Es totalmente verídico, pero con sólo eso se pasa por alto lo propio y grandioso del gran compositor.

Caricatura

Desprestigiando de entrada una presentación de Jesús-Dios, como poco confiable para un hombre común, ridiculiza los mismos datos evangélicos de esta forma: “Si Jesús dijera: bueno, se trata de esperar poquitas horas, no es para alarmarse tanto porque de todas maneras voy a resucitar el domingo de madrugada y ahora ya es viernes de tarde.”[13] Ya una similar ironía había sido usada por Bultmann, al negar las predicciones de Jesús sobre su pasión y resurrección: no habría tanto drama, ni por qué afligirse ante la próxima muerte anunciada, si después se la va a superar.

A la verdad que estos geniales intérpretes, olvidan lo obvio. Porque el mismo Jesús echó mano a una realidad muy ilustrativa, para mostrar cómo, por más que se espere un resultado feliz, ello no obsta a que se tiemble ante el trago amargo que se ha de beber, para lograrlo. “Cuando una mujer va a dar a luz, se aflige porque le ha llegado la hora, pero después de nacer la criatura, se olvida del dolor a causa de la alegría de que haya nacido un niño en el mundo.”[14]

Abundando en sus comentarios exagerados –para alejar toda consideración de lo “divino” en Jesús– continúa: “Una persona madura jamás va a elegir… a Superman como modelo a imitar, ningún hombre podrá tener sus fantásticos poderes… Superman nunca podrá ser testigo de felicidad para nadie.”[15]

Se trata de una comparación infeliz e inapropiada, porque Jesús no cumplió proezas para dejar con la boca abierta a sus admiradores. Pero bien que se comentaba en varias oportunidades su autoridad por encima de lo conocido y su poder extraordinario, que nunca usó con el fin de cosechar aplausos, sino para levantar la mirada, hacer reflexionar, para que la gente se preguntara, ya desde los comienzos de su actividad: “¿Qué es esto?”[16] hasta pasar del “esto” a “éste”: “¿Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?” (Marcos 4,41).

Reincidiendo en la misma cantinela, insiste Segundo: “Si pienso que Jesús lo sabía todo… no me voy a poner a seguir el camino de alguien que no es un hombre como yo.”[17]

Por lo general no “seguimos” y admiramos sólo a quienes se encuentran en nuestro mismo nivel. Sabemos que la gran mayoría nunca será Premio Nobel en nada, campeón olímpico, gran concertista, etc. No por eso dejarmos de aprender, alabar y aprovecharnos de los productos de las genialidades ajenas.

Concluye así: “Decididamente voy a buscar otro testigo que sea como yo”.

No necesariamente “yo” soy criterio. “Yo” he de salir de mis límites, ponerme a la escucha de quien es más ducho y, si se trata no ya de un Einstein o Favaloro, sino del mismo Dios, en medida todavía superior.

Creyendo sintonizar con ese Jesús, más real, porque “igual que yo”, rescata las enseñanzas de otro ciclo suyo anterior, propuesto en la misma parroquia de Pocitos, recogiendo una gavilla de actitudes sólo comunes a todo hombre en Jesús. [18] Pero eso también lo manifestaron Sócrates, Cicerón, Gandhi, personajes eximios, pero nada más. ¿A ese nivel reduciremos a Cristo? Entonces sería uno más entre los próceres, no el único.

Comienza a recalcar –cosa que hará hasta el hartazgo– en un Jesús concebido a la manera de “un hombre como nosotros pero siguiendo unos valores que a nosotros nos resultaron valores ejemplares… cosas que están a nuestro alcance.”[19]

Tal presentación de Jesús no se aparta mucho de la consideración con que lo veían los pelagianos: un ejemplo a secundar y nada más. Pero, también podemos encontrar tales valores a imitar en Buda, Confucio, Séneca.

Según nuestra fe, Jesús nos obtuvo, además y de modo único, la capacidad para realizar esos valores, que sin El serían imposibles de llevar a la práctica: “Sin mí no podeis hacer nada.”[20]


Comienzo del descoyuntamiento en el mismo Nuevo Testamento

No se va a cansar de alertar que “(a causa de) la dinámica histórica (ahondando cada vez más sobre la divinidad de Cristo) pueden ir perdiendo fuerza ciertos rasgos fundamentales del Jesús histórico a cuenta de una desajustada ponderación de criterios importantes que deben atenderse cuando se trata de hacer afirmaciones sobre la humanidad o la divinidad de ese hombre Jesús.”[21]

No se ve por qué una profundización histórica seria tenga que desfigurar el acercamiento al Jesús real. Porque, consta más de una vez, cómo los contemporáneos no lograron captar a fondo una personalidad eminente, siendo sólo la posteridad la que llega a descubrir sus rasgos más geniales, escondidos a una mirada superficial e inmediata. Así, Giuseppe Verdi fue descalificado en el conservatorio de música milanés, que hoy lleva su nombre. Kierkegaard era el hazmerreír de toda Copenhagen (incluído su propio hermano carnal y el obispo). En la actualidad se reconoce su genio filosófico y cristiano. El primer concierto para piano de Tchaikovsky fue descalificado por el gran crítico musical moscovita Anton Rubinstein. En nuestros días no hay sala de concierto en el mundo que no lo ejecute. Análoga y doblemente sucede con Cristo, que no era un genio solamente humano, sino que sobre todo era y es Dios. Ya lo captaron así los más allegados: los primeros Evangelios (los tres Sinópticos); pero Juan, escribiendo con mucho mayor espacio de tiempo, llegó a captar vetas mucho más ricas, sólo implícitas en una primera aproximación, hasta de hombres creyentes.

En su propia onda evolucionista, con riesgos deformantes, Segundo se expresa incorrectamente, escribiendo sobre el: “proceso hacia la divinidad de Jesús.” [22] Lo que cabe decir es: el proceso hacia la formulación del hecho ya aceptado y vivido en la fe de la divinidad de Jesús.

Elencando a los “destinatarios del reino”, enumera a: “los marginados, los que son tenidos como pecadores… los que tienen hambre… excluidos de la sociedad, por aquellos a quienes el poder constituido oprimía, política e ideológicamente.”[23] No lo negaremos, pero también y sobre todo vino Jesús no sólo para los que “son tenidos por pecadores”, sino para los que lo son de verdad, es decir todos los hombres, sin exclusión de clases, como el centurión romano, Zaqueo, José de Arimatea,“hombre rico y discípulo de Jesús,”[24] las mujeres pudientes, que lo servían de su peculio.[25]

Desglosando las preferencias que atribuye a Jesús, observa Segundo que: “genera un inevitable conflicto en primer lugar con la autoridad religiosa que había creado toda una ideología religiosa para justificar la situación.”[26]

Es una visión meramente política. Para nada apunta a la oposición, a causa ya de las primeras manifestaciones de su calidad divina: el perdón de los pecados otorgado al paralítico de Cafarnáum[27] o a la pecadora, que le lavó los pies;[28] su superioridad sobre el sábado.[29]

Aduciendo motivos para el asesinato de Jesús, propone como su única razón, que Jesús anunciaba “un reino que viene a cambiar radicalmente la vida de los pobres.”[30]

Reiteramos: ¿se diferencia así en algo de Amós, Isaías, Miqueas? ¿Fue distinto de Teudas o Judas el galileo? [31]

¿Predicó Jesús sólo valores?

Opina Segundo que “Jesús no acentúa la importancia de su persona. No hay un referente habitual sobre la autoridad que él personalmente tenga. Jesús no predica sobre sí mismo. Eso es muy claro en los Evangelios.”[32]

Se basa en Mateo 5,11-12 y Lucas 6,22-23 donde Jesús predice a los suyos que serán perseguidos, como lo fueron los profetas. Pero pasa por encima, que esta persecución es muy especial, porque: “dirán toda clase de mal contra vosotros por mi causa”. Tienen que alegrarse, porque de la misma manera trataron a los profetas, en cuanto a la hostilidad, no en lo referente a un motivo del todo similar. Ahora hay además una persona muy especial, que es “signo de contradicición.”[33]

De su segmentada exégesis Segundo concluye: “Para Jesús los discípulos son profetas como él.”[34] Omitiendo notar que Jesús, en Lucas 6,22 se califica a sí mismo como “Hijo del hombre”, no como un simple profeta. Por otro lado, ni Moisés, ni profeta alguno colocaron a sus propias personas como factor distintivo de la fe. Sin tener en cuenta los innumerables pasajes en que El mismo es puesto por encima de todo valor. Así, no es posible querer más que a El, ni al padre o a la madre;[35] El es alguien más que el templo,[36] “Dalo a los pobres (valor supremo para Segundo, mas no para Jesús, que sigue aconsejando) … pero luego ven y sígueme.”[37]

Intentando confirmar su postura sobre la secundariedad de la persona de Jesús en su propia prédica, alude al “secreto mesiánico,”[38] por el cual ocultaba sus atributos e impedía que se los divulgara.

Pero no tiene en cuenta la confesión de Pedro,[39] que lo reconoce como Mesías, justamente en tierra extranjera (Cesarea de Filipo, en lo que hoy es el Líbano), para que no se confundiera su mesianismo con los anhelos meramente políticos y terrenales, con que lo solían esperar los judíos contemporáneos de Jesús.[40]

Además, tenemos a Marcos 14,61-62, cuando, en pleno juicio condenatorio, Jesús se presenta como Mesías y más todavía, como el Hijo del hombre sobre las nubes, a la derecha del poder de Dios.

Avisa Segundo que “Hijo de Dios” no significa que Jesús mismo fuera Dios. Tal título indicaría, a lo más, “una predilección divina para realizar las obras de Dios.”[41]

¿Por qué, entonces, este Hijo de Dios (y ningún otro) es presentado con alcances trascendentes, más allá de este mundo, de modo que rechazarlo implica condenación eterna?[42] El juez supremo, Rey y Señor, será su “propio Hijo”, no cualquier benefactor filantrópico.[43]

Exagerando notablemente la nota, llegará Segundo a asegurar: “sobre sí mismo deja [Jesús] que los hombres opinen lo que quieran.”[44]

No tanto, si recordamos cómo no se conforma con ser parangonado con Elías, Juan Bautista o algún otro profeta.[45] No tolera que lo acusen de connivencia con el demonio.[46] Reprende ásperamente a Pedro (llamándolo Satanás), cuando concibe todavía el mesianismo de su Maestro alejado de la imagen del siervo sufriente.[47]

Está bien observar que Jesús no quiere llamar la atención sobre él mismo, para evitar un falso fervor mesiánico. Pero esto no quiere decir que su persona sea secundaria, esfumada detrás de sus valores. El reino está incorporado en El (autobasileia o sea, el reino personificado, como lo definió ya desde hace siglos Orígenes). No vacila en identificar la causa del reino de Dios con la suya propia, y “dejarlo todo por seguirlo a El”, como anota Pedro,[48] equivale, en la respuesta de Cristo, a: “dejarlo todo por el Reino,”[49] que coincide con abandonarlo todo por su nombre.[50] Marcos une estrechamente como causas de recompensa el haber abandonado todo por el “nombre de Jesús” y el “Evangelio.” Jesús asegura a sus apóstoles que El dispone del reino para ellos, como el Padre lo ha dispuesto para El.[51] ¿Tiene, pues, o no una implicancia insoslayable la persona misma de Jesús en el Reino y no sólo sus valores?

Igual relativización de la persona de Jesús quiere Segundo imponer a sus milagros. Serían expresión de los valores del Reino, no destinados a atraer y entusiasmar muchedumbres. [52]

Hay que señalar también que sirven para hacer discernir el carácter divino de Jesús: en Marcos 2,5-12, la curación del paralítico viene a corroborar la facultad exclusivamente divina, que se ha atribuido Jesús, de perdonar los pecados. Ya recordamos cómo la gente, al experimentarlos, se pregunta: “¿Quién es éste?”[53]

Descalificando el interés por la persona de Jesús, relega tal preocupación a los adversarios, que no se preguntan sobre sus valores, sino si viene de Dios o no. [54]

El Jesús de Segundo diría: “Fíjense en el reino… yo no tengo importancia, lo importante es la humanización del hombre.”[55]

Hay en tal comentario una gran simplificación, que una vez más nivela a Jesús a la altura de cualquier benefactor de la humanidad. Ya se vio cómo, con la discreción necesaria para que no lo confundieran con delirios mesiánicos politizantes, llamaba El la atención sobre su persona, no sólo sobre los valores.

También el Bautista –en las tesis de Segundo– compartiría la equivocada atención sobre la persona de Jesús, que demostraban sus adversarios. A la pregunta, que aquél le dirige desde la cárcel, sobre “quién es él, si el Mesías o hay que esperar a otro”, Jesús remitiría a los hechos-valores: los ciegos ven, los pobres son evangelizados.

Asombroso, porque, incurriendo en su ya inveterado reduccionismo, no se percata Segundo de que, en el contexto inmediatísimo, Jesús no mueve un dedo para liberar a su precursor de una cárcel injusta y la muerte, que se le venía encima. Los valores ya no sirven para él. Pero sí que la persona de Cristo es colocada por El mismo en primera plana: “Dichoso el que no se escandaliza en Mí.[56] Tanto, pues, relativiza los hechos que la vida ofrecida por su causa es mucho más valiosa que comer o salir del calabozo.

No nos cansaremos de repetir: si los valores estuvieran por encima de la persona de Jesús, El no sobresaldría por encima de tantos otros, que lucharon por idénticos ideales. Pero, oigamos anticipadamente a Pablo: “Lo que para mí fue lucro, lo tengo ahora, a causa de Cristo, como detrimento… por el cual (Cristo) todo lo tengo por basura (skybala o sea eis kynas ballo que es ‘lo que se arroja a los perros’) con tal de ganar a Cristo.”[57] ¿Y qué era eso que Pablo consideraba antes como lucro? ¿Una vida de calavera en el lodazal del vicio? Para nada, así calificaba a los valores muy altos de la Ley revelada por Dios mismo, que él había intentado cumplir meticulosamente, como fariseo que había sido, lográndolo sólo por la fe en la persona de Cristo.

Manteniéndose en sus trece, declaraba Segundo con aplomo ante su auditorio: “nosotros muchas veces, sin darnos cuenta, con la noción de que Jesús es Dios, estamos volviendo al razonamiento de los fariseos. Primero queremos asegurar que Jesús es Dios para después aceptar lo que él diga, cumplir lo que él mande y eso para Jesús es como poner la carreta por delante de los bueyes.” [58]

En este punto, con perdón de Segundo, hemos de coincidir con los fariseos y Juan el Bautista. La equivocación de los primeros consistió en que se atrincheraron detrás de su propia idea de Dios, sin abrirse a las nuevas perspectivas, brindadas por Jesús, que, por otra parte, seguían en consonancia con la criteriología religiosa, ya conocida por las Escrituras hebreas.

Porque desde siempre se alertó contra los falsos profetas y lo hizo el mismo Cristo, [59]advirtiendo que hasta harán milagros grandes.[60] No bastan valores, para seguir a una persona. También muchos embaucadores prometían paz y prosperidad, por aquel tiempo. Pero no eran enviados auténticos de Dios.

Marx, Lenin y Stalin anunciaron asimismo la felicidad a los proletarios. ¡No bastó, como lo probó la historia! El discernimiento de lo divino no es, por tanto, una adyacencia, sino central, para seguir o no a Jesús.

¿Desfiguración de Jesús en Pedro?

En la visión de Segundo, Pedro (en su discurso de Pentecostés:[61] ) centraria su prédica sobre la persona de Jesús, lo opuesto a lo que habría anunciado Jesús. [62]

¡Vaya discípulo (se nos ocurre comentar de entrada) que así se desvía del Maestro! Pero, completando la atención trunca que Segundo dispensa a los textos, ya hemos comprobado cómo su propia persona no estaba ausente en la prédica misma de Jesús, todo lo contrario.

Por otro lado, siempre en la óptica segundiana, Pedro omitiría toda referencia al reino predicado por Jesús (sus valores y la preferencia por los pobres.)

Pero la razón de tal omisión residía en que, simplemente, todo ello era ya conocido por sus oyentes. Después de la prédica histórica de Jesús (no desligada de la centralidad de su persona, como se vio), la mayoría había rechazado al que habló y actuó por el reino y los necesitados. Ahora se trata, precisamente, de reivindicarlo, por su resurrección y la efusión del Espíritu: “Como ustedes saben muy bien” (refiriéndose a la vida anterior de Jesús en medio del pueblo)… a éste lo resucitó.”[63]

El jesuita uruguayo así comenta Hechos 2,22: “Pedro haría lo que Jesús nunca quiso: tratar que los milagros lo llevaran a él, en vez de llevar al reino. Aquí Pedro presenta los milagros de Jesús como una prueba de que Dios está con Jesús.”[64]

La explicación resulta distorsionante a más no poder, porque, prescindiendo del Cuarto Evangelio, donde Jesús repetidas veces acude a sus obras (milagros) para ser acogido.[65] Recuérdese el raciocinio de Nicodemo, aceptado por Jesús: “Rabbi, sabemos que viniste de Dios como maestro, pues nadie puede hacer los signos que tú haces, si Dios no estuviera con él.”[66] tenemos igualmente en los Sinópticos la misma actitud: “curó a los enfermos, para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, que dijo: “él mismo llevó nuestras debilidades y cargó con nuestras enfermedades.”[67]

La unión del reino y su persona queda patente en este dicho de Jesús: “Si yo expulso los demonios por medio del Espíritu de Dios, eso significa que el reino de Dios ya ha llegado a ustedes.”[68]

Otra exégesis, un tanto sarcástica, al discurso de Pedro en Hechos 2,23-35: “es como si un fariseo se hubiera dado vuelta y hubiera dicho: Yo encuentro pruebas de que Jesús es Dios independientemente del reino y sus valores, que no se merecen ni una sola palabra.”[69]

Parcialización total. Como ya se dijo, en el momento era crucial la aceptación de la persona de Jesús, recentísimamente rechazada, pese a sus valores. Jesús esperaba una conversión, fuera de quien fuera, también de los fariseos. Ver cómo se quejó de las ciudades rebeldes en torno al Lago de Genezaret, que no recibieron su mensaje, “a pesar de los milagros que en ellas se hicieron.”[70]

Apuntando una nueva oposición entre Pedro y Cristo, expone lo siguiente: “esto que Jesús no quería que apareciera en su predicación (su condición de Señor y Cristo) es lo más central en el discurso de Pedro.”[71]

Distingamos algo verdadero en el comentario de Segundo: Jesús sometía al “secreto mesiánico” las declaraciones públicas de su verdadera condición –prohibición de hablar de ello a los demonios, que lo conocían mejor que los hombres, a sus discípulos, después de la confesión mesiánica de Pedro,[72] dado que quería evitar las connotaciones políticas, asociadas por aquel entonces a tal título. Con todo, el mismo Jesús lo admitió en la misma declaración, recién aludida, de Pedro y ante el Sanedrín,[73] ahora en plena derrota –humanamente hablando– aunque vencedor en un orden más importante –su resurrección­– Allí, contra toda apariencia exterior adversa, llegó la hora de proclamar sus títulos sin ambages y sin lugar a confusiones.

Persiste Segundo en sus posturas al respecto, al interpretar Hechos 4,8-12: “Observen que Jesús nunca dijo en virtud de quién hacía los milagros. Recuerden aquello de: no se trata de saber si es Dios o del príncipe de los demonios… Tengan en cuenta lo que se ha hecho… y sobre todo vean si están o no de acuerdo.” [74]

Comparando con el texto aludido, observemos por nuestra parte, la simplificación total del mismo por parte del comentarista uruguayo. Porque Jesús refuta claramente que él actúe con poder satánico –“todo reino dividido va a su ruina”[75]– terminando su diatriba con un fuerte reclamo sobre lo imprescindible de su persona: “El que no está conmigo está contra mí.” [76]

Respecto al milagro, que el mismo Pedro cumplió, invocando el nombre de Jesús, así se expide nuesro autor: “(para Pedro) es más importante saber en virtud de quién se hizo la obra que el valor que la obra tiene en sí misma.”[77]

Es que el jefe de los Apóstoles no es Cristo. El tiene que justificar en nombre de quién ha realizado aquella curación extraordinaria. Las “obras en sí mismas”, también las habían llevado a cabo profetas anteriores, pero ahora se trata de “milagros” operados por la fuerza de Jesús resucitado, no por cualquier otro hombre, por santo y prestigioso que fuera. Aquí era necesario poner más de relieve a la fuente única del prodigio, que a la “obra en sí”.

Segundo, como lo hará con frecuencia, se ataja ante posibles reacciones escandalizadas de su público: “Por favor, no estoy diciendo que Pedro esté equivocado o que diga disparates. Sólo quiero hacer notar la curiosa diferencia que se da entre la predicación de Jesús y la… de Pedro. Es un elemento que hay que tener en cuenta si queremos reflexionar en todo el proceso histórico-teológico que nos lleva hacia la divinidad de Cristo.”[78]

En primer lugar: ¿No está “equivocado” un discípulo que no sigue los pasos de su maestro? Porque así prácticamente lo presentó erróneamente Segundo a Pedro. Además: ya se vio cómo la insistencia en la centralidad de su persona estaba presente en el mismo anuncio de Cristo, sólo que cubierta de discreción en cuanto a sus títulos, debido a las confusas expectativas que tales atributos despertaban entre el pueblo hebreo de entonces.

Y, si Pedro no dijo “disparates” ¿no se imponía un esfuerzo por mostrar, dentro de la diferencia de circunstancias, la continuidad entre las mismas? Así, veremos en adelante cómo Segundo siembra aquí y acullá “islotes ortodoxos,” como para amortiguar el impacto de sus propuestas demasiado osadas. Pero no alcanzan para contrabalancear a la preponderancia de sus excesos.

Prosigue la conferencia en su visión tan unilateral, afirmando que, para Pedro, Jesús es factor de salvación independientemente del reino, que no se rechaza, pero tampoco se menciona. [79]

Es que intelligenti pauca, poco basta al inteligente. Ahora lo urgente es tratar de llamar la atención sobre el crédito debido a la persona. No es que Pedro contraponga el reino a Cristo, sino que procede tal como lo hizo su mismo Maestro y Señor, en los procesos previos a su condena: predicó el reino, pero centrado en su persona, como abundantemente ha sido comprobado más arriba.

Llegamos ahora a otro “caballito de batalla” muy congenial a este autor y a muchos seguidores de la Teología de la Liberación: Jesús promete conflicto, mientras que Pedro no menciona dificultades, sino al revés, anuncia que van a ser salvados. [80]

Nos hallamos ante una mayúscula restricción de los datos bíblicos. Porque Pedro y Juan están siendo juzgados por el mismo tribunal que condenó a Cristo.[81] Con valentía enrostran (¡vaya conflicto, que hace de telón de fondo a toda la escena!) a sus jueces: “En nombre de Nuestro Señor Jesucristo nazareno, al que ustedes crucificaron y al que Dios resucitó de entre los muertos, en El está en pie éste [el paralítico] sano ante ustedes. Éste es la piedra que fue rechazada por ustedes, los constructores, que fue hecha piedra angular.”[82] ¿Puede imaginarse mayor conflicto? Todo el contexto es de oposición y persecución, que va a ir aumentando en lo que resta del relato lucano. Pedro terminará desafiando a las autoridades religiosas: “Piensen si es justo obedecerles a ustedes, en lugar de obedecerle a El.”[83] No estamos, pues, ante coordenadas tan “distintas”. Se verá enseguida que Segundo no atiende a este tipo de “conflicto”, porque no es de orden sociológico, sino “religioso.”

No se cansa Segundo de acumular “diferencias” entre Pedro y Jesús, cuando observa que el primero propone a sus oyentes que se bauticen, para entrar en la comunidad de Jesús, no para construir el reino, sino para que se les perdonen los pecados, señalando la fuerza de Dios, que viene verticalmente. [84]

¡Qué simplismo! Porque la conversión supone adherir a todo lo que propone Jesús y el pecado no tiene sólo un sentido vertical, de ofensa a Dios, sino que va asimismo contra los hermanos pobres o de cualquier condición. También Jesús proponía la conversión y el perdón de los pecados, siendo esto último, para él, más importante que la salud corporal, como lo da a entender, borrando primero sus culpas al paralítico, para sólo después librarlo de su postración.[85]

Insistiendo sobre las disimilitudes entre Pedro y Jesús, apunta Segundo que aquel supera a éste en conseguir adeptos. [86]

Cosa que no ha de sorprendernos, ya que fue prevista por el propio Jesús: “La mies es mucha, los obreros pocos. Rueguen, pues, al Señor de la mies, para que envíe obreros a su mies.”[87] “Les digo que muchos vendrán de Oriente y Occidente y se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos.”[88] “Seréis mis testigos en Jerusalén, en toda la Judea y Samaria, hasta los confines de la tierra.”[89]

Segundo se lamenta de que los conflictos, que aparecen, sean sólo de orden religioso.[90]

Pero… ¿se puede relativizar así una faceta tan profunda para todo hombre y comunidad? ¿Valen sólo los “valores socioeconómicos” de Jesús? La actitud religiosa auténtica abarca poderosamente toda la vida, incluída la justicia para con todos, en primer lugar con Dios. Además se trataba, en la Iglesia primera, nada menos que de contrariar a los jefes religiosos y autoridades romanas, para predicar libremente sobre el ajusticiado de hacía cincuenta días. Se ve, una vez más, hasta qué punto es, el de Segundo, un cuadro totalmente alejado de texto y contexto. Llegará a sostener que los mártires de la Iglesia mueren por causas muy diferentes a las de Jesús. [91]

Pero Jesús murió por su pretensión mesiánica y de paridad con Dios, ya que el punto máximo, que desembocó en su condena, fue la acusación de blasfemia.[92]

Para Segundo, Esteban es lapidado por herejía (no tal para la fe cristiana) un mero conflicto “religioso”. Pero ahí precisamente se ve cómo la religión no es cosa de poca monta. En ella va la vida, que por su supremo valor, el mismo Cristo-Dios, puede ser tronchada. Esteban no era Jesús, pero se entregó a la muerte por confesar lo que el mismo Señor atestiguó de sí mismo. El protomártir fue linchado sin juicio por los mismos que eliminaron a Jesús. [93]

Para acentuar divergencias, reitera Segundo que Jesús murió por defender a los pobres[94]. Entonces: ¿Fue muy diferente de Espartaco? ¿A qué se deberá la acusación recién mentada de “blasfemia” en pleno juicio ante el Sanedrín?

En su afán por alejar de Jesús toda cercanía con la divinidad (que después, ante textos ineludibles, interpretará todavía de forma tan ambigua), encuentra Segundo que “todavía (en esta segunda obra de Lucas) no se llega a decir: Jesús es Dios.” [95]

Sin embargo, se lo demuestra de forma equivalente, como en los Sinópticos: la nube,[96] que envuelve a Jesús en su Ascensión al cielo, es un atributo exclusivo de Dios. El habló de “su Padre” (1,4), de modo muy distinto al que podría hacerlo cualquier creyente, o sea, conociendo y disponiendo de su promesa (1,4-7), tal como en el famoso logion johanneum (Mateo 11,27) que supone, indudablemente, la divinidad del Hijo, porque a Dios no lo puede conocer, sino alguien que sea también de nivel divino. Y si sólo el Hijo puede revelarlo, eso significa que está por encima de hombres comunes y corrientes, que es Dios, en pocas palabras.

Al acceder al mensaje paulino, de pasada, deja caer Segundo uno de esos toques ortodoxos, a los que nos referimos anteriormente: “La gente va descubriendo en él [Jesús] características cada vez más cercanas a Dios. Por ejemplo, Jesús aparece con el poder de perdonar los pecados, cosa que es un atributo aplicable solamente a alguien que sea el mismo Dios.”[97]

Impecable. Sólo que, si así lo acepta sinceramente, ha sido bastante deshonesto, al suponer una divergencia de Pedro con su Maestro, por el hecho de que propusiera en Pentecostés el perdón de los pecados, por medio del bautismo en el nombre del Señor Jesús. [98]

Brevemente: se nos ocurre que lo apuntado aquí por Segundo debería haberlo adelantado, para no dar la impresión, demasiado exagerada por su exposición anterior, de oposición entre Jesús y sus predicadores. Por otra parte, nunca más tendrá en cuenta nuestro autor esta calidad divina de Jesús, perdonador de pecados.


También Pablo distorsionaría a Jesús

Igual que lo hizo con Pedro, piensa Segundo que Pablo[99] introdujo una interpretación diferente de la historia de Jesús. [100]

No para mientes el escritor uruguayo en que Pablo se remite constantemente a la predicación primitiva, concorde en toda la Iglesia.[101]

Llegará Segundo a aseverar: “Pablo… añadirá a la historia terrestre de Jesús, otra historia como si Jesús fuera un habitante de otro planeta que entra en este mundo para cumplir un plan de Dios que es diferente [102] del que el mismo Jesús fue desarrollando a lo largo de su vida entre nosotros. Como si su vida aquí fuera nada más que la fachada de una cosa más importante que Dios quiso llevar a cabo con él.” [103]

Se ha de recordar que los escritos de Pablo son circunstanciales. No pretenden una “Summa Theologica” o cristológica. Su correspondencia supone un primer anuncio previo (kerygma) y por eso, no es una narración. Enfrenta problemas surgidos en sus comunidades.

La manera con que Segundo describe la predicación paulina se acerca más bien a la del gnosticismo –vida terrena de Jesús, como fachada de otra historia divina. Como si pudieran ser contrapuestas una y otra historia.

Así y todo, la diferencia de la propuesta paulina es comprensible también, dada la nueva situación, que, no obstante, mantiene su continuidad con lo antecedente. Jesús intervino en la vida de Pablo como el Cristo glorioso y el Apóstol no hará más que desarrollar coherentemente cuanto el mismo Jesús resucitado aclaró a los caminantes de Emaús.[104] También ellos habían abrazado los valores de Jesús, pero sin la profundidad necesaria, desligándolos de su persona y destino pascual.

Ofrece más de lo mismo, declarando que, para Pablo, Cristo llega desde Dios con una misión, que no es igual a la que él históricamente sirvió y dijo que tenía. [105]

No hay tal discrepancia, sino solamente la explicación de lo que ya era el núcleo de su misión terrenal. Si sostiene Segundo que Pablo junta esas “dos historias” de Jesús, aunque no afirme que Jesús está identificado con Dios[106] ¿a qué fin enfatizar tanto las diferencias? Además, ya estaban unidas germinalmente antes de Pablo. El y Juan no hacen más que sacar a plena luz lo que se encontraba implícito. No lo inventan.

Si alguien hablara solamente de la bellota, sin tener en cuenta a la encina originada de aquella, parcializaría dos etapas que dinámicamente constituyen un solo ser, en sus distintas situaciones, que están íntimamente implicadas.

Por otra parte, si bien es controvertido su sentido, tendría que haberse enfrentado Segundo con Romanos 9,5: “De los cuales (judíos) es Cristo según la carne, que es por siempre Dios bendito sobre todas las cosas. Amén.” [107]

El plan eterno de Dios con Jesús (la historia diferente a la terrenal) no aparecería tan claro en la óptica de Segundo, en la forma como predica el Jesús real, histórico. Lo que pasó en Palestina necesita de otra explicación para que se le entienda como plan de Dios. [108]

Asoma allí la mera oposición, propia de la teología liberal culminada en Bultmann entre el “Jesús real e histórico” y el “Cristo de la fe.” Pero la resurrección no tergiversó los datos anteriores, nada añadió, que no tuviera su raíz en el Jesús “real e histórico.” Su luz nueva no crea datos antes inexistentes, sino que los contempla en su nueva claridad.

También Lázaro resucitó, pero nada en su vida previa apuntaba a una confirmación y salida a luz plena de una personalidad sobresaliente, en la medida en que lo había sido Jesús.

Agudizando las discrepancias, querrá hacer ver Segundo algo que no es comprobable en modo alguno: “Vean, por ejemplo, lo que tantas veces hemos oído y repetido: el designio de Dios era que Jesús muriera por los hombres. Fíjense que una afirmación tan común entre nosotros, nunca aparece en los evangelios. Por de pronto Jesús no tenía esa idea, de ahí el grito que lanza en la cruz: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me abandonaste? Ciertamente que en el momento que va a morir no le encuentra razón a su muerte, cree que es un abandono de Dios, no el cumplimiento de un proyecto planificado por Dios.”[109]

Permítasenos comentar, que tal interpretación es falsa de toda falsedad. Porque contamos con Marcos 10,45: “El Hijo del hombre no vino para ser servido sino para servir y dar su vida por la redención de muchos.” No es menos clara la presentación de Mateo 26,28: “Ésta es mi sangre de la alianza, que se derramará por muchos para el perdón de los pecados.”[110]

En cuanto al grito de la cruz es claro que Jesús está recitando el Salmo 21 (que finaliza con tonos de esperanza[111]) Esto es patente, porque las oraciones personales que conocemos de Jesús invocan a Dios como “Padre.”[112]

Invita todavía Segundo a profundizar las divergencias: “Comparen y diferencien esta función asignada a Jesús (muerte redentora) con el Jesús que históricamente muere por haberse comprometido en la defensa de los pobres.”[113]

En los datos que han recogido los cuatro evangelistas sobre ambos juicios condenatorios de Jesús (judío y romano) ni una sola vez se alude a esta razón, propuesta por Segundo como causante de la muerte de Jesús. Igualmente, por lo que venimos haciendo notar, no se da tal novedad en Pablo más que para la selectividad practicada por el autor uruguayo en el Nuevo Testamento y las interpretaciones apriorísticas a las que somete los textos escogidos.

Es muy grave afirmar que se trata de “cosas extraordinariamente novedosas.”[114] Primero, porque todo el contexto sinóptico (no el arteramente cercenado) no se contrasta para nada con la normal floración (en el plan divino) de comienzos más recatados, pero ya en tensión dinámica a su desenlace final. Después, debido a que no es posible contraponer en el Nuevo Testamento una sección (Sinópticos) a otra (Hechos, Cartas, Apocalipsis). La Iglesia primera no era una masa amorfa, que habría admitido prosperar en su seno cualquier tipo de elucubración. La vigilancia de sus pastores era constante y alerta. Ellos eran testigos[115] no fabuladores. Todos los cristianos “perseveraban en la doctrina de los apóstoles”[116] y si alguien llegaba a diferir en puntos discutidos, se reunía toda la Iglesia para esclarecerlos.[117]

Segundo se refiere a Romanos 4,24-25,como para señalar que Pablo no trata a Jesús como Dios, dado que “resucitado” por Dios, comenta entre paréntesis, que “no resucitó por su propia virtud.”[118] Es que el Hijo eterno, al encarnarse, en su anonadamiento dejó al Padre que lo glorificara.[119] Martillea nuestro autor con tesón digno de mejor causa: “Una vez más: Jesús no pensó morir por nuestros pecados. Murió por… oponerse a la opresión que los poderosos ejercían sobre los más débiles.”[120] Ya vimos que es falso, aduciendo textos válidos de los Evangelios. Jesús alertó a los pecadores que serán juzgados por Dios y no sólo por faltas contra los necesitados, sino por haberlo renegado a El, a su persona: “Si alguno se avergüenza de mí y mis palabras… también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga con la gloria de su Padre y con los santos ángeles.”[121]

Tronchando notablemente toda la teología de la redención, ridiculiza el sacrificio expiatorio de Cristo: “Entonces, en el plan divino, Dios se ofrece una víctima a sí mismo para poder perdonar los pecados a los hombres.”[122]

La realidad era que los hombres presentaban sacrificios a Dios, pero dada su imperfección, Dios mismo la subsana, haciendo posible que “un hombre” singular, porque no es un mero ser humano, ofreciera su propia vida, de manera agradable a Dios, Padre.

¿Acaso la mamá, que corrige los balbuceos de sus hijos pequeños, que la quieren homenajear, se estará ofreciendo un autobombo? Nuevamente, en referencia a Romanos 5,6 la muerte de Cristo, interpretada como satisfacción por los pecados, daría a la Cruz de Cristo “una significación distinta de la histórica.”[123] Es incomprensible que semejante trastorno exegético haya pasado sin levantar protestas en la comunidad primitiva.

Suena irreverente este comentario: “El Jesús histórico no tenía ni idea de nosotros los uruguayos.”[124]

¿No estaríamos, tal vez, incluídos entre los que Jesús previó viniendo de Oriente y Occidente al reino de Dios[125] o entre “todas las naciones”, que comparecerán ante el Hijo del hombre?[126] ¿No rezó Jesús, no sólo por los que iba a enviar inmediatamente, sino también por todos los que creyeran por medio de ellos?[127] Y si Pablo pudo decir: “Cristo me amó y se entregó a sí mismo por mí.”[128] ¿lo habrá pensado en exclusividad para El solo?

Caricaturiza Segundo: “Solamente un ser de otro planeta, un ser venido del cielo, podía hacer un sacrificio tal que consiguiera el perdón de los pecados de todos los hombres.” [129]

Se distorsiona la doctrina paulina, porque Jesús vino sí del cielo, no se lo puede negar, [130] pero también, enseña el mismo Pablo, que “fue hecho de la semilla de David, según la carne.”[131]

Dirá el conferencista que el Jesús de Pablo es un hombre.

Pero, si así lo admite, déjese de hablar de “un ser de otro planeta”. Jesucristo es un solo ser, con sus dos naturalezas, como se explicitará, con todo derecho y fundamento en la Escritura, en Éfeso y Calcedonia.

Recorriendo (muy someramente) otros lugares paulinos, concluye que “no se dice todavía que Cristo es Dios.”[132]

Un balance honesto debería haberse detenido sobre Romanos 9,5,del que ya hemos adelantado algo.

Por más que se trate de un texto discutido, para muchos intérpretes competentes, [133] el título “Dios” es aplicado por Pablo a Cristo. Porque de otra manera, sería superflua la precisión “según la carne.” Si Pablo no considerara a Cristo como Dios, habría bastado escribir: “De los cuales [judíos] es Cristo. Dios, que está sobre todas las cosas, sea bendito por siempre.” En efecto, ¿para qué precisar “según la carne” si, siendo meramente humano, es totalmente “carne” y no sólo en algún aspecto? Pablo no hace otra cosa que poner en claro, lo que ya está dicho en el comienzo mismo de su carta: “Pablo… segregado para el Evangelio de Dios… sobre su Hijo, que fue hecho de la simiente de David.”[134] Es evidente que este “Hijo de Dios”, está por encima de cualquier humano, estando al mismo tiempo enraizado en la historia de los hombres.

Opina tozudamente que la persecución en la Iglesia primitiva no es por construir el Reino, sino por razones religiosas. [135]

Ya hemos comprobado la íntima implicancia de la persona de Jesús en el reino. ¿Por qué, entonces, oponer “razones religiosas” al reino, cuando éste es “de Dios”?

Esbozará a continuación un “equilibrio de la doctrina paulina”[136], que nos parece aceptable. Sólo que esta visión final choca con las oposiciones ficticias y constantes, que se han venido observando, acerca de “las dos historias” de “un ser de otro planeta.”

Tristemente, lo escrito con la mano al fin de la p. 47 es borrado con el codo, inmediatamente, en la siguente, porque en la perspectiva segundiana, la visión “desde arriba” volvería insignificante la historia concreta de Jesús.

Más bien, lo grande y original es que, el que no tenía “historia”, por ser “eterno”, la asumió en un momento muy concreto: “Al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios (desde antes de todo tiempo) a su Hijo, hecho de mujer, hecho bajo la Ley.”[137]

Asistimos a una nueva oscilación, porque, siempre en la visión de Segundo, Pablo se ubicaría en el justo medio. ¿Cuál? Con Jesús, el hombre madura para la libertad, que consistiría en “construir la vida del hermano.”

¡Lástima que no aluda a la paternidad divina, única explicación bíblica de tal fraternidad, implicando el aspecto religioso, donde cabe, naturalmente, la redención del pecado!

Los himnos a Jesús

Tal como ya adelantamos, Segundo coloca los “himnos a Jesús” como al final de la vida de Pablo[138], aunque de hecho son anteriores a él, dado que los cita en sus cartas.

Califica de “metáforas” las indicaciones que realzan la condición divina de Cristo o “el significado que Jesús tenía para ellos.”[139]

En realidad se trata de algo más, porque tales títulos no eran atribuídos a cualquier ser humano. Y además, los cristianos percibían no sólo “lo que Jesús era para ellos,” sino lo que realmente había en El. Está la percepción subjetiva, pero fundada en sólidos argumentos provenientes de la realidad.

El escritor uruguayo traslada, ahora a Juan, la oposición facticia entre la llegada del reino y la blasfemia, como causas diferentes de la muerte de Cristo. [140]

Nótese, también aquí, de qué modo calla Segundo cómo Cristo habla muy claramente de su reino con Pilato, autopersonificándolo en sí mismo: “Yo soy rey. Yo nací y vine al mundo para decir la verdad, y todos los que pertenecen a la verdad me escuchan” (Juan 18,37). En la doble lectura, que tantas veces hay que practicar en Juan, sabe el lector cristiano que Jesús mismo es “la verdad.”[141]

Para rebajar el valor del testimonio clarísimo del Cuarto Evangelio, comenta Segundo que “Juan no es tanto histórico, cuanto teológico.”[142]

Se trata de una cómoda contraposición (a la que acuden con frecuencia algunos exégetas), pero que carece de fundamento, porque hay una historia que sirve de base a la visión teológica. Se seguiría para Segundo que la divinidad de Cristo carece de base histórica. Se debería sólo a elucubraciones tardías.

Concluyendo esta sección, hay que decir que es extremadamente pobre el aporte de estas charlas sobre San Juan. Quienes las publican ensayan una explicación en la nota de la p. 55. Pero… ¿aportará algo sólido el complemento final sobre el sublime prólogo al Cuarto Evangelio? Adelantamos que en modo alguno.

Recapitulando, echa a trotar por enésima vez a su caballito de batalla: Jesús no habría centrado su predicación en la resurrección, sino en el reino.[143]

Con lo cual, deja Segundo de informar a sus oyentes sobre la estructuración de la segunda parte de la vida pública de Jesús, en los tres anuncios de la Pasión y resurrección, que aportan los tres Sinópticos.[144]

Acusa Segundo los riesgos que hubo en la historia posterior eclesial de olvidar la historia concreta de Jesús, por insistir en su divinidad. [145]

Lo cual es verdad (gnosticismo, monofisismo) pero no lo es menos que hubo también intentos contrarios de reducir a Jesús a un puro hombre (Nestorio) cosa que solapadamente intenta aquí Segundo, concentrando todos los reflectores sólo en “los valores de Jesús” y evitando considerar la centralidad de su persona, diluyendo con explicaciones engañosas el discurso franco sobre la divinidad de Jesús.

Vuelve a señalar oposiciones en el discurso de Pedro, para quien la salvación actúa a través del bautismo. [146]

La descripción no respeta todos los datos del mismo discurso de Pedro, que exhorta a la conversión y a alejarse de “esta generación malvada.”[147] No en vano sigue inmediatamente la descripción de la vida de los primeros cristianos,[148] donde se detalla de la comunión de bienes e interés por los pobres, que pareciera, en la unilateralidad contraria, mantenida por Segundo, el único mal que vino a subsanar el Jesús histórico.

El Evangelio de Juan vendría a ser la culminación de la mistificación: porque ya no es el conflicto, desatado por la preferencia de Jesús hacia los pobres, la causa de su condenación, sino la blasfemia. [149]

Pero ya vimos que lo mismo pasa con los Sinópticos. La tendencia a ocultar contenidos básicos de la vida de Jesús, en pro de la exaltación de “uno solo de sus valores,” aparecería, para Segundo, ya en el mismo Nuevo Testamento.

¡De ninguna manera, con tal que sea leído en su totalidad, dejando de lado selecciones abusivas!

Confiesa haberse sentido incómodo ante la aceptación del tema, que lo va a obligar a internarse en el estudio de los Concilios eclesiales. En el ciclo anterior de conferencias (sobre Cristo hombre) recuerda que se trataba de textos bíblicos, pero ahora hay que enfrentarse con el magisterio eclesiástico.[150]

Cómo habrá leído Segundo la Biblia en sus charlas previas ¿usando del libre examen o a la luz de la tradición? Este enfoque complejo de la Escritura siempre será problemático para Segundo. El tiene su precomprensión de antemano ¿quién no? Sólo que, en vez de adecuarla a la única lectura posible para un católico, sacerdote y jesuita, acomodará constantemente los textos a su atalaya de observación. Nunca se apeará del corte ideológico de su enfoque. [151]


Repercusiones de la imagen de Cristo en la historia de la Iglesia

Antes de desplegar su “mirada histórica”, adelanta Segundo su aprensión: “Me temo que en un primer momento, nuestra tarea aparecerá un tanto negativa.”[152]

Permitiéndonos también nosotros adelantar algo de nuestra apreciación, se podría decir que “en un primer momento” y en todos ellos, porque aún cuando aprecie el aporte de los concilios, lo encajará de tal forma y a la fuerza en el lecho de Procusto de su ideología, que lo positivo desaparecerá simplemente.

Reincidiendo en esquematismos anteriores, ve como caso de “abuso”, el “querer igualar obras más históricas como son los Evangelios Sinópticos con una obra más teológica, cual es el Cuarto Evangelio, donde la divinidad de Jesús ya está presente desde el Prólogo y entra dentro de toda la obra.”[153]

Replicamos en primer lugar, que no es lícito reincidir en la contraposición: historia-teología, inaceptable, cuando Dios se hace historia, sin quedar engullido en ella, por supuesto. Después, insistimos en que la perspectiva histórica no se confunde necesariamente con las aproximaciones primerizas. Abundan los anales humanos con casos de escasa captación de los contemporáneos respecto a un personaje fuera de serie.[154] Ya hemos elencado algunos casos, a los que se puede añadir a Albert Einstein, tenido por alumno poco aventajado en sus primeros años escolares. El Martín Fierro fue finalmente justipreciado, no en los círculos literarios de Buenos Aires, sino por los lejanos españoles Marcelino Menéndez y Pelayo y Miguel de Unamuno. Así, Juan, con mayor perspectiva y tiempo más prolongado para la profundización, pudo delinear con mayor nitidez las insondables riquezas de Cristo, que ya, por otra parte, apuntaban discreta pero realmente desde los primeros enfoques de los Sinópticos.

Piensa Segundo que Jesús fue menos religioso que la tendencia salvadora de la Iglesia.[155] ¿En qué se basa? En que Jesús se referiría a un Dios que actúa a favor de los marginados. Sin negar el dato, y dado lo reiterativo del autor, no tememos tampoco repetir: si sólo esto es Jesús, poco se diferencia de anteriores profetas. Bien se podría prescindir de su predicación y acción, pues sólo insistiría en lo que ya se venía proclamando. El tema no es secundario, pero no significa lo propio y distintivo de Jesús, quien fue religioso como nadie, ya que ninguno estuvo tan “religado” a Dios como El, tanto que era, es y será su único Hijo.

Termina la presentación del próximo tramo de su recorrido histórico, con un nuevo descuartizamiento de lo que ha de estar unido: “El estar en la religión de Jesús comienza a ser más importante que el tener los valores que determinan la vida histórica de Jesús.”[156]

Es fácil responder que la religión de Jesús es salvadora, pero no divorciada de la práctica de la misericordia con todo necesitado.[157] Todo auténtico seguidor de la religión de Jesús sabe sobre su advertencia: “No todo el que me dice Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, que está en los cielos.”[158] Por fin, ¿no tuvo apretadamente unidos los conceptos y correspondientes realidades de “religión” y “preocupación por los desamparados” la Carta de Santiago? “La religión pura y sin mancha delante de Dios el Padre es ésta: ayudar a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones y no mancharse con la maldad del mundo.”[159]Comienza su “planteo crítico,”[160] donde demolerá a mansalva épocas y santos de la Iglesia a la que perteneció, con una frase que destila sarcasmo: “Priorizar en la Iglesia de hoy en esa forma la divinidad de Jesús, es una especie de teología de los fariseos, moderna.”[161]

Habría sólo que señalar cómo también el mismo Jesús “priorizó” ante Juan Bautista su persona, enviándole una respuesta “martirial”, al revelarle que El se encontraba por encima de todo otro valor, como ya se comprobó.[162] No de forma diferente se orientaban los discípulos al preguntarse: “¿Quién es éste?”[163]

Condena Segundo que se buscaran “pruebas” que Jesús habría rehusado, al negarse a dar señales del cielo, ofreciendo sólo las del reino. [164]

Jesús no quiso plegarse a los caprichos de quienes querían credenciales que encajaran con sus expectativas reducidas, de corte político. Pero bien que las dio, y en abundancia, con sus signos y milagros, que, como ya también se dijo, esperaban la respuesta de Corozaín, Betsaida, Cafarnaúm y todos, en general. Tampoco nos cansamos de señalar cómo, en ese reino, su persona germinalmente señalada como divina, ocupa un lugar céntrico. El polemizó con decisión contra quienes pretendieron minimizar su figura, haciéndola servidora de Beelzebú.

Rezuma todo el pensamiento del autor uruguayo una gran ojeriza contra la Iglesia, presentada como manipuladora del mensaje de Jesús. Ahora bien, el mismo Jesús prometió su asistencia a la labor de la Catholica por los siglos.[165] Por otro lado, silencia este autor toda la importancia que tuvo en la historia de toda la Iglesia la preocupación constante por el amor sin excluir a nadie.

Compara finalmente a Jesús con Mahoma, que no pretendió ser objeto de la religión. Parecería que los musulmanes fueran en este sentido, para Segundo, más honestos y dignos de lo que sus hermanos católicos. [166]

Así es, Mahoma nunca se consideró Alá. Pero el caso es diferente. Jesús sí que se presentó como Hijo de Dios y con atribuciones divinas y sería falsa modestia ocultarlo. Se patentiza así otro reproche a la Iglesia y, en el fondo, al mismo Jesús, ya que aquella se fundará en la palabra y acción de aquel. Como si fuera un desmedido egoísmo colocarse en tal postura.

Siempre lo vieron los más lúcidos, que expresaron algo por el estilo: “O Jesús es un megalomaníaco o es en realidad lo que dice de sí mismo.” La segunda alternativa es la constituyente de la fe cristiana.

Entrando a hablar de “la Iglesia con poder”, dirá un tanto ufanamente: “Basta saber un poco de historia para darse cuenta… Las dos estrategias van a depender de si la Iglesia tiene poder o no.” [167]

A la verdad, que en lo que sigue, va a mostrar “muy poco” su conocimiento de la historia de la Iglesia o, al menos, de manera tan mutilada como la que ostentó en su trato de la Escritura. Porque se la va a recordar, destacando algunas facetas e ignorando otras, pero siempre contaponiendo Iglesia versus Jesús (“increíble distancia”, “enorme desfasaje.”) [168]

Satirizando sobre las coplas de Manrique, se compadecerá de “los moros”, a quienes colocará en el lugar de los “pobres” socorridos por Cristo. [169]

Demasiado simplismo, hemos de comentar. Porque aquellos “pobres” devastaron con crueldad la Península Ibérica y el sur del Mediterráneo europeo.

¿Cuál fue el fundamento para esa “bárbara religiosidad”, a lo Manrique? La divinidad de Jesús, contesta Segundo. [170]

Preguntamos tímidamente si no habrá sido también que los “pobres moros” pretendieron exterminar a los cristianos.

¿Cuál fue el fundamento del derramamiento de sangre en la guerrilla latinoamericana, tan heroica como equivocada? ¿Los “valores de Jesús”? Pero, también El mandó “envainar la espada.”[171]

No seamos, pues, parciales, condenando la violencia de los cruzados y bendiciendo la ejercida por “defender –con métodos equivocados– los derechos de los pobres.”[172]

Después, ¿se podrá calificar de “marginados” a los moros, que conocieron el Evangelio, lo rechazaron y combatieron encarnizadamente a los cristianos? ¿Marginados o jurados exterminadores del Evangelio?

Llegará a descalificar acto seguido a la obra misionera de la Iglesia[173] describiéndola como un afán por salir, para que la tierra entera estuviera cada vez más poblada de creyentes en Jesús.

Pero… es lo que mandó el mismo Jesús.[174] En dos líneas desautoriza la gesta inmensa de la misión católica en América, que, si tuvo innegables sombras, no careció de luces, también espléndidas.

Al referirse a ‘Francisco’ Claver[175] (sic!) sin documentación de ninguna especie afirma: “inmediatamente que desembarcaba el esclavo negro, tenía por fuerza que convertirse al cristianismo.”[176]

No era así, si tenemos en cuenta las disposiciones generales de la misión, porque “pecado se consideraba predicar a los indios (y a los africanos, añadimos) no poseyendo un conocimiento de sus lenguas, porque había que convencerlos con la verdad, sin hacerles caer en error, porque el error es el enemigo de la Iglesia, aunque aún haya quien suponga que es el error su fundamento.”[177] Segundo se alinea, tristemente, entre los que suponen al “error” como “fundamento” de la Iglesia.

Por otro lado, es raro que un jesuita no dé mayores noticias favorables de un santo de su orden. Ahora bien, él se consideró a sí mismo “esclavo de los negros para siempre”. Los cuidaba y lavaba cuando desembarcaban. Siendo así, es extraño que los forzara a recibir el bautismo.

Nuestro autor anatematiza a toda la conquista y misión, sin enumerar un solo rasgo positivo de la misma. Su noticia acerca de la simulación de la Umbanda, que disfrazaba bajo santos cristianos a los dioses africanos, ignora el reconocimiento auténtico y sincero de Cristo y su Madre Santísima por parte de un San Juan Diego, de los innumerables aborígenes que amaron a Vasco de Quiroga en México, o los que fueron organizados por miembros heroicos y sagaces de su misma orden jesuítica en el Paraguay. La generalización engañosa no puede ser mayor.

La divinidad de Cristo es, justamente, lo que llevó a aquellos generosos defensores de los pobres indígenas a oponerse a las crueldades de los encomenderos y hasta a ofrecer la propia vida, porque más valía el Señor, dador de la vida eterna, que sus propios valores, desprendidos de su persona vivificante.

Se solaza, en lo que sigue, con los consabidos lugares comunes sobre la Inquisición.[178]

La misma Iglesia ha pedido perdón por los extremos que en tal gestión se cometieron. Pero la culpa de ello no ha de ser achacada a la fe en la divinidad de Cristo. Hasta santos y religiosos ilustres, que sufrieron injustamente las sospechas y calabozos de la Inquisición, [179] no menos sostenían concienzudamente la divinidad de Cristo.

Por lo demás, sería hora de bajar un tanto el tono sobre los clichés, que comúnmente se expanden sobre la Inquisición y que enturbian la mente de la juventud desde la secundaria y a través de “sesudos programas de televisión”, como los del History Channel.

Oigamos lo que un historiador agnóstico, pero honrado, aconseja a los católicos:[180] “¿Y cómo es que los católicos, sobre todo si se tienen por historiadores, no tienen en cuenta el hecho de que los maestros de la historiografía moderna –ncluso los adversarios naturales de la España inquisitorial– emiten en la actualidad juicios muy ponderados sobre la Inquisición española? Tal es el caso de Fernand Braudel,[181] profesor del Colegio de Francia, que señala “el número relativamente limitado de las víctimas”[182] de este Santo Oficio. Y el especialista israelita León Poliakov, desarrollando la misma puntualización en más de diez páginas de su Histoire de l’antisémitisme.[183] Y Marcel Bataillon, profesor del Colegio de Francia, cuando señala que “la Inquisición española se distingue menos por su crueldad que por la potencia del aparato (…) de que dispone.”[184] Y la Enciclopedia Judaica Castellana, que precisa: “La Inquisición española, para la época en que vivía, era mucho menos inhumana de lo que se la pinta, y además estaba animada de idealismo.”[185] Y siguiendo al especialista luterano Ernst Schäfer, el autor israelita Haim Beinart señala que el estudio preciso de los procesos inquisitoriales revela que los inquisidores estaban lejos de actuar tan arbitrariamente como se ha repetido durante mucho tiempo.[186] Y de nuevo Braudel, que contradice el prejuicio de la impopularidad de la Inquisición española y constata que encarnaba, democráticamente, “el deseo profundo de una multitud.”[187] Lo cual es confirmado y desarrollado por el hispano-judío-americano, Américo Castro, profesor de Princeton, mitigando fuertemente la acusación de racismo anti-judío hecha contra la Inquisición: “El Estado-Iglesia (la Inquisición) fue (en España) una conquista cuasi-revolucionaria realizada por masas resentidas y por conversos (judíos convertidos) y descendientes de conversos ansiosos de olvidar lo que eran.”

Tristemente hay que comprobar que “un poco de historia,”[188] y encima camuflada, no basta para echar por tierra la verdad de las cosas. Judíos, luteranos, franceses no muy tiernos para con España, americanos se muestran más justos e indulgentes con la Inquisición que el jesuita uruguayo J. L. Segundo.

También se debería advertir a Segundo y sus propagadores que fueron igualmente contemporáneos de la Inquisición Juan de la Cruz, Teresa de Ávila, Tomás Moro, Francisco de Vitoria (fundador del Derecho de Gentes), Francisco Javier, Mateo Ricci y un poco después Vicente de Paul y tantos otros, convencidos creyentes de la divinidad de Cristo, que tan denodadamente pusieron por obra los valores de Cristo, porque estaban prendados de su persona divina.

¿No se le ocurre a Segundo comparar el mestizaje, tan característico de América Latina, con el casi exterminio de los aborígenes por parte de los anglosajones en Norteamérica?

También pasa por alto Segundo que la Inquisición española produjo ciertamente menos víctimas que los tribunales de Enrique VIII, Eduardo VI e Isabel II de Inglaterra.

Pasando a considerar a la “Iglesia sin poder”, la presenta como replegándose, colocándose por encima de las luchas, interviniendo en asuntos superficiales. [189]

Depende de qué entienda Segundo por superficial. La custodia de la verdadera doctrina en Trento, su intervención en las controversias jansenistas, santos como Vicente de Paul, Camilo de Lellis, Juan Bautista de Lasalle y tantos otros, que sería prolijo enumerar, ejercieron notable influjo en la caridad hacia los pobres, la educación y muchos otros aspectos.

En situación de dictadura,[190] se achaca a la Iglesia, que “planea por encima de los conflictos de los hombres, ofreciendo a todos por igual una salvación, que consiste en ciertas observaciones que todos pueden cumplir para salvarse, pero esquivando ella, los conflictos y las opciones dentro de los conflictos.”[191]

Pensamos que, si fuera tan fácil cumplir con “ciertas observaciones religiosas”, no se comprende cómo hay tan pocos católicos en Uruguay. Por otro lado, y al otro extremo, si lo único que se resalta en Cristo son sus conflictos, ya los llevaban adelante, “sin él”, grupos guerrilleros de su época (zelotas) y en vida de Segundo el comunismo. De ahí la pregunta, que llegó a plantearse en la Parroquia Universitaria montevideana: “¿Qué nos diferencia de los marxistas?” De ahí también el abandono de tantos sacerdotes y cristianos enardecidos por “el conflicto”, pero no por la forma en que Jesús lo encaró. Es que “si esperamos en Cristo, sólo para esta vida, somos los más miserables de todos los hombres.”[192]

Pasa a enjuiciar a Hans Küng, que pareciera contradecirse, porque ve a Jesús tomando partido por los pobres e impotentes, pero después lo coloca “flotando por encima de las situaciones sobre las que tomó clarísimamente posiciones.”[193]

Tal lejanía abstracta de Jesús se debería a que él, según Küng, “no se deja encuadrar en ninguna categoría, ni entre los poderosos ni entre los rebeldes.”[194]

No siendo Küng santo de nuestra devoción, en más de una de sus tesis, aquí nos sentimos en sintonía con el escritor suizo. Porque estar a favor de alguno, no significa automáticamente ponerse en contra de su adversario. Si Jesús quiso que hasta amáramos a los enemigos,[195] no se ve por qué se escandaliza tanto Segundo, cuando Küng lo enfoca, correctísimamente, “por encima del conflicto”. Sólo cuando se esclarezca la situación jurídica, condenará un juez a uno de los litigantes o absolverá a su contrincante. Previamente ha de ser neutral. Así Cristo, cuando prefiere a los marginados, condena a quienes los explotan, pero les da igualmente a éstos últimos la oportunidad para que se conviertan. No organiza contra ellos una guerra de clases. Apela al que “está por encima de todos” como ejemplo a imitar, ya que aconseja ser como “el Padre, que hace salir el sol sobre bueno y malos y llover sobre justos y pecadores”. Hasta de Judas, que lo traiciona, espera un cambio. Jesús será juez inapelable sólo para los empedernidos, que en tal estado pasaran a la otra vida.[196]

Descubre (?) machaconamente nuestro autor que la causa de tal hibridez en Küng se debe a la divinidad de Cristo, que se sitúa más allá, mientras que el Jesús histórico a unos llamó bienaventurados y a otros raza de víboras.[197] Sólo que, ni los primeros, por el solo hecho de ser pobres, estaban ya a salvo, ni los segundos eran deshauciados irremisiblemente por Jesús. El combatió el adulterio, el hurto, el homicidio, el engaño. ¿Son intachables al respecto los pobres? El aceptó a Zaqueo, sin obligarlo a renunciar a todos sus haberes. Uno de sus discípulos fue “José de Arimatea, hombre rico.”[198]

La divinidad no es una condición que aleje a Jesús de sus hermanos. Al revés, amplifica enormememente el alcance de su amor, no reduciéndolo a “una clase” y ofreciendo oportunidad de revisión a todos: al centurión romano, al doctor de la ley, al que miró con benevolencia.[199] Jesús llamó a su comunidad de discípulos, tanto a un guerrillero, enemigo jurado de los romanos:“Simón el zelota”[200] como a Leví, que recaudaba impuestos para la autoridad.[201]

Sí que Jesús está más allá de todas las alternativas, porque se volvería selectivo si eligiera un sector, excluyendo a otro. No por haberse encarnado como varón está en contra de la mujer, ni por ser judío repudia a los romanos o los samaritanos, como tampoco por optar preferentemente por los necesitados, promulgó una batalla de exterminio contra los pudientes.

Declara Segundo que amor es preferenciar a aquellos que necesitan ese amor. [202] Pero, ¿quién no lo espera, sea pobre o rico?

Segundo no aparece como un hombre de paz. Para él, como para Marx, la guerra es el nervio (“la partera”, según el materialista de Trier) de la historia. Entre el padre y el hijo enemistados, habría que tomar partido por uno en contra del otro. Es inútil todo intento de conciliación, que no será una idílica ignorancia de las posiciones encontradas, pero sí el arduo trabajo de “con-vencer”, no sólo de “vencer”, aplastando una parte a la otra. Quien “con-vence”, gana-junto-con-el-otro.

Por lo cual, seguir acusando a la Iglesia de silencio, fundado en las nubes trascendentes de la divinidad de Cristo, [203] es una vez más, una enorme injusticia.

Buscar mediaciones, inteligencia, evitar la violencia, agotar las posibilidades de diálogo, no es lavarse las manos. Además no se calló la Iglesia en Chile, en Uruguay, etc. , como puede comprobarse por las declaraciones de las conferencias episcopales respectivas.

Volviendo a su estribillo, enuncia Segundo que “Jesús fue amigo de unos en contra de otros.”[204]

Cosa que no podemos aprobar en modo alguno. El pidió perdón a su Padre por los mismos que lo crucificaron.[205]

“A los pobres –persiste Segundo– en vez de pedirles, les dio, los bendijo, los ayudó.”[206]

Y… les perdonó sus faltas, pidiéndoles que no volvieran a pecar[207] y como ya se recordó, a todos, pobres y ricos, exige el cumplimiento de los mandamientos.[208]

Revolviendo la daga en la herida, acusa Segundo a la Iglesia, que justificaría el atropello del poder cuando ella lo maneja o se ampararía en la neutralidad cómplice de su silencio, en caso de que otros tengan la sartén por el mango. [209]

No negaremos cobardías en gente de Iglesia, aunque también se ha de admitir, en conciencia, que no ha sido la regla general, en modo alguno, para una consideración imparcial de la historia, alejada de cualquier tipo de ideología.

San Ignacio de Loyola

El jesuita uruguayo se despachará en adelante con un lastimoso desprestigio de los Ejercicios Espirituales compuestos por el fundador de la orden a que perteneció. Nos encontramos ante un hijo díscolo, sin lugar a dudas. [210]

Reincidiendo en sus esquemas, pretenderá que también para Ignacio, “el Jesús real desaparece detrás de Jesús Dios.”[211]

¿Se está traicionando Segundo en su vocabulario? ¿Quiere decir que Jesús Dios no sería real?

“Lo que los concilios –intenta explicar– del siglo IV y V declararon no fue comprendido de un modo suficientemente claro y fiel.”[212]

Muy grave acusación, que implica admitir la defección de la Iglesia, durante varios siglos en un punto crucial de su vida de fe. ¿No se le ocurre dudar por un momento que tal vez sea él quien esté torciendo a los concilios para hacerles decir lo que nunca desearon? Ya se verá que por ahí se encaminanará la tortuosa exégesis de Segundo.

Reprocha concretamente a San Ignacio que proponga como “principio y fundamento” tener en cuenta “el fin del hombre,”[213] porque significaría que el reino ha desaparecido del horizonte.

¿Olvida el jesuita que “el fin del hombre”, tan saludablemente presentado por Ignacio a Francisco Javier, provocó la grandiosa extensión del “reino”, primero por la conversión del mismo Javier y después con su heroica epopeya misionera en la India? Y… ¿no se basó Ignacio en el sentido profundo del “reino” predicado por el Jesús histórico, cuando en París le citó a Javier: “¿De qué le vale al hombre ganar todo el mundo, si al fin pierde su vida?”[214]

Desfigurando al máximo, endilga a Ignacio, que lo que importa es la salvación del alma, porque todo se centra en la divinidad de Jesús. [215]

Sólo que también la salvación eterna era importante ya para los mártires macabeos, sin que nada todavía supieran de la divinidad de Jesús.[216]

Por consiguiente, no es por la conexión necesaria con la divinidad de Cristo, que todo hombre sensato se preocupa de su vida más allá de la terrena. Pensemos en Sócrates. La divinidad de Cristo revela y ofrece el definitivo e insuperable “camino, verdad y vida”[217] para alcanzar lo que ya todo hombre anhelaba, desde sus intuiciones racionales o guiado por la revelación bíblica. “Si alguno quiere ser mi discípulo, niégese a sí mismo, cargue con su cruz y sígame –notemos la importancia de la persona de Jesús, tan relativizada por “los valores de Jesús” en la postura segundiana. Porque el que quiera salvar su vida la perderá, pero el que pierde su vida por Mí –insoslayable relación de toda vida humana a la persona de Jesús– la encontrará.” [218]

Uno se pregunta pasmado si Segundo leyó alguna vez estos pasajes. Y, como es imposible que un estudiante de Eegenhoven y Paray Le Monial no se haya encontrado en más de una ocasión con tales clarísimos lugares del Evangelio, no queda otra conclusión fuera del trabajo de omisión apriorística, con el que ha presentado a “Ese Dios,” demasiado disímil al que aparece en “toda” la Escritura.

El hijo uruguayo de San Ignacio le concede indulgentemente a su fundador que “la indiferencia ante salud y enfermedad”, sería admisible, en caso de tratarse de uno mismo, pero no cuando “envuelve a los demás.”[219]

Un perfecto sofisma, porque caminamos hacia la meta, pero mientras no hemos llegado, necesitamos el carburante necesario para el viaje. La indiferencia, pues, se refiere a que nada ni nadie, en la ruta, acapare tanto la atención, que la separe del objetivo último. Por lo tanto, ni yo ni mis más queridos seres pueden alejarme de Cristo Dios.[220]

He de preocuparme de mi salud y de la de todos los que pueda, para cumplir con el quinto mandamiento, pero tanto mi bienestar como el de todos está subordinado a lo que Dios disponga de nuestra existencia, como lo enseña el libro de Job, los ya citados mártires macabeos y los cristianos de todos los tiempos. [221]

“Miren Uds. al Jesús histórico –martillea Segundo– y pregúntense si fue indiferente a la salud o a la enfermedad.”[222]

Otro malabarismo para encandilar a sus oyentes. Porque si Jesús no pasó de largo ante ciegos, cojos, etc., bien que no curó a casi nadie en Nazaret[223] y no porque faltaran enfermos –de hecho le exigieron que hiciera allí lo que habían oído que realizó en Cafarnaúm[224] sino porque carecían de fe, la conexión imprescindible con “su persona.”

Se extraña Segundo de que, en el “principio y fundamento” ignaciano, nada se diga de las “preferencias de Jesús”, mientras que, después, se dedican tres semanas a la contemplación de Jesús en los Evangelios. [225]

Sencilla es la explicación. Nos encontramos en el comienzo, donde se plantea sobre todo la meta del viaje y los pertrechos para el mismo. Todavía no se está en camino. Así, uno se cuida de tomar el bus que lo lleve a Salto y no a Tacuarembó, ha preparado los bolsos, adquirió su pasaje. Pero aún no se ha pasado por la fatiga del camino, con o sin aire acondicionado, sin gozar aún de los distintos paisajes o sufrir las posibles pinchaduras de neumáticos.

Ante la indiferencia ignaciana –y evangélica– respecto a la riqueza o pobreza, intercala Segundo socarronamente: “Recuerden la lucha de Jesús contra la pobreza. ¿Será aquí otra cosa la pobreza? No se sabe.”[226]

Es inaudito que un religioso, que pronunció su voto de pobreza, se salga con tan despistado comentario. ¿Ignora Segundo que el mismo Jesús no tenía dónde reclinar su cabeza?[227] ¿Habrá luchado Jesús contra la pobreza, cuando llama felices a los pobres, a los desposeídos?

Ayudar a los necesitados, condenar a los causantes de tal injusta situación, puede ser calificado de lucha. Pero en el trasfondo marxista, en que se movía Segundo, su empleo del vocablo trasluce bastante ambigüedad. San Agustín se preguntaba si, siendo tan poderoso, como Dios que era, no habría sido injusto Jesús al sanar sólo algunos de los menesterosos que se le presentaban. El santo, ubicado en la analogía bíblica, explicaba que los socorros limitados que brindó Jesús no fueron más que signos, bocetos del bien por excelencia, que era la salvación eterna. Es lo que ya había sacado plenamente a la luz la interpreación joanea de la multiplicación de los panes. Jesús reprocha a los que lo siguen sólo porque han saciado su estómago y se niegan a continuar la dinámica del signo, que va a parar en “su persona”, pan bajado del cielo para la vida eterna.[228] Además anunció que “siempre habrá pobres.”[229] Es que, justamente, los auxilios de Jesús a los necesitados apuntaban a otra salvación más radical: la del pecado,[230] para llegar a la cual “su persona” era camino inevitable.

Intentando corregir una imagen de un Jesús indigente, dice nuestro conferencista que Jesús no fue un mendigo. El era un artesano, categoría de gente que no estaba en la miseria. [231]

¡Claro que sí! Pero, ¿dónde colocaría Segundo el hecho patente de que Jesús abandonó su oficio, para optar por una vida transhumante? ¿Cómo cuadraría con la imagen de Jesús, refaccionada por Segundo, que el Maestro invitara a sus seguidores a abandonar redes, barcas y familiares? ¿No lo servían de su peculio mujeres acomodadas que lo seguían por sus correrías misionales?[232]

Volcándose Ignacio a elegir desprecios junto con Cristo cargado de ellos, protesta Segundo que “los oprobios no fueron la característica de la vida de Jesús… sólo los intensos pero cortos últimos días de su pasión tuvo que soportar oprobios.”[233]

Es increíble comprobar con qué anteojeras lee este autor el Evangelio. Porque el rechazo final vino siendo preparado por repetidos y constantes encontronazos, ya desde el comienzo de su vida pública.[234]

Descalificando igualmente la preferencia del dolor, abrazado por Ignacio y todos los santos, con el fin de configurarse con Cristo dolorido, Segundo reacciona: “Fíjense que el dolor de Jesús fue por su causa histórica, por causa del reino… Jesús no manifestó nunca aprecio por el dolor… No se imita a Jesús por el dolor, se lo imita en trabajar por el reino.”[235]

En la cual causa estaba prevista la renuncia a uno mismo y la carga de la propia cruz, no sólo un sacrificio sociológico, encarado también por muchos filántropos.

¿Es muy compatible con estas posturas de Segundo la exclamación paulina: “Estoy crucificado con Cristo”?[236]

Tampoco Ignacio fue un masoquista, “dolorista”. Sólo que hay dolores que manifiestan un amor tan entregado, que asumen de grado el sufrimiento. Ahora bien, Loyola prefiere esta situación sólo por amor a Cristo, que “no apartó su mejilla ante quien lo abofeteaba.”[237]

Por fin, trabajar por el reino lleva consigo el dolor.

¿Cuál es el motivo de esta presunta tergiversación ignaciana para Segundo? Invariable respuesta: la divinidad de Cristo, que se volvía la gran víctima para perdonar los pecados. [238]

Jesús, Dios-hombre, perdona los pecados, pero no menos exige apartarse de los mismos y de sus causas, por lo cual engloba en su encarnación-redención el alejamiento de la injusticia, la compasión por el desgraciado, así como la compunción por todos los pecados personales, en los que también incurren los pobres. Se han de aborrecer aún los desórdenes que no exhiben una resultante social constatable.[239]

Jesús jamás “absolutizó el dolor”, como bien dice Segundo. Pero tampoco Ignacio. Tan absoluto era Dios y para todo hombre su relación con El, que el sufrimiento mismo resulta relativizado, ya que se lo asume por amor a Cristo, superior a cualquier bienestar de este mundo.

La nota adicional de la redacción,[240] indicando el “lugar importante” que los Ejercicios ocupan en la teología de Segundo, causa vergüenza, porque, como se ha visto, está enderezado a denigrar al fundador de la Compañía de Jesús.

San Juan de la Cruz

Pasa a considerar al gran místico español, proponiendo una excusa vana para disculparlo igual que a San Ignacio: sus vidas irían por otros carriles diferentes a los que campean en sus obras, porque tenían que escribir de acuerdo a la teología de su época, lo que les habría impedido expresar la realidad tal como la experimentaban. [241]

Suena a escapatoria, con sólo que se recuerde hasta qué punto los “descalzos” se enfrentaron con el modo anquilosado de vida que caracterizaba a los “calzados” y si, además, se tiene presente la fuerte reacción de Teresa de Jesús –tan cercana a Juan de la Cruz– contra la falsa piedad sostenida por cotizados “maestros espirituales” que recomendaba “prescindir de la humanidad de Cristo, para llegar más rápidamente a Dios.”[242]

Se encabrita Segundo al leer en Juan de la Cruz que “todo el ser de las creaturas, comparado con Dios, es nada.”[243]

Por de pronto se ha de notar que el místico español piensa que “todo el ser de la creatura es nada”. Sería ridículo tomar al pie de la letra semejante infracción del primero de todos los princios, el de “no contradicción”, porque es patente que se está expresando por medio de una exageración poética, una hipérbole, que no ha de ser entendida en su materialidad. Como cuando Jesús afirma que “quien no odia a su padre y a su madre” por su causa, no es digno de ser su discípulo.[244] Ningún intérprete se llamó a engaño ante este estilo semítico, proclive a un lenguaje enfático.

Sigue sublevándose Segundo cuando lee que, una vez alcanzado el amor contemplativo, desaconseja el místico español, “ocuparse en otras obras y ejercicios… que le puedan impedir aquella existencia de amor en Dios, aunque sean de gran servicio de Dios.”[245]

¿Se le borró de la memoria a Segundo el reproche de Jesús a Marta, demasiado solícita en “servir a Jesús” –en la cocina, tal vez– pero no tanto en escucharlo, como lo estaba haciendo su hermana, María? ¿Olvidó nuestro autor que salió de la boca de Jesús un aviso sustancialmente equiparable al de Juan de la Cruz? “María escogió la mejor parte… porque una sola cosa es necesaria”?[246] ¿Podrá pedirse mayor exaltación de la propia persona de Jesús, exigida por El mismo? ¿Echó al canasto el escritor uruguayo que, hasta una institución querida por el propio Dios, como es el matrimonio, es relativizada ante el amor indiviso a Cristo?[247]

Se ve que no está del todo amodorrada la conciencia de Segundo, ya que califica a su “incursión por la historia” de “rápida y superficial”, con lo cual estamos enteramente de acuerdo, añadiendo únicamente que, además, ha sido sectaria y despistada. A nuestro parecer, pues, queda desautorizada toda esa ficticia contraposición que ha venido urdiendo entre el Jesús Dios y el “real o histórico”, porque su lectura ha sido tendenciosa, sin respetar “todos” los elementos ofrecidos por los Evangelios o los santos, que ha enjuiciado sin fundamento.

¿La Imitación de Cristo también contra Cristo?

Culminará su “veloz recorrido” con nuevas invectivas, ahora lanzadas contra Tomás de Kempis y su más famosa obra. De entrada nos sale al paso la archiconocida treta de Segundo: deformar los textos objetivos, para más fácilmente volverlos el blanco de sus sarcasmos.

Escribe, en efecto: “Ya el título completo de la obra es sumamente extraño… Imitación de Cristo y desprecio del mundo.”[248]

Ahora bien, no es ése el título de toda la obra, que es más bien escueto, anunciando sólo: Imitación de Cristo y nada más.

Es en el primer capítulo donde se añade una acotación, que está lejos, por otra parte, de la que engañosamente propone Segundo como “completa.”

Quien se tome la molestia de consultar, podrá leer: “Capítulo I, Sobre la imitación de Cristo y El desprecio de todas las vanidades del mundo.”

Parece que, muy arteramente, suprimió nuestro autor palabras muy importantes para comprender la intención precisa de Kempis. No se trata de despreciar al mundo, simplemente, sino de apartarse de sus vanidades. Porque en el capítulo XV nos vamos a encontrar con las muy precisas indicaciones para realizar las obras de auxilio a los indigentes y al prójimo en general.

Además, si bien Dios amó tanto al mundo, que le dio a su único Hijo (Juan 3,16) ¿no nos previene ese mismo Hijo de Dios ante un mundo vano y rebelde, regido por un príncipe, enemigo de Jesús[249] y de Dios? (ibid. v. 25)

¿No confesó Jesús ante Pilato, que su reino no es de este mundo?[250] ¿Andará, entonces, tan descaminado el autor de la Imitación, al avisar no sobre la maldad del mundo, sino acerca de sus “vanidades”?

Acto seguido, como acabamos de adelantar, admite Segundo la complejidad del término “mundo” en San Juan. Pero no lo hizo menos Tomás de Kempis.

“Pero, para Kempis –insiste Segundo– desprecio del mundo significa desprecio de todo lo que no es Dios.”[251]

¿Para qué, entonces – preguntamos – se empeñará en agradecer la multiplicidad de beneficios recibidos de Dios?[252] Sin duda que San Ignacio se inspiró en este capítulo, para culminar sus Ejercicios con la Contemplación para alcanzar amor.

Malinterpreta la diferencia que ve Kempis (y todo buen cristiano) entre el gusto muy diferente del Creador y de la creatura, porque Kempis, gran conocedor de la Escritura, no pudo haber olvidado que “vio Dios que todo era bueno.”[253] Por lo tanto, Kempis se está refiriendo al “mal gusto”, que empezó a apoderarse de los hombres cuando, separándose de la guía divina, “vieron que el fruto del árbol era hermoso y les dieron ganas de comerlo.”[254]

Ante la “contraposición de lo temporal y lo eterno”, Segundo ridiculiza: “como si no fuera temporal visitar al enfermo.”[255]

¡Claro que es temporal, pero también está preñado de consecuencias eternas![256] Si fuera meramente temporal, “comamos y bebamos, que mañana moriremos.”[257]

¿Qué respondería Segundo ante la doctrina neotestamentaria, ya expuesta, de que, si hemos colocado nuestra esperanza en Cristo sólo para esta vida, somos los más miserables de los hombres?[258] Todo lo de este mundo, hasta la fe y la generosa repartición de los bienes entre los pobres, es inferior al genuino amor, el único que permanecerá.[259]

Frente a tal –para Segundo– extrema contraposición temporal-eterno, acude el autor uruguayo a la enseñanza de San Juan sobre la imposibilidad de amar a Dios sin amar al hermano.

Pero esto no lo niega Kempis, si nos enseña a auxiliar a lo indigentes y nos exhorta a agradecer los múltiples beneficios de Dios, como ya se dijo.

Con dramática conclusión, comenta Segundo: “Parece increíble que hayamos leído el Evangelio y por otro lado –hablo al menos de mí mismo– leímos durante años sin dificultad el Kempis, sin encontrar la más mínima contradicción con el Evangelio. Actualmente horroriza constatar esa realidad.”[260]

Comprensible estupor, si es que se ha leído ambas obras –el Evangelio y la Imitación de Cristo– con la parcialidad, que hemos venido comprobando. Para quien se preocupa por una mirada “católica” (según el todo) desaparece ese supuesto escándalo. [261]

No ve con buenos ojos Segundo que “todo lo que es historia” quede desplazado, para que no impida la unión con Dios. [262]

Pero… ¿no ha confesado Pablo que “todo lo tenía por basura,” una vez que se encontró con Cristo?[263] ¿ Y –como ya vimos– qué era “todo eso”? Haber pertenecido al pueblo elegido, con una dedicación celosa por la ley de Dios.[264]

Tampoco le cae bien a Segundo esta normal comprobación del Kempis: “Tú no necesitas responder por los demás, tú tendrás que dar cuenta por ti mismo.”[265]

Tal evidencia provoca este rechazo: “Es increíble, lo que interesa es saber si se tiene fe en Jesús como Dios, en lugar de tener la fe de Jesús, que se juega hasta la muerte por los demás. ¿dónde queda el criterio del juicio final de Mateo 25,31?”

No se contradice una cosa con la otra. En efecto, “Cada uno será juzgado según sus obras”[266] no por las de los demás. Ahora bien, entre “esas obras” cuenta de modo primordial el criterio de Mateo 25,31. Pero cada individuo deberá responder por sí mismo, sobre cómo lo puso por obra. Ningún otro será responsable por nadie, según el principio claramente personalista de Ezequiel 18.

El Vaticano II

Expone que “es verdad que la Iglesia siempre admitió como riqueza integrante del depósito de la revelación la parte que se refiere a la realidad de la condición humana de Jesús.”[267]

Si así lo admite con sinceridad, no se explica uno que sólo haya acumulado pretendidas traiciones de la Iglesia y de sus santos al Evangelio de su esposo Cristo.

La frase adversativa que sigue (“pero también es verdad –y aquí lo hemos podido ver… hasta qué punto la condición humana de Jesús… pudo ser negada”) ha recibido igualmente, por nuestra parte, suficientes desmentidos, como para seguir sosteniéndola.

Después, como siempre será su talante, reducirá el Vaticano II a la Gaudium et Spes –asimismo abundantemente retaceada, como se comprobará– ignorando todo el resto de sus documentos.

Así es cómo, cercenando de entrada Gaudium et Spes, 22, se detiene sólo en destacar la humanidad de Cristo, acotando reductoramente: “fíjense que estas cosas generalmente se han perdido de vista como si Jesús hubiera pensado con una inteligencia de Dios y no se hubiera preocupado de las cosas que tenía que entender como hombre”[268].

¿No pensó Jesús también con “inteligencia divina” y, en fin de cuentas, ¿el mismo Dios supremo y altísimo, se despreocupó alguna vez del mundo y del hombre?

Atendamos también a lo que se ha salteado el jesuita uruguayo, citando a Gaudium et Spes 22: “El que es imagen del Dios invisible[269] es también el hombre perfecto, que ha devuelto a la descendencia de Adán la semejanza divina”. O sea: no sólo vino a dar de comer o a “liberar” únicamente en el orden socioeconómico, porque la “semejanza divina” se perdió por el pecado: “Cordero inocente, con la entrega libérrima de su sangre, nos mereció la vida” (otro párrafo importantísimo de Gaudium et Spes 22, ignorado olímpicamente por Segundo.)

Pasa a explicar el aserto conciliar: “La fe todo lo ilumina con nueva luz y manifiesta el plan divino sobre la entera vocación del hombre”, comentando: “Al poner la palabra “entera” está incluyendo la vocación del hombre en la tierra y no solamente una parte de la vocación que sería la espiritual…”[270]

De acuerdo, sólo que “entera”, en el texto conciliar, llega hasta la pregunta: “¿Qué sentido último tiene la acción humana en el universo?” totalmente obviada por Segundo. Ya vimos cómo desfiguró este escritor el “principio y fundamento” ignaciano. La Iglesia nunca desvinculó ambos aspectos, el camino y la meta. Segundo se queda atascado en la ruta.

Levantará nuevas pullas contra la Imitación de Cristo, que como vimos sólo repudia, “la vanidad del mundo”, como por otra parte lo hace también este mismo §11 de Gaudium et Spes, del que trata ahora Segundo. El Concilio, enseguida de las soluciones plenamente humanas, con las que se solaza Segundo, alerta: “Pero, a causa de la corrupción del corazón humano sufren –los valores– con frecuencia desviaciones contrarias a su debida ordenación”.

Como se puede esperar, Segundo escamotea del todo esta advertencia.

Otra notable mutilación practica este autor al §3 de este documento conciliar. Porque se detiene en subrayar sólo lo conflictivo de la situación humana, mientras que la referencia íntegra (no podada) apunta al “sentido último” (siempre ridiculizado por Segundo, hasta en el fundador de su orden) y de “salvación del pecado”. Veamos: “El Concilio no puede dar prueba mayor de solidaridad… [que poniendo] a disposición del género humano el poder salvador que la Iglesia, conducida por el Espíritu Santo, ha recibido de su fundador. Es la persona del hombre la que hay que salvar”.

El comentario de Segundo deforma tendenciosamente el párrafo: “no se propone como fin reunir gente que crea en Jesús.”[271]

¿Por qué, si así fuera, hablará este mismo número de la “altísima vocación del hombre” y de la colaboración eclesial para “lograr la fraternidad universal que responda a su vocación”? ¿Por qué se colocará la Iglesia en pos de “Cristo, quien vino al mundo para dar testimonio de la verdad?”. Pero… ¿no es el mismo Cristo “la Verdad”?

Sin contar que Lumen Gentium 13 había ya confirmado, siguiendo el Evangelio[272] y toda la tradición, que “todos los hombres son llamados a esta unidad católica del pueblo de Dios.”

“Jesús es Dios” – Análisis filológico-filosófico

Propone que el verbo “es” puede indicar una igualdad incompleta o parcial. [273]

Cosa difícil de entender, porque siempre que lo usamos queremos indicar que el sujeto es totalmente lo que enuncia el participio. “Jorge es hombre”, del todo. Desde su ser embrión hasta su muerte y en la vida eterna. No lo será como Eduardo, pero todo Pedro es hombre. Lo mismo pasa con Jesús y su único ser divino. El hombre galileo, bajo Poncio Pilato, es totalmente el único Dios. No es Dios a medias.

Contempla después la complejidad de casos. ¿Qué es decirle a un ateo que Jesús es Dios? ¿Qué idea de Dios manejamos? Porque circulan muchas. ¿Se trata de “mi” concepto de Dios?

Un ateo jamás dirá que Jesús es Dios. En cuanto a las diferentes concepciones de Dios, existe no sólo “la mía”, sino la aceptada por el sentido común de la humanidad, por más que muchas veces “con mezcla de error”[274] y la que el mismo Dios fue revelando y esclareciendo cada vez más en el Antiguo y Nuevo Testamento.

Opina Segundo que la frase no le gustaba a Jesús.

Ya vimos cómo, si sólo con discreción y en privado, admitió ser tenido por Mesías, con mayor tacto tuvo que presentarse como Dios. No se defendió cuando lo acusaron de blasfemia por haber declarado que perdonaba los pecados,[275] dando a entender que realmente era Dios.

En sus análisis sobre la frase “Jesús es Dios”, observa Segundo una diferencia de nivel. Veo a un hombre, no veo a Dios.

Pero (acotamos) la diferencia de nivel está zanjada por la fe. El misterio admitido por el creyente consiste precisamente en sostener que, lo que humanamente nunca se vio, ni podrá constatarse a “pura lógica” terrena, se lo abraza en base a una ciencia superior, la de Dios, que me lo descubre.

Encuentra otro obstáculo en que conocemos los predicados ordinarios –perro, sastre, abogado– pero no a Dios.

El problema ya se puede aclarar filosóficamente. Porque todo el mundo tiene una idea de Dios. Podrá verse inficionada con falsas perspectivas, pero allí está. Además, ya desde el Antiguo Testamento se poseía el sentido de Dios. No se puede colocar, pues, ya desde la percepción filosófica natural, en el mismo nivel el atributo “Dios” con cualquier sujeto, porque Dios es invisible, no está al alcance de la mano, se encuentra por encima del orden físico y el de las ciencias de tal especie. Aunque no escapa al nivel metafísico, que es muy real y sustentante de todo lo demás.

Lo que Segundo llama “lugares de prioridad” y los ejemplos que aduce parecen una complicación indebida. Que conozca primero al sujeto (Fido, mamá, naranja) o el atributo (perro, mujer, fruta) no tiene nada de especial, con tal que se tenga a disposición los medios para entender cabalmente uno y otro término. El orden, así o asá, no altera el producto. Como ya se adelantó, durante siglos tuvo la humanidad noticia del río Nilo, sólo por su desembocadura en el Mediterráneo o sus riberas egipcias. Una vez (muy tardíamente) descubierta su fuente, da igual empezar a explorarlo por uno u otro extremo.

Segundo, en cambio, sostiene que es fundamental la prioridad del término más familiar sobre el menos conocido.

Esto depende. En el caso elegido por el autor, donde un salvaje jamás tuvo idea de un reloj, es claro que su primer asomo a tal realidad es capital. Pero de Dios todos tienen una idea más o menos aproximada. No es algo totalmente ignoto. De eso se valió Pablo en su discurso del Areópago: comenzó por el Dios aceptable a la mente humana, para individualizarlo después en Jesucristo.[276] Que haya fracasado en tal ocasión no quiere decir que el procedimiento en sí fuera inútil, como no es defectuosa la dieta que recomienda el médico, si el paciente no la observa. El hecho es que Pablo acudirá a una argumentación similar en Romanos 1,19-21.

En su elucubración gramatical, al atribuir al perro Fido la condición de hombre, [277] razonables protestas, responden: “hombre es otro ser.”[278] Pero la misma respuesta valdría si se refirieran a otro perro. Siempre se tendría que aclarar: “hombre es otro ser de una naturaleza distinta.” Eso no cambia, por más que uno diga: “Fido es como un hombre para mí”. Mi subjetividad descubrirá en mi mascota especiales muestras de cariño, pero eso no lo vuelve “hombre”, sigue siendo de naturaleza canina, con accidentes advenedizos debidos a cierto adiestramiento o costumbre de convivencia hogareña.

Por todo lo cual la aplicación de estas disquisiciones gramaticales sobre dos frases de diferente nivel: “Fido es un perro” y “Fido es (como) un hombre para mí”, a las afirmaciones sobre “Jesús es hombre” y “Jesús es Dios” van preparando la confusión final. Porque no hay término alguno de comparación, al menos para quien se sitúa desde el punto de vista filosófico clásico (admitido por la Biblia y el magisterio de la Iglesia.)

El mismo Segundo trató de “metafórica” (o sea, metalenguaje) a la segunda frase sobre el ya famoso Fido. Pero en Cristo no se trata de metáfora afirmar en la fe que es Dios. Ni las dos frases son fruto de una fusión, como la que se ha hecho con el pato Donald, porque “hemos mezclado las cualidades del ser humano con las del pato de Disney (en Cristo: lo humano y lo divino.)” En modo alguno: lo humano es realísimo en Cristo como lo divino, sin confusión alguna, como definirá Calcedonia. [279]

No cabe, pues, el dilema planteado por Segundo: “una de dos: o hago una metacomunicación explicando cómo hay que entender el ser hombre en Jesús o estoy declarando que Jesús tiene mezcladas características humanas y divinas que luego podrá mostrar o esconder según las diversas circunstancias a lo largo de la vida”. [280]

He de explicar cómo Jesús es hombre y también cómo es Dios, porque se trata de una realidad perceptible sólo por la fe. El creyente admite como reales una y otra verdad. No hay lugar alguno para la metáfora.

Puede verse allí una contradicción –por cierto– para quien no cree, pero no es así para la fe, que no admite contradicciones, sino que acepta una información de Dios superior a su pobre intelecto, por genial que se tenga.

Después, permaneciendo el misterio, buscará rebatir las objeciones que se presenten, como han ido haciendo Atanasio, Cirilo, los Concilios y teólogos.

Propone después Segundo tres ejemplos bíblicos de esos niveles diferentes, en los que no nos detendremos. Sólo deseamos aclarar una confusión, que se desliza en el tratamiento del segundo caso. [281]

Con todos los intérpretes de todos los tiempos, se extraña Segundo de que se pueda calificar de “Palabra de Dios” a un poema, que nunca menciona a Dios y que canta un amor romántico, sin atisbo alguno propiamente religioso: El Cantar de los Cantares. Allí están los dos niveles: un romance puramente terrenal, que pese a todo es “palabra de Dios.”

El ejemplo le sirve a Segundo para su plan preconcebido de mostrar cómo en Jesús, el atributo desconocido (Dios), ha de aplanarse finalmente a lo más conocido: Jesús en su humanidad.

De pasada, asienta lo siguiente: “La palabra de Dios se supone que tiene que ser sobre Dios.”[282]

No es así, para la recta teología de la inspiración bíblica. La palabra de Dios puede tener por objeto cualquier cosa que no sea El y sigue siendo su palabra, porque Dios la ha inspirado al hagiógrafo o autor humano secundario. Así, los nueve primeros capítulos del 1er. Libro de Crónicas son una más que monótona retahila de nombres y genealogías y sin embargo, son “palabra de Dios”. Cuando Pablo pide a Timoteo que le traiga el manto que se olvidó en Tróade,[283] un recado tan trivial es no menos “palabra de Dios”. No es el objeto el que transforma una palabra en divina, sino el haber sido inspirada por el Espíritu Santo, sea lo que sea de que se ocupe. Y el único criterio para discernir tal inspiración es la tradición de la Iglesia.

El tercer ejemplo abunda en tópicos ya trillados. Jesús rehúsa ofrecer “señales en el cielo” (divinas por su espectacularidad) y sólo remite a las de la tierra. Otra vez, según la dinámica que quiere Segundo imprimir a su tesis: lo divino se identifica con lo humano. Para buscar la divinidad de Jesús hay que ceñirse a su humanidad y nada más.

Se ha de reiterar que, tanto en teología judía como católica, una cosa no quita la otra, porque siempre hubo falsos profetas y se debía discernir entre ellos, como ya lo advertía el Deuteronomio: “¿Cómo voy a conocer yo la palabra que no ha dicho YHWH? Cuando un profeta hable en nombre de YHWH, si lo que dijo no se cumple, no se realiza, es cosa que no ha dicho YHWH; en su presunción habló el profeta, no le temáis.”[284]

Así lo hizo Jeremías con Hananías (rasgo omitido también por Segundo en su relación anterior del enfrentamiento de ambos profetas):[285] “Este año morirás… y el profeta Hananías murió en el séptimo mes de aquel mismo año.”[286]

Pone, por fin, en boca de Jesús esta recomendación: “Solamente llegará al segundo nivel aquel de Uds. que esté de acuerdo con los mismos valores que yo predico y practico… los mismos que buscó Dios cuando puso en movimiento la creación entera.”[287]

Estimamos que no hay ascención de nivel, sino al revés, achatamiento de lo divino a lo humano, muy solidario y loable, pero no superior al ejercicio de la filantropía o, a lo más, de Elías y Eliseo, ya divinamente asistidos, pero meros profetas y no “Dios.”

“La lógica de Jesús dice –para Segundo– que Dios quiere humanizar al hombre; si lo que yo digo y hago es humanizador, entonces debe ser tenido por palabra y realización de Dios sin necesidad de preguntarse nada más.”[288]

Demasiado simplista. Jesús humaniza, pero sobre todo diviniza. Muere como todo hombre, mas resucita para dar vida nueva, no sólo la más humanitaria asistencia mutua.

“Si creemos –reincide Segundo– que los valores que está mostrando Jesús son valores absolutos que también Dios –el absoluto– los tiene, pues entonces creemos que Jesús está hablando en nombre de Dios.”[289]

Esto vale para todo profeta o simple cristiano: todos pueden anunciar los valores absolutos y estar, en este sentido, hablando en nombre de Dios. Pero no es suficiente decir de Jesús, que “hablaba en nombre de Dios”. El nunca usó la expresión: “Así habla YHWH”. El opuso a leyes del Antiguo Testamento (emanadas del mismo Dios, aunque eran provisorias) su propia propuesta: “Habéis oído… pero Yo os digo.”[290]

Segundo no admite que predicar hombre y Dios de Jesús sean dos cosas distintas. [291] Pero lo son para la Biblia y la fe católica, pues se trata de una persona, en la que se dan dos naturalezas diferentes, aunque unidas en el último sujeto de atribución, que es el Hijo eterno de Dios encarnado.

Acaba sus disquisiciones esperando que hayan ayudado “a entender cómo es posible reconocer en ese hombre Jesús un nivel más alto, un nivel divino de verdadero Dios.”[292]

Pensamos, al contrario, que lo ha confundido todo. Porque ese nivel más alto, “divino”, no se distingue (en el Jesús de Segundo) de un eximio predicador, meramente humano, de “valores humanitarios,” a los que se le tributa carácter de “absolutos.”

Supone más adelante Segundo que no conocemos por igual a Jesús y a Dios.

Pero… ya la anterior revelación y el mismo Jesús nos han hablado de Dios. “Dios no es Dios de muertos, sino de vivos,”[293] “ve en lo secreto,”[294] ha de ser amado sobre todo,[295] es Espíritu.[296] Por lo tanto, no es que prioritariamente, con antelación, conozcamos a Jesús y Dios nos sea menos conocido.

Evidentemente que ni lo vemos, ni tocamos, pero no menos sabemos que existe, por razón y revelación.

La larga nota de los redactores[297] cree ver una “trampa” cuando pasamos a establecer una prioridad entre Dios y el hombre en función de la grandiosidad de Dios frente a la pequeñez humana, no en función de lo que conocemos más y lo que conocemos menos.

La “trampa” propiamente dicha consiste aquí en que se ponen en el mismo nivel el conocimiento sensorial con el metafísico y el de la revelación. Por más que “conozca más” sensitivamente a una piedra, el conocimiento de Dios, al que no veo, es superior en el orden metafísico y sobre todo en la revelación. “Dios es más íntimo a mí mismo que mi misma intimidad”, decía Agustín. Y Pedro confesará, al final: “Señor, tú sabes que te quiero”, porque él mismo fue incapaz de sondearse como sólo Cristo podía hacerlo.

Esto se eleva a niveles infinitos, en el conocimiento “más firme que todo” de la fe. Olvida del todo Segundo la “analogía”, unificando lisa y llanamente creatura y Creador. [298] Porque, si Dios es infinitamente superior, ha de poder señalar su supremacía en todo, también en su amor, que no puede ser abajado al nivel del nuestro. Por de pronto señala Juan una diferencia. “No es que nosotros hayamos amado primero a Dios, sino que El nos amó antes, por el sacrificio –tan vituperado por Segundo– del Hijo por nuestros pecados.”[299]

Somete a crítica el amor propio de Dios, sin sufrimiento, tal como siempre lo ha enseñado la Iglesia. [300]

Por de pronto, para hacer más demagógicamente cercano a Dios, antropologiza Segundo el amor divino en demasía, pasando por alto afirmaciones bien claras de la Escritura: “En el principio fundaste la tierra, el cielo es obra de tus manos. Éstos perecerán, pero Tú permaneces; todo envejecerá como el vestido, tú los cambias como se cambia el vestido.” (Salmos 102,26-28; referido al Hijo encarnado, Jesucristo, en Hebreos 1,10 ss.)

¿Qué hace Segundo de una declaración dogmática del Vaticano I, que define al Dios creador de todas las cosas como “omnipotente, eterno, inmenso, incomprensible… que es una sustancia espiritual una y singular, totalmente simple e inmutable”?[301]

Segundo tiene como las cosas más claras del amor “la dependencia y el dolor” que genera. [302]

De acuerdo, pero en el amor humano, que si tiene analogía con el divino, por eso mismo, supone también diferencias. Dios ama dando, no recibiendo algo que lo complete. Así como el sol, que ilumina, pero no puede ser iluminado.

“Pour la galerie”, adulando a sus oyentes, Segundo se asombra: “Uds. se preguntarán ¿cómo fue posible llegar a estos extremos?”[303]

¿Extremo sería la declaración dogmática del Vaticano I, basada en la misma Escritura? Por lo cual, para una sana teología, no se trata de extralimitaciones, sino de la más genuina doctrina sobre Dios.

La nota de los redactores, pretendiendo aclarar, espesa todavía más la tiniebla. Reproduciendo a Segundo, afirman: “lógicamente hay que usar el término mejor conocido para iluminar el menos conocido.”

Es un principio clásico de hermenéutica, obscuriora per clariora pero no siempre funciona. Si digo: “Mi padre es médico”, está claro que de mi relación cotidiana y hogareña con él conozco su persona: cariñosa o severa, trabajadora u holgazana, etc. Pero, si no es por noticias que él mismo me comunica y nunca podría extraer de mi experiencia, o por otra fuente diferente a mi sola observación del “sujeto” (mi padre), nunca podré acertar si es médico general o especialista, si caridiólogo o dentista, etc. O sea, que el “término más conocido,” no me sirve para iluminar el otro. Necesariamente he de acudir a otro servicio de información.

Ahora, si nos internamos en Dios, hemos de contar con la idea general del mismo, que descubre, mal que mal, todo hombre que piensa, pero sobre todo, para quien tiene fe, con los secretos de su intimidad, que el mismo Dios nos fue manifestando paulatina, pedagógicamente, aún mucho antes de Jesús.

En nuestro caso –siguen explicando los desgrabadores– lo más conocido es nuestra experiencia humana de amar y no la infinitud y absolutez de Dios. El amor que todos sabemos por experiencia qué cosa es, nos ilumina para entender qué cosa es Dios amando, Dios-amor.

Se ha de notar que nuestra experiencia no es la medida de todas las cosas –como pretendía Protágoras– y que infinidad de veces lo todavía ignorado, una vez encontrado, nos ayuda a corregir “lo conocido” o que creíamos saber.

Si Colón se hubiera dejado llevar de lo “conocido” como mundo plano, no habría podido comprobar que la tierra era redonda.

Así pasa con Dios. No tenemos acceso a El como con las cosas sensibles, pero sabemos y mucho de El por su revelación, antes ya de que apareciera Jesús en la historia.

Ahora bien, en varias oportunidades, nos enseñó Dios que El no es como un hombre, precisamente en el amor: “Porque yo soy Dios y no hombre.”[304] ¿Por qué, si nosotros fuéramos el punto principal de comparación en el amor, nos instará Pablo a “conocer el amor que sobrepasa todo lo que podemos conocer”?[305] Para eso no bastan los espontaneísmos o arranques del amor humano; es menester que nuestra flaqueza reciba la vitamina, que sólo Dios otorga: “Pido al Padre que les dé a ustedes, internamente, poder, fuerza por medio del Espíritu de Dios.”[306]

Por fin, ¿son nuestros amores humanos tan ejemplares, como para figurarnos al amor de Dios “a nuestra imagen y semejanza”? ¿No será al revés? El hombre es –claro que superior a todo lo demás creado– un pálido reflejo de Dios.

Callan Segundo y sus propagandistas lo elemental de la “analogía”. Si hay similitud, se da mayor disimilitud entre Dios y lo creado, incluído el hombre. “Nos acercamos al conocimiento de Dios –dicen– a través de nuestra experiencia de amar”. Sin duda, pero teniendo que cribarla muy mucho y completándola con los aspectos desconocidos para nuestros pobres amores, como que se ha de amar al enemigo, como el Padre, que hace salir el sol o llover sobre justos y pecadores.[307]

“Dios –explican– es supremamente, absolutamente, eso que somos cuando amamos de verdad.”

Esos adverbios “supremamente, absolutamente” no hay que entenderlos solamente como el genio que supera al mediocre, sino en grado infinito. Todos los ejemplos que ponen provienen de un ámbito conocido que, claro está, posee una similitud con el amor de Dios. Pero… Dios ama no sólo al simpático, al que le cae bien, sino que pone amor donde no lo hay, sin límites, universalmente, sin interpretar jamás el amor a los pobres como lucha para suprimir al rico.

El buen sentido sale por sus fueros, no pudiendo menos que preguntarse: “Pero entonces, ¿cuál es la superioridad de Dios sobre nosotros?”. Sólo que la respuesta nos deja sumidos en mayores perplejidades. Porque, según exponen, Dios se habría despojado de esa contradictoria infinitud inmutable, que le habíamos otorgado, accediendo a otra naturaleza limitada.

Dios no abandonó ninguno de los atributos de su naturaleza divina. Más bien asumió la condición humana, para unirla estrechamente a ella en su persona. Se ha de apuntar también, de paso, que la “infinitud inmutable” no es contradictoria, sino lo que cuadra con el ser perfectísimo de Dios. Además no hemos sido nosotros, quienes se la hemos otorgado, sino que la hemos reconocido, cual consecuencia ineludible de su ser perfectísimo.

Tal condición no lo aleja, todo lo contrario, es el Altísimo y su morada es elevada y santa, pero “habita con el hombre contrito y humillado.”[308] Su proximidad no impide que sea “completamente otro” y desborda toda comparación.[309] Al contrario, Segundo y sus secuaces se empeñan en la dirección contraria: sólo conocemos a Dios mirándonos a nosotros, el término de comparación más accesible.

“Y así, desde nuestra única experiencia de naturaleza creada y limitada –ahí está la diferencia entre Dios y el hombre– entramos al misterio de lo trascendente increado.”

El hecho es que, al revés, se han dedicado a minimizar tamaña diferencia, cuando en realidad “Dios no es hombre para mentir ni un hijo de hombre para retractarse.”[310]

Según su inveterada costumbre, echa mano Segundo a 1Juan 4,7-8: “Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor”, indicando sólo el amor ascendente del hombre a Dios como medida para conocer el de Dios. Sólo que oculta, según su costumbre, que en la misma Carta se da también el otro movimiento: “En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios y hacemos sus mandamientos.” (1Juan 5,2) En consecuencia, no se trata de un amor puramente humano, “prioritariamente mejor conocido” por nosotros, sino de un amor guiado por los mandamientos y el conocimiento (para nada “espontáneo y natural”) del propio Hijo de Dios, porque “antes” de nuestra experiencia de amor limitado, Dios “nos amó y envió a su Hijo, para que, ofreciéndose en sacrificio, nuestros pecados quedaran perdonados.” (1Juan 4,10) Se trata de algo más rico que nuestro enclenque amor, que para Segundo “ilumina a Dios.”[311]

Volviendo sobre sendas ya trilladas, sostiene Segundo que Dios sufre con nuestro dolor, que a El no le da lo mismo que los hombres lo amemos o le odiemos.[312]

Dios no es indiferente ante nuestro odio o amor, si bien su actitud ante la ofensa o la alabanza no es la misma que la del hombre. El nada pierde de su honor y gloria y sólo mira al daño que se ha hecho a sí mismo el ofensor. Como bien explica G. Emery: “Dios no “re-acciona”: El actúa. La acción humana, la oración que dirigimos a Dios, por ejemplo, no tiene el objetivo de “plegar” a Dios, de inducirlo a cambiar, pero posee el carácter de una respuesta a la actividad siempre precedente de Dios, según su designio providencial.”[313]

El mismo Jesús así lo enseñó, al aclarar que su Padre, “ya sabe lo que ustedes necesitan antes de que se lo pidan.”[314] ¡Vaya, entonces, si hay diferencia entre nuestra relación con Dios y la suya (muy distinta) con nosotros. No hay reciprocidad. Es –repitámoslo– como la luz, que ilumina y no es iluminada. “De hecho si se pensara que Dios se deja plegar por las acciones de los hombres, se debería concluir que El no es estable en su designio y por ende en su identidad más profunda. En este sentido, la misma encarnación ha de ser entendida, no como un cambio de Dios a consecuencia del pecado de los hombres, sino, más bien, como manifestación suprema del amor de Dios en una condición humana cambiada. Es cierto que esta manifestación, que llega al extremo de la pasión, implica un “descenso”[315] pero esto no quiere decir, en modo alguno, pérdida de la plenitud divina, sino asunción de una naturaleza humana.”[316]

Segundo, que tanto admiraba a Karl Rahner, debería haber tenido más en cuenta estas reflexiones del teólogo alemán: “Un poco rudamente diría que para salir de mi fango y mi caos, de la desesperación, no me sirve para nada saber que también Dios –dicho siempre groseramente– se mueve en la misma suciedad… Me parece descubrir en Moltmann[317] y otros pensadores, un modo de hacer teología por medio de paradojas absolutas, un cierto patripasianismo[318], tal vez también una proyección schellinguiana de la disociación, de la escisión, de la ausencia de Dios, de la muerte en Dios mismo, tan es así que me pregunto en primer lugar con qué coraje se presume hablar así del buen Dios… Pero también si esto sirve verdaderamente de consuelo.”[319]

Recuerda Segundo (sin suministrar referencia alguna) que el magisterio de la Iglesia condenó a quienes sostenían que el pecado no era ofensa de Dios, para terminar diciendo que “el anatema cayó sobre el efecto, no sobre la causa del error… el concepto de Dios.”[320]

La visión de Dios impasible, bien entendida por toda la tradición y con numerosos fundamentos en la Biblia, que hemos recordado, no es de ninguna manera la culpable del error reprobado, porque la doctrina clásica sostiene el pecado como ofensa a Dios, sólo que tal injuria no lo afecta como lo hace a un ser creado. Ya enseñaba Job: “¿Crees tú que el hombre, por muy sabio que sea, puede serle a Dios de alguna utilidad? ¿Qué interés o beneficio obtiene el todopoderoso de que tú seas recto e intachable?” (22,1-3) “Si pecas, eso no afecta a Dios; por muchos pecados que cometas, no le haces nada. Y si actúas bien, nada le das; no le haces ningún beneficio. Es a los hombres como tú, a quienes afecta tu pecado y a quienes benefician tus buenas acciones.”(Ibid. 35,6-8)[321]

Volviendo a Segundo, lo vemos nuevamente “razonando en esa dirección (a sentido único, agregamos)… hemos otorgado a los datos que nos vienen de la experiencia humana de Jesús, una intensidad iluminadora mayor que la que nos llega de datos que podemos lograr por nuestra propia cuenta razonando sobre el ser de Dios.”[322]

Ante todo, no ha “razonado” sobre el Jesús entero, como se ha visto ad abundantiam, sino sólo sobre aquellos rasgos que encajan con los valores que le interesan a él, para una idílica transformación de la situación de pobreza.

Nadie negará el amor preferencial de Jesús por los pobres, pero permítasenos también a nosotros ser algo reiterativos: ¿Lo hizo a la manera de un reformador social más, de un profeta Elías o Amós, o mostró algo superior, que lo transformó en “centro de la Historia”, porque “en la plenitud de los tiempos” dejando la gloria divina, sin abandonar su divinidad, quiso mezclarse con los hombres, para llevarlos en pos de su Pascua hacia su Padre?

También es defectuoso que se haya sólo “razonado”, sin dejarse iluminar por lo desconocido, que no cabe en nuestra experiencia, porque proviene del ser recóndito de la intimidad divina, pero ha sido revelado por gracia de Dios. El creyente ha de saber combinar uno y otro tipo de noticias sobre Dios, sin reducir uno al más cómodo para él.

Jesús iluminará a Dios o Dios a Jesús, es una inadmisible alternativa propuesta por Segundo, porque ya había un saber y experimentar a Dios previos, a los cuales se referirá Jesús constantemente.

Nunca dijo Jesús que estaba en el cielo –remacha Segundo. A lo que se puede distinguir: en cuanto hombre es verdad, pero dio a entender su condición de viator-comprehensor cuando le dijo a Nicodemo: “En verdad te digo, que hablamos de lo que sabemos y atestiguamos de lo que hemos visto.”[323]

La filosofía desprestigiada

Retardó hasta este momento la noticia sobre fuentes a disposición del hombre, para acceder a Dios. [324]

A nuestro entender, debería haberlo hecho antes, para poder entender cabalmente la misma historia de Jesús, que no es un hongo sin raíces, sino un judío inserto en la historia de su pueblo, que ya también había tenido contactos importantes con la cultura griega.

En tres carillas despachará, con simplismo atroz, las delicadas cuestiones de la metafísica.

La resultante de la especulación filosófica es –para Segundo– una concepción de Dios tan pura, tan a lo nuestro. [325]

La visión de Dios perfecto, feliz, inmutable, la achaca este autor a “lo nuestro.” ¡Por favor! ¡No tergiverse de tal forma! Porque ese Dios vislumbrado, resulta en realidad “tan diferente de todo lo nuestro”, siempre fugaz, caduco y limitado. Claro que es “percibido por los hombres”, pero no menos “como diferente” en grado sumo. Nosotros vemos al elefante. No lo consideramos como una piedra, planta u hombre, pero no porque lo captemos sujetos humanos el paquidermo resulta “a lo nuestro.”

“Esta filosofía intenta pensarlo a Dios –explica Segundo– a la manera como a veces imaginamos a los ricos: Dios sería el hombre más rico del mundo…”[326]

Dios nunca fue para la filosofía clásica cuestión de “grados”: “el más rico del mundo.” Porque él trasciende al mundo. No es “más”, sino el que, en su perfección, no tiene punto de comparación. Sí que todo lo que ha creado se le asemeja analógicamente, pero sin dejar de tener en cuenta las más grandes disimilitudes.

Ha dado el ser a todas las creaturas, pero El ha quedado con todo su ser, incólume (reproduce Segundo con exactitud la doctrina recta, sólo que para él es rechazable.)

Si por haber creado, hubiera Dios quedado disminuído, ya no sería fuente de todo posible amor, pues no sería más que otro ser contingente, no ya la suma de todo bien. Repasemos las consideraciones de Rahner al respecto y las de toda la tradición filosófico-teológica.

Serio desenfoque respecto a Tomás de Aquino

Echando mano a la misma treta usada con San Ignacio y San Juan de la Cruz[327], supone que “Santo Tomás personalmente concebía a Dios de otro modo muy distinto” al que presenta en sus obras.

En dos someros plumazos desfigura y manda al canasto la cuantiosa y calificada obra de Tomás de Aquino, seguido por concilios, aprobado por Papas y estudiado hasta el día de hoy por preclaros ingenios. Otra manifestación extrema de su petulancia[328], que más adelante en 1985, lo llevará a contraponer su teología a la del magisterio papal. [329]

Por lo demás, suponer semejante dicotomía entre la “piadosísima unión con Dios” en la vida de Santo Tomás y lo que enseñó sobre Dios, es concebir al Aquinate como un solemne zopenco, incapaz de independizarse de las ideas ambientes.

Ahora bien, contra todas las sospechas imperantes respecto a Aristóteles (sostenido por Averroes, Avicena, Maimónides y tantos “no cristianos”) se valió ampliamente del “filósofo” por antonomasia, que era el Estagirita para el santo. Sin esconder que también lo criticó, ya que no fue un obsecuente repetidor de las posturas de Aristóteles. El se opuso a tesis de los mismos San Agustín y San Buenaventura. Y toda su piedad, admirablemente cantada en sus himnos eucarísticos, está transida de su más alta teología, poéticamente expresada.

Por último, ¿en qué testimonios se basa Segundo para contraponer con tanto aplomo la piedad íntima de una persona a su doctrina?

“Santo Tomás quedaba atrapado en una filosofía, que al establecer la inmutabilidad divina, impedía por ejemplo la encarnación de Dios… Digámoslo claramente; o Dios cambió o no pasó nada; o Dios se encarnó o permaneció el mismo que era antes.”[330]

No se puede dar crédito a semejante distorsión de uno de los misterios más exquisitamente tratados por Sto. Tomás. Es intolerable que en dos apuradísimas líneas se arrase con un pensamiento nítido, apoyado en la Biblia constantemente y ratificado dogmáticamente, ya en Calcedonia, cuando todos los obispos allí reunidos aclamaron al unísono el “Tomus ad Flavianum” del papa San León Magno: “Dios impasible, no se desdeñó de ser hombre pasible… al modo que Dios no se muda por la misericordia, así tampoco el hombre (Cristo) se aniquila por la dignidad.”[331]

Digámoslo, pues, claramente con Sto. Tomás, San León, Calcedonia y toda la tradición de la Iglesia, que Dios no cambió en lo más mínimo, mudándose y mucho la naturaleza humana tomada de María. Así como no sufre mutación alguna el sol, por más que entre nosotros y el astro rey se interpongan nubarrones o contemos con una atmósfera transparente y nítida. [332]

Califica después como “confusiones que perduran” a la persistencia del intento de llevar a Dios el conocimiento elaborado por la filosofía tradicional de Aristóteles y Santo Tomás. [333]

¿Cómo no va a existir siempre, no la “tendencia”, sino la verdad misma de asumir lo valedero de tan grandes filósofos[334], cuando sus búsquedas se encontraban ya sustancialmente incorporadas en Sabiduría 13,Hechos 17,22-32 y Romanos 1,18-21?

Corrupciones ideológicas tambien en el Antiguo Testamento

Coloca Segundo alrededor del año 500 a. C. a la vuelta del exilio, al pueblo de Israel como asumiendo ciertas características parecidas al Dios de la cultura griega: trascendente, por encima de todo lo que le ocurre al hombre.

No confundamos las aguas. Está de por medio la revelación progresiva y cada vez más esclarecida. Pero no es posible poner un total extrañamiento entre datos sobre Dios “buscado a tientas”[335] y su manifestación libre y personal, cada vez más nítida.

Así, por mi propia experiencia, percibo que Walter es morocho, calza Adidas, lleva una camisa blanca, etc. Pero, cuando me confía que está triste o alegre, que le caigo simpático o insoportable, me entero de situaciones suyas personales, que no habría podido adivinar por mi solo poder de observación. No por eso el Walter íntimo es totalmente diverso al que yo pude captar.

¿Sólo en torno al 500 a. C. se perciben los atributos de Dios? ¿No había ya declarado a Oseas: “Yo soy Dios y no hombre”?[336] ¿No dijo Isaías que Dios es Espíritu y no carne?[337] ¿No se presenta como Dios universal, que actúa no sólo dentro de su pueblo, sino también en Egipto. “El ha visto… ha prestado oídos… conoce…”? [338] ¿No se presentó como un Dios “santísimo” y trascendente[339] de modo que hasta los serafines se atemorizan ante El? Tal inalcanzable nivel del “Todopoderoso”[340] no está reñido con su cercanía y compasión por los hombres, tanto que envía a su profeta para anunciarles su mensaje de advertencia y también de consuelo.

Ve Segundo que Dios perdona a Job, pero su bondad divina queda escondida en una especie de gran misterio que sobrevuela encima del hombre y lo creado.[341] No sólo en Job, porque nunca Dios, aún compasivo, pudo ser comprendido por hombre alguno, así fueran amigos suyos. ¿Quién puede entender que con un ejército diezmado se podrá vencer a un enemigo superior? Sin embargo, el Dios incomprensible, da esas disposiciones a Gedeón.[342]

Así, adulterado por “lo griego”, ve también Segundo al Dios del libro de la Sabiduría. La felicidad será otorgada en otra vida. Parece como que la bondad de Dios quedara fuera de los avatares que sacuden al hombre aquí en su historia concreta sobre la tierra. [343]

Asistimos, una vez más, a una demasiado rápida simplificación del libro de la Sabiduría. Israel ya había tomado mucho de Egipto, Babilonia, etc. Pero siempre purificando los aportes extranjeros a la luz de su propia religión revelada. Por ejemplo, nunca minimizaron la materia, ni el cuerpo humano, por más que aceptaran la inmortalidad del hombre después de la muerte,[344] ya que la saben admitir junto con la resurrección de los cuerpos[345] y esto en plena tiranía helenista, en cuya cultura nada había sobre la resurreción de los cuerpos.

La explicación que da Segundo del Lateranense IV causa estupor. Porque el Concilio, no a tontas y a locas, enseñó, que en Dios se da, a la vez, semejanza pero mayor disimilitud con sus creaturas, porque nadie, nunca, jamás, en modo alguno, infirió que Dios, siendo bueno “será siempre más no bueno que bueno.”[346] Pues la “diferencia” funciona hacia arriba, lo positivo, no hacia lo negativo. [347]

Más cuerdamente: “Será más bueno que lo que podemos suponer”, pero nunca “no bueno.”

Se atajará, previniendo que “no se trata de que Dios sea malo, sino que las palabras no sirven porque las saqué del mundo creado.”[348]

Como de costumbre, aquí corrige, pero, entonces no debería haber escrito, que del Lateranense IV, podría inferirse que “Dios es no bueno.”

Por lo demás, las palabras sirven, aunque hayan sido tomadas del mundo creado. Me dicen algo y mucho de Dios, si bien con la concomitante conciencia de que se trata de una aproximación válida, aunque muy limitada. Podemos ver la luz del sol, reflejada en los objetos por ella iluminados. Si la queremos encarar directamente, quedamos enceguecidos.

Pasa a proponer la ridícula comparación del elefante. Si yo dijera: soy un elefante. Claro que tengo cierta similitud con un elefante, porque también el animal tiene dos ojos, una boca, respira, camina… hay una similitud, pero obviamente, se dan mayores disimilitudes. [349]

Jamás podré decir “soy un elefante”, por similitudes que haya entre el probóscido y yo. Hablando correctamente, se debería expresar: “Siendo tan distintos, sin embargo hay condiciones semejantes entre un elefante y yo.”

Además, ninguno dijo “Yo soy Dios”, para después analizar similitudes y diferencias. El proceso normal es llegar a un ser análogo a lo creado, pero inmediatamente percibido como superior, causa de todo y por lo mismo trascendente, por más que haya algo de semejanza. Por lo cual, para nada ha sido ése el razonamiento que se ha seguido.

Es claro que no puedo reducirme, en sana filosofía y religión, a decir: “Dios es bueno…”. Lo correcto sería afirmar: “Si hay bondad en alguna cosa o persona creada, ¡cuánto más y sin límites la habrá en el Dios creador, fuente de todo lo bueno!”

Concluye Segundo, que “se dio por adecuadamente conocida la naturaleza divina.”[350]

Nunca se tuvo por “adecuadamente” conocida la naturaleza divina, si, desde el mero punto de vista filosófico, como Sto. Tomás enseñaba, de Dios sabemos más “qué no es”, que “lo que es”. Si “adecuado” significa que lo sabemos todo sobre Dios, nadie lo pretendió jamás, ni en una cuerda filosofía ni en teología. En caso que se quiera señalar un saber muy imperfecto e incompleto, pero cierto y seguro, es verdad que hemos podido acceder adecuadamente al conocimiento de Dios, en cuanto le es posible a la capacidad humana.

Desemboca Segundo en la “filosofía negativa”, que sería debida al afán de señalar más la desemejanza que la similitud entre Dios y la creación.

Tal tendencia de pensamiento no está en contradicción con afirmaciones positivas sobre Dios, ya que el aspecto de diferenciación ha sido complementado con la explícita afirmación de la vía eminencial –o sea: las perfecciones, que se pueden dar en las creaturas y en Dios. En El, como en su fuente, se encuentran de modo superior, eminente.

La filosofía negativa tendía a evitar antorpomorfismos, estableciendo la trascendencia divina, situándose en la línea de la analogía, que desarrollará la escolástica. Santo Tomás, que, como hemos visto, insiste tanto en una postura “negativa”, cita hasta mil setecientas veces a Pseudo-Dionisio, padre de esta postura, sin que ello le impida analizar concretamente la existencia y los atributos positivos de Dios –ser, uno, bueno, inteligente, etc.

Concordamos con Segundo: “Tomada parcialmente, la Escritura muestra un Dios que no es compatible con el Dios que vemos en Jesucristo”[351] añadiendo, con todo, que esta “parcialidad” ha de ser alejada no menos del mensaje del Nuevo Testamento, que ha sido saqueado por nuestro autor, eligiendo del Jesús evangélico solamente trazos conflictivos, a-religiosos (según su óptica), pasando por alto los claros signos que, de modo equivalente, lo colocan en el mismo nivel de Dios.

Ahora se amiga con Küng, para el cual quedaría demostrado que “lo que para Jesús es Dios, en la manera de actuar de Jesús, por eso había que cambiar la idea que hasta entonces se tenía sobre Dios.” Jesús corregiría hasta al mismo Antiguo Testamento. [352]

Más bien habría que repasar cómo los Padres de la Iglesia encararon este problema. No tan simplísticamente, porque percibieron, cómo Dios se acomodaba, “se abajaba” al nivel de un pueblo rudo (syn-katábasis, o sea con-descendencia), porque no estaba preparado aún para lo perfecto. El mismo Jesús lo notó: “Por la dureza de su corazón, les permitió Moisés, mediador de Dios, divorciarse de sus esposas.”[353] El cambio, pues, no miraba a la idea que se tenía de Dios, sino a su modo gradual de educar a su pueblo. Por lo tanto, nada hay que suprimir de lo que sabemos de Dios ya por el Antiguo Testamento.

Sí hay que añadir: tiene un Hijo, lo envía para redimirnos del pecado, cumpliendo la Nueva Alianza, enviando a misión universal a sus discípulos, etc.

Por lo que venimos demostrando, no podemos aceptar lo que sigue: “Jesús, pues, presenta un Dios distinto del que los mismos judíos creían saber por la revelación bíblica. De ahí que no lo reconocieron inmediatamente. Ellos tenían una idea de Dios y Jesús no llenaba esa idea porque Jesús representaba a Dios de una manera todavía más pura, más original, más cercana, más convincente, sorprendentemente nueva.”[354]

Afirmaciones todas que inducen a error, ya que Jesús se conectó con el Dios de “vivientes”, que era, es y será el Dios de Abraham, Isaac y Jacob.[355] Jesús comunica nuevas revelaciones, pero no cancela las anteriores, preparatorias, imperfectas, pero verdaderas. Y no es por la diferencia del “Dios cercano” de Jesús, con el “Altísimo” del Antiguo Testamento, que no lo reconocieron, porque también el Dios de Oseas[356] se presentó como sumamente tierno y cercano.

Resumiendo sus más que parciales acercamientos al Dios de Jesucristo, sentenciará: “El problema, entonces, es que se cree tener ya una idea de lo que es Dios, bien sea por la filosofía, bien sea por la Biblia y esa idea es la que va a influir para tratar de pensar cómo es Jesús, en lugar de ser Jesús –su palabra, su vida– el que influya para que nosotros comprendamos cómo es Dios.”[357]

También sintetizamos, reafirmando una vez más que ambas facetas son imprescindibles para acercarnos al conocimiento completo de Dios. Si así no fuera, ¿cómo se entiende que el mismo Jesús se haya referido a las Escrituras anteriores, para iluminar su propio misterio?[358]

Pasando a considerar por enésima vez las propuestas de sus análisis lógicos, siente tener que disculparse: “Espero que aunque sea repetitivo no los canse.”[359]

La verdad es que (como se observó en tantas ocasiones) ha venido usando infatigablemente la dinámica de la gota de agua: Gutta cavat lapidem, no vi sed saepe cadendo (o sea: la gota cava la piedra, no por su fuerza, sino cayendo una y otra vez). Sólo que, siendo el método en sí muy eficaz, es una pena que se lo emplee para inculcar construcciones erróneas y separadas de la tradición católica (a la que el autor pertenecía.)

¿Observando o descuartizando a Tomás apóstol?

Aplicando sus análisis sobre diferentes niveles o prioridades entre el sujeto y el objeto en cualquier frase, pero sobre todo en la que nos ocupa: “Jesús es Dios”, se detiene a interpretar dicha declaración en un famoso pasaje de San Juan: “Señor mío y Dios mío.” [360]

“A mí se me ocurre que lo que pensaba el Apóstol en ese momento, no era tanto que Jesús lo sabía todo o que tenía cualquiera de esos superpoderes que nosotros atribuimos a la divinidad, sino que está confesando que para él, ese hombre que palpó con sus sentidos, tiene una importancia absoluta, única, es algo que le afecta en una manera muy profunda, radical, definitiva y total.” [361]

Para aceptar lo que Segundo le endilga a la intención de Tomás, se hace muy difícil pensar que un judío acuda al sublime concepto y realidad de Dios, con el cual, ni lo más importante de este mundo es equiparable, sólo para expresar que una persona lo afecta de modo total. Porque muchos encuentros con amigos o enemigos dejan una huella radical y decisiva en nuestras vidas.

Además, sería superflua la distinción entre “ver” y “creer”. Porque basta “ver” humanamente para captar que hay para todo hombre algo de “importancia absoluta, única, que lo afecta de manera profunda, radical, definitiva”. Sólo un aturdido farrista o empedernido fascineroso, no percibe esa ansia de infinito que anida en el corazón de todo hombre, a lo largo de toda la historia. Eso se ve por poco que se reflexione alguna vez con seriedad.

Pero Jesús le asegura a Tomás que también “ha creído.” Ahora bien, según la problemática por la que atravesaba el Apóstol, no es que anduviera él titubeando de su fe religiosa en Dios. El era judío convencido. Sus dudas versaban sobre un punto extremadamente concreto: si su maestro, Jesús de Nazaret, salió o no del sepulcro con vida.

Aún dentro de ese orden, que ya es puramente sobrenatural, lo lógico para la búsqueda de Tomás habría sido declarar algo así: “Estuviste muerto y veo que estás vivo”. Como sucedió con Lázaro, la hija de Jairo, el muchacho de Naím.

Pero Tomás dice muchísimo más. Ese Dios, en el cual ya creía, como judío que era, lo percibe en Jesús resucitado. Se trata del reconocimiento, no sensorial ni intelectivo, de una persona concreta, a la que se confiesa “Dios mío”, en un orden que no se puede sentir ni percibir con la pura razón. Nos movemos, pues, en aquel orden de cosas que no puede ser comprendido sino por aquellos a quienes El Hijo (y sólo él) se los quiera revelar.[362] No es posible, pues, nivelar semejante misterio con las percepciones sublimes, altísimas, comprometedoras de toda la vida, que cualquier hombre sensato puede encontrar en su corazón, “hecho para Dios e inquieto hasta que descanse en El.”

Ya hemos considerado que ni el amor de los propios padres, ordenado por Dios, podía ser preferido al seguimiento de Cristo. La misma solidaridad con los necesitados (sobre la cual, tan unilateralmente suele expedirse Segundo) está a la altura de Jesús: “Dalo a los pobres… y después sígueme.”[363]

Un judío usa la palabra Dios en el sentido admitido por su tradición religiosa. Lo único nuevo es atribuirla a Jesús resucitado. No se encontrará pasaje alguno en toda la Biblia en que “Dios” no posea un sentido personal, de “una importancia absoluta”, única, claro está, pero por ser lo que es, no sólo “para mí”. O mejor dicho, porque ese anhelo incolmable que se apodera de todo corazón humano es identificado con Jesús resucitado, con fundamentos, no sólo por palpites psicológicos. El motivo aquí es la resurreción de entre los muertos, obra realizable sólo por Dios.

Desafío, además, a los editores de estas charlas a que encuentren un solo comentario de la tradición católica y de intérpretes actuales de esa misma fe, que vayan en la misma dirección de esta innovación total, con la cual Segundo practica su eis-égesis, en lugar de sujetarse a la ex-égesis.[364]

En épocas bíblicas era inconcebible la banalización actual con que Susana Giménez califica de “divina” a su mascota canina, o se trata de “Dios” a Maradona. Segundo desplaza la esencia del Dios personal, ya vislumbrada por la razón y bastante concretamente conocida en el Antiguo Testamento, hacia el “absoluto”, que se proyecta en objetivos, posibles aún para una “fe antropológica,”[365] que todo hombre por ateo confeso que sea alimenta como horizonte trascendente (a la manera kantiana), en su actuar. Se trata de un “absoluto”, por lo tanto, no concretado en una persona infinita, eterna, creadora de todo, sino en la vaguedad de “valores por los que me juego”. Eso es Dios para Segundo. Para otros podrá ser “la patria”, “la ciencia”, “el arte”, “la fama”, “la justicia”, “la sociedad sin clases.”

Así fue cómo, en nuestro laicista Uruguay, se llegó a transferir las características propias de Dios uno y trino al “Padre nuestro Artigas, Señor de nuestra tierra… quien es para los pueblos el Verbo de la gloria… para la patria un Dios.”

Segundo volverá a preguntar si Tomás se referiría a que Jesús era para él “el Creador del universo”, respondiendo: “Creo mejor que se refería a aquello que es el valor radical, absoluto de la persona y por lo tanto le merecía toda esa actitud de veneración que expresaba.”[366]

Cuando nos referimos a alguien importante, no estamos explicitando a cada momento todo lo que tal persona es para nosotros. Cuando digo: “¡Qué gran hombre fue Pasteur!” no estoy insistiendo, ni fijándome en que era animal racional, libre, etc. Englobo todo eso en mi admiración.

Lo mismo pasa con Tomás, ante su Señor resucitado, se dirige a una persona, negada anteriormente por él, respecto a una situación suya –su resurrección– en la cual sólo Dios podía intervenir. Además, el Apóstol ya había sido enterado, por parte de los otros diez, cómo el resucitado les había dado el Espíritu Santo y la facultad de perdonar los pecados,[367] poder del que sólo Dios puede disponer y otorgar.

Según sus inquisiciones lógico-gramaticales, remacha Segundo: “Cuando se hace una afirmación es para saber algo más. Y no siempre es el predicado el que añade conocimientos. Por lo tanto lo que sí interesará, es ver cuál de los dos términos es el mejor conocido para iluminar al otro menos conocido.”[368]

El análisis no toma en cuenta el proceso de profundización cada vez mayor, por el que, lo más conocido para mí (o que se cree tal) se va internando en zonas insospechadas. Así, para la Samaritana, “lo más conocido” de Jesús era su condición de judío.[369] Después avanza hacia una zona escondida, no percibida de entrada por ella: “Veo que eres profeta.”[370] Hasta que lo admite como “Mesías.”[371] Por lo tanto, no fue “lo más conocido” lo que iluminó al resto, sino, al revés, la paulatina revelación, que no negó la judeidad primeramente percibida en Jesús, pero la superó ampliamente.

Segundo, constantemente, se queda en el Jesús judío, en su ser profeta, como Elías, entreverado en los conflictos, por amor heroico hacia los pobres. Todo ello admirable, elogiable, pero no en el grado divino, en que Jesús insistía, para ser admitido tal como él era: “Ustedes, en cambio (griego ) ¿quién dicen que soy yo?”[372] porque no le alcanzaba con ser parangonado con Elías o el Bautista. Por eso, Mateo, al relatar la misma escena, sacará a la luz lo que ya estaba implícito en la respuesta de Pedro: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo.” [373]

“En ese falso supuesto –según su visión unidimensional– de que sé más de Dios que de Jesús, se suele decidir qué categoría prioritariamente se le debe aplicar a Jesús, si la de un hombre o si le cabe la categoría divina.”

No para la correcta fe católica, para la cual no hay dilema, porque Jesús es tanto hombre como Dios, con propiedades, claro está, diferentes para ambas naturalezas. El procedimiento de la profundizazión de la fe no consiste en acumular rasgos “humanos, grandiosos” de Jesús, para después decir: “Eso es Dios”, sino en respetar “todos” los datos presentados por el Evangelio: su compasión, sus conflictos, a la vez que su referencia al “Dios de Abraham” y de su pueblo, como a las muestras de su ser Hijo inequívoco de ese Dios, ya conocido, en parte, pero con verdad.

Claro que “ver y oir a Jesús me lleva al conocimiento de Dios.”[374] Pero muchos también lo vieron y escucharon, calificándolo de “carpintero”, “Rabbí”, “seductor.”[375] Otros lo reconocieron como Mesías (Pedro) y Dios (Tomás.) El proceso no es de abajamiento del concepto de Dios hacia el “revolucionario de Nazaret,” sino al revés: del Jesús judío a la pregunta sobre: “¿quién es éste que hasta el mar le obedece?” O sea, no puede ser un galileo ni un hombre cualquiera. No en vano Mateo profundizará todavía más la escena de la confesión de Pedro en un diálogo entre Jesús y Simón, aclarándole el Señor, lo que, seguramente, ni el mismo Apóstol sabía: “No fue la carne ni la sangre (“lo primero conocido”, la percepción meramente humana) que te lo han revelado, sino mi Padre, que está en los cielos.” (Mateo 16,17)

“Según la Biblia –continúa Segundo– el conocimiento de Dios no se adquiere independientemente de los valores que uno practica.”[376]

Esto depende. Jesús mismo afirmó que los escribas y fariseos enseñaban la verdad, aunque no la practicaban (Mateo 23,2-3). Tanto que mandó: cumplan lo que enseñan, no lo que hacen. Caifás fue profeta, proclamando una gran verdad: “Es necesario que uno muera por el pueblo.” Juan 11,50-51

Además: una cosa es la persona concreta de Dios (que puede ser reconocida muy correctamente) y otra los valores que exige para entrar en contacto válido con El. Así como distinta es una madre del cariño o menosprecio con que sea tratada por sus hijos. Es evidente que el amor se armoniza más con tal relación que el odio, pero la persona materna subsiste independientemente de que reciba aprecio o rencor. Por lo cual, ya podemos ir desconfiando de la –exclusiva– sugerencia de Segundo para ascender a Dios.

Juan dirá que “el que no ama, no conoce a Dios”. Por eso concluye Segundo que amando se sabe de antemano lo que es Dios. [377]

Su referencia continua a 1Juan 4,11-21, ha de ser comprendida con su contexto total y su trasfondo semítico. En efecto, ese “conocimiento” no es de orden puramente natural, porque para poseerlo, se necesita del don gratuito del Espíritu: “Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y en esto conocemos que permanecemos en El y El en nosotros, en que nos ha hecho don de su Espíritu.”[378]

Se trata, pues, del conocer con el sentido más dinámico que tiene el trasfondo semítico. “Conocer”, de hecho, en esa cultura, no se reduce a una noticia meramente teórica, sino que va acmpañado de una consecuencia práctica.[379] No está, pues, el autor excluyendo una posibilidad de llegar a Dios por la razón, admitida por Sabiduria 13 y Romanos 1,19-20, sino que se refiere a un conocimiento preñado de amor a Dios y al prójimo. Por lo tanto, no es cierto que “para la Biblia lo que lleva al hombre a la afirmación que Dios existe”, tenga que ser una determinada conducta. El lo puede lograr usando su razón correctamente. Claro que también la conducta ha de ser después acorde con ese conocimiento. El autor del libro de la Sabiduría no acusa a los malvados de falta de amor, sino de carencia de inteligencia. [380]

Llamará en su auxilio, ahora, a Míguez Bonino,[381] para reducir el conocimiento de Dios a un solo punto de vista. Se refiere (sin cita alguna) a Jeremías 22,13-16, donde uno de los elementos válidos, que facultaba al rey Josías para llegar a conocer a YHWH, era su preocupación por los necesitados de justicia.

Es verdad que la preocupación por el prójimo es capital para “conocer a YHWH” y que este punto constituye “una de las piezas capitales de la predicación de Jeremías.”[382] Pero eso no basta, porque el mismo rey emprendió además una reforma a fondo, propiamente cultual y religiosa, tendente, justamente, a purificar falsos conceptos de Dios. El ya citado Alonso Schökel nos informa: “Por dos caminos se le desconoce a Dios: negándole la adhesión exclusiva, deformando su imagen auténtica;[383] de no reconocer sus cualidades y exigencias se sigue el dominio de la injusticia en las relaciones humanas.” [384]

La injusticia, pues, es derivada, no es la fuente. Se da, entonces, un conocimiento de Dios, que puede ser falseado, no sólo por maltrato de los oprimidos, sino, además, al degenerar el recto concepto y la consiguiente observancia religiosa respecto a la naturaleza genuina de Dios, al deformar “su imagen”. En consecuencia, la perspectiva propuesta por Míguez Bonino y Segundo no tiene en cuenta a todo Jeremías. Hay otros modos para acercarse a un verdadero Dios: el culto y una cuidada concepción de su naturaleza. El “desconocimiento de Dios” proviene no sólo de demasías sociales. “Mi pueblo es necio, a mí no me conocieron,”[385] lamento que surge a raíz de la idolatría: “Te han rechazado tus amantes (o sea, ídolos)”. De allí se sigue que “conocer a Dios” es también rendirle un culto correcto, acorde con lo que él es: único, todopoderoso.[386]

Explica Alonso Schökel: invocar a los dioses “es necedad porque el orden de las lluvias lo gobierna el mismo que rige el orden de las aguas oceánicas (Dios.)”[387] Ahora bien, ¿de qué acto humano, por filantrópico que sea, sacaremos la idea de un Dios dominador de lluvias y océanos?

Visto todo lo anterior, se puede apreciar cuán pobre y desviada es esta conclusión de Segundo: “Dios es una categoría única hecha en base a tomar ciertos valores como absolutos.”[388]

Se reduce a Dios y a Cristo a valores absolutizados: la justicia, la patria, a “una categoría”. ¿Dónde queda todo lo que vislumbró la mente humana, por medio de grandes pensadores, sobre el “absoluto” genuino, eterno, inmutable, creador, pero independiente en su ser perfecto de sus creaturas? ¿Qué se hizo del único Dios personal y libre, que intervino en la historia ya antes de Cristo, conocido por la fe de Israel, realidad religiosa, para nada desprestigiable, en la que se insertó el mismo Jesús?

“Conocer a Dios –según Segundo– es poner los valores que uno practica en pequeño en dirección a alguien que los practica universalmente… a escala infinita.”[389]

Yo nunca podré crear el mundo o imperar al mar. El Dios de Segundo posee un grado de universalidad mayor de lo que yo puedo hacer. En eso sólo consiste su divinidad. ¿Qué significa para Segundo esa “escala infinita”, si no lo demuestra con ejemplos concretos, ciñéndose sólo a todo lo que está al alcance del hombre, agrandándolo después, absolutizándolo sin jamás acudir a lo propio y exclusivo de Dios: su eternidad, su capacidad única de crear, de perdonar pecados, de hacer milagros?

El Dios de Segundo se acerca, más bien, a un Dios olímpico, más sabio que Homero (Zeus-Júpiter), más sagaz comerciante que los fenicios (Hermes-Mercurio)…

El mismo tema con variaciones sarcásticas: “Es por vía de los valores por donde podemos llegar a la categoría divina. No podemos decir: bueno, a lo mejor existe alguien que sabe todo con ojos capaces de atravesar las cosas como si tuviera rayos X.” [390]

Parece que el Salmista piensa algo muy distinto: “Señor… tú conoces mis acciones aún de lejos… aún no tengo la palabra en la lengua y tú, Señor, ya la conoces.” [391] Todo este magnífico himno ofrece un concepto de Dios muy extenso –hasta el verso 18– rico de consideraciones, que nunca han aparecido entre los valores que Segundo traslada a su imagen de Dios.)

¿No poseía Jesús también estas dotes de penetrar en los pensamientos inexpresados sensiblemente o de prever el futuro,etc.? [392]

De su “categoría-Dios”, concluye Segundo: “por eso el Concilio Vaticano II dice que muchas veces tiene más razón un ateo apostando a los valores reales de Dios que un cristiano diciendo yo creo en Dios y practicando cosas que son antivalores desde el punto de vista cristiano.”[393]

Cita al Concilio sin referencia alguna. Lo más cercano que se puede encontrar es Gaudium et Spes 19: “Entre las causas (del ateísmo) se debe contar también la reacción crítica contra las religiones, sobre todo contra la religión cristiana”. Acusando la falla de los cristianos, para nada afirma que “un ateo apostando a los valores reales de Dios, tiene más razón que un cristiano, diciendo yo creo en Dios”.

Segundo pasa por encima de una clase de ateísmo, allí mismo elencada, que “exalta tanto al hombre, que deja sin contenido la fe en Dios, ya que les interesa más, a lo que parece, la afirmación del hombre que la negación de Dios” (Gaudium et Spes, 19). ¿No se acerca tal ateísmo al truco de Segundo, según el cual Jesús es Dios porque sus valores excelsos, pero meramente humanos, se convierten en “absoluto” para mí?

Moviéndose sólo a través de sus parámetros, sin tener en cuenta siglos de pensamiento y tradición eclesial, llega a concebir. “Si Dios es un concepto vacío, si yo no tengo otro modo de llenarlo, lógicamente es Jesús el que va a llenar ese concepto.”[394]

Primeramente, Dios no es un concepto vacío ya para la recta razón, que lo distingue muy bien de todo lo creado. Tampoco para la revelación, que nos comunica su acción en la historia. Jesús, pues, no va a llenar un recipiente sin contenido alguno, sino que completará lo que ya justamente sabemos de Dios.

Pero, además, ¿podremos decirle a un judío o musulmán, que no aceptan a Jesús, que Dios es un concepto vacío? ¿Por qué se mueve la reflexión de Segundo en ámbito meramente “ateo”, idealista, con sus valores solidarios, pero meramente terrenales? ¿Si es católico, dónde queda el impulso misionero universal, tan propio también de ese Jesús, al que contempla, pero tan reductoramente? Porque el católico ha de dialogar con ateos y también con creyentes de otras religiones y todo tipo de personas. Ahora bien, no hay que descuidar los puentes que nos puedan unir con todos ellos, uno de los cuales es la unicidad del Dios todopoderoso, creador y fin de todas las cosas, al que hemos de adorar y orar. De paso: ¿cuándo considera Segundo la oración de Jesús? ¿Sería ese rasgo un valor poco atrayente para “el hombre de hoy”? Y bien, la oración se dirige a Dios, ya identificado suficientemente antes de la aparición de Cristo en la historia.

Los concilios cristológicos bajo la lupa de Segundo

Llegando a su aproximación a los Concilios que debatieron la problemática referente a Cristo, en los primeros siglos de la Iglesia, los anuncia de esta manera: “Ellos (los cristianos) no se tragaban tan fácilmente la frase “Jesús es Dios.”[395]

Suena como una expresión inadecuada, porque da a entender una sospecha. En efecto, “tragarse algo” suele significar embaucarse, dejarse seducir por el engaño. Lo cual sugeriría, de entrada, que la fe en Jesús Dios equivaldría a admitir una soberana insensatez. La realidad histórica fue otra: Ellos luchaban por comprender cada vez mejor la verdad revelada, defendiéndola de torcidas interpretaciones.

Sigue extralimitándose, acusando injustamente: “Lo que pasa es que nosotros estamos un poco acostumbrados a comulgar con ruedas de molino. Nos tragamos la frase que jamás nos pareció extraña y cuando vamos a revisar qué puede significar, entonces nos agarramos la cabeza y caemos en la cuenta de que es una frase difícil, distinta de las que comúnmente usamos en nuestra conversación cotidiana.”[396]

No diferente es la situación respecto a afirmaciones comunes hoy en día, pero que supusieron una historia tortuosa. Es que se han aclimatado ya en nuestra cultura y no vemos necesario reeditar constantemente los complicados procesos de los que han resultado. “La esclavitud es inhumana” es principio corriente y admitido. Pero ¡vaya los dramas que se vivieron antes de llegar a aceptarla con evidencia! Disponemos de vacunas contra el tétano, la viruela, etc. Es normal, para nuestra época. Supuso, con todo, arduas pesquisas de genios investigadores.

Análogamente se ha de encarar el trabajoso camino de los grandes Padres y teólogos de la Iglesia para llegar a la clarificación de la que hoy disponemos. No “nos tragamos” nada, sólo disfrutamos de la ardua tarea de siglos precedentes. Somos enanos encaramados sobre hombres de gigantes.

Falta también matización, porque es muy variada la posición de los miembros del pueblo cristiano. Están los rudes[397] pero existe también el magisterio auténtico de la Iglesia, asistido por el Espíritu Santo. Sus representantes no “se tragaron” nada espúreo si, como acabamos de decir, recibieron la luz de la asistencia divina.

Claro que si Segundo y su arrobado auditorio lanzan continuas querellas contra Papas, concilios, santos y grandes doctores de la Iglesia (como lo han venido haciendo), muy poco nos vamos a entender, porque es como si leyéramos el pentagrama en clave de “fa”, cuando está indicada la de “sol”. En tal caso, no estamos tratando de Jesús Dios según la fe de la Iglesia, sino de “un Jesús para ateos”, tratando de obtener benévolos guiños de aprobación del laicismo reinante.

Esboza una apresurada consideración del primer concilio de Constantinopla, [398] que, si es verdad que nada nuevo aportó para comprender mejor la divinidad de Cristo, podría haber sido salteado, notificando, de pasada, eso sí, que su objeto fue otro: la divinidad del Espíritu Santo, negada por Macedonio y sus “pneumatómacos” (luchadores contra el Espíritu). Con ello habría suministrado una breve noticia y se habría ahorrado un aporte inútil para su tema.

Explicando el canon 12 del concilio de Éfeso, [399] escribe: “Es decir Dios murió, padeció… es la historia humana de Jesús de donde sale este atributo que el canon afirma ser propio del Verbo de Dios.”

Como ampliaremos más abajo, tendría que expresarse de forma más correcta: “Dios murió en la carne”, para no dar la impresión de que la naturaleza misma de Dios desfallece.

Segundo (además de recortar el canon que cita, como veremos), según ya es habitual en él, ha omitido en su repaso de Éfeso el canon anterior: “Si alguno no confiesa que la carne del Señor es vivificante… porque se hizo propia del Verbo que tiene poder de vivificarlo todo, sea anatema”[400]. De lo cual se infiere que, por más que la carne asumida sea mortal, no lo es el asumente, que conserva su poder “vivificador de todo”. Despista bastante, por lo tanto, frenar la cita del canon alegado en: “Si alguien no confiesa que el Verbo de Dios gustó la muerte” (como lo hace Segundo), porque de hecho continúa: “Gustó la muerte en la carne y fue hecho primogénito de entre los muertos, según es vida y vivificador como Dios.”

La interpretación añadida entre paréntesis por el autor, queda pues trunca: “Dios murió.” Lo exacto y completo, según el canon, sería sostener: “Dios murió en la carne, no en su persona y naturaleza divinas.”

Reincidiendo en su estribillo, resumirá: “Por lo tanto lo que pertenezca a la naturaleza divina –de la que no se pone ejemplo alguno – como lo que viene de la naturaleza humana– y ahí sí van los datos de la historia de Jesús– todo confluye en algo que ha de predicarse de Dios.”[401]

Falla algo en la lectura que hace Segundo del concilio de Éfeso. Porque en el anatematismo nos encontramos con que hay que “adorar con una sola adoración al Emmanuel y tributar una sola gloria, según que el Verbo se hizo carne.” [402] Ahora bien, “adoración” se tributa sólo a Dios. Ha indicado, por lo tanto, un ejemplo propiamente divino del Verbo encarnado. Por otra parte, Éfeso tiene en cuenta lo ya suficientemente sancionado en Nicea sobre la divinidad consustancial de Cristo con su Padre Dios.

Vuelve a sacar consecuencias a favor de su enfoque (Jesús ilumina a Dios y no viceversa), de un examen incompleto de los textos: “Por lo tanto en adelante el lenguaje corre así: lo que hemos visto en la historia de Jesús llena el concepto de lo que es Dios, Dios es el que nace, Dios es el que ama en el sentido humano que amó Jesús, Dios sufre, Dios muere.”[403]

El proceso bíblico y eclesial es inverso: Jesús se muestra a la vez muy humano y divino. Va despertando preguntas, invita a no quedarse en la superficie, a ir pasando del “judío” al “Mesías”, del hijo de José al que “cumple las Escrituras,”[404] de apreciaciones confusas a su carácter mesiánico,[405] del que sana al paralítico al perdonador de pecados, exclusividad de Dios.[406] Se ve, pues, patentemente hasta qué punto “lo prioritariamente conocido” ha de ir afinándose y ahondándose.

Remata comunicando: “Hasta Éfeso el lenguaje referido a Dios y el… referido al hombre nunca coincidían. Pero ahora, con la comunicación de lenguajes, aparece la comunicación de los dos niveles, entre dos planos distintos del ser. Tanto la historia de Jesús (un plano del ser) como los atributos divinos de Jesús (otro plano del ser) forman un solo lenguaje con un solo sujeto.”[407]

Es inexacto, porque ya en las Cartas de San Ignacio de Antioquía entre los siglos I y II, se capta la viva preocupación de atribuir al mismo Jesucristo tanto situaciones de ser y acciones propias del ser divino, como condiciones de existencia y pasiones propias del ser humano. [408]

Pertinaz en su punto de vista, también le carga a Calcedonia que estar al tanto de la historia de Jesús sería suficiente para conocer su naturaleza divina y no al revés. [409]

El Cuarto Concilio ecuménico nunca afirma semejante cosa, porque los atributos divinos son ya patrimonio de la recta razón y de la revelación anterior. Dios ya había hablado y actuado en la historia antes de Cristo, si bien sólo en El se encarnó. Un concilio no tiene por qué reiterar todo lo que ya está adquirido.

Avisa impertérrito Segundo: “Si alguien se empeña en sostener que para conocer la naturaleza divina tenemos dos caminos, uno… a través de la filosofía o de la revelación… en el Antiguo Testamento y el otro a través de… Jesús, necesariamente caerá en conclusiones contradictorias. Por ejemplo, por la filosofía deberá concluir que Dios es impasible y por la historia de Jesús, que Dios realmente padeció. Para Calcedonia eso nunca podrá darse, no hay lugar a contradicciones.”[410]

No se incurre en tal contradicción si se es fiel al concilio y al Evangelio. Porque, según la “comunicación de lenguajes”, a la que ya se refirió Segundo, sólo a través de la única persona es que se pueden predicar atributos, que serían contradictorios, atendiendo sólo a las dos naturalezas. Por eso es incorrecto decir: “Dios es impasible y por la historia de Jesús Dios realmente padeció.” Lo ortodoxo es: “La persona eterna del Verbo en cuanto es Dios, es impasible, pero en cuanto hombre puede padecer y morir”. La naturaleza divina nunca padecerá, la humana es capaz de sufrir. Pero una única persona, eterna, añadió a su condición inmutable otra histórica y temporal. La primera no absorbe a la segunda ni ésta disminuye a aquella.

Constantemente rebajando hacia lo humano, identificando lo divino sólo con ese orden, asegurará: “Ese aparente planteo contradictorio lo gana definitivamente el lenguaje que viene de la historia de Jesús, es decir Dios realmente padeció.”

No se da victoria alguna, al menos en el modo en que la ve Segundo, porque ambos lenguajes se mantienen sólidamente unidos, sin eliminarse el uno al otro. Segundo se está deslizando hacia un peligroso monofisismo, achatando lo divino a lo humano en Cristo, que será maravilloso, profético, de grandes valores, pero insuficiente para llegar al plano divino. [411]

Adentrándose ya en la exégesis de Calcedonia, avisa: “Tomaremos solamente parte del texto–lo que estimamos fundamental…”

También, de antemano, basado en su talante poco respetuoso de la totalidad, desconfía uno sobre quién sabe qué sablazos inferirá nuestro autor al texto, seleccionando lo que convenga con sus esquemas y descuidando lo que allí no cuadre.

Confirmamos nuestra sospecha, pues Segundo, al copiar el símbolo calcedoniano, se salteó, precisamente, lo que no cabe en sus coordenadas, o sea la otra fuente de conocimiento de lo divino, que viene ya desde antes del Jesús histórico: “Nacido del Padre antes de todos los siglos según la divinidad.” O sea: cuando no había todavía historia. “Y por nosotros y por nuestra salvación, nacido en los últimos tiempos (aquí aparece la historia) de María la Virgen, la madre de Dios, según la humanidad.”[412]

Se topa Segundo con frases que no escogió en su exégesis, pero, una vez más, se cuida de mencionar rasgos netamente divinos, jamás reductibles a la humanidad del hombre más excelso. En efecto, Calcedonia enseña: “El mismo perfecto en la divinidad y el mismo perfecto en la humanidad… semejante a nosotros en todo menos en el pecado.”[413] Lo destacado por nosotros en el texto conciliar ha sido escamoteado por Segundo a sus oyentes.

Finaliza, sin embargo, con una frase del todo correcta: “El que se llamó en la tierra Jesús existía en el cielo junto a Dios como dice el prólogo… de Juan: “En el principio era el Verbo y el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios.”

Otro de esos “islotes ortodoxos” dentro de un pulular de confusiones, que, por eso mismo, no está correctamente articulado con el grueso de sus tesis. Porque esa vida “en el cielo” no pudo ser percibida en la historia, como pretende el autor en su monofisismo gnoseológico: “Sólo por un camino, la historia de Jesús, se puede acceder a comprender su divinidad”.

¿“Las naturalezas” de Jesús o “la única histórica y humana”?

Una vez concluído su recorrido hermenéutico de los grandes concilios cristológicos, intenta una visión compendiada.

Así es como llega a esta sorprendente conclusión: “La única naturaleza experimentable de Jesús fue la humana. ¿Por qué? Porque sabemos, como dice Calcedonia, que “las dos naturalezas no se mezclan”. Entonces, lo visto, oído y transmitido por los testigos presenciales se refiere sólo a la humanidad de Jesús, a su naturaleza humana.”[414]

¡Bonita manera de “no mezclar”! Suprimiendo toda consideración de una de las dos naturalezas, claro que nunca se van a fusionar. Pero entonces no estamos ya más en Calcedonia, sino en una mistificación total de su mensaje. Porque la intención de los padres que definían la fe católica era, al revés, mantener la consideración de ambas naturalezas, pero evitando la confusión de las mismas, de modo que una u otra perdiera algo de sus características esenciales.

Aparte de que la naturaleza histórica de Jesús se abría constantemente hacia el horizonte superior y desconocido para la sola mente humana, no por antojo del hombre, sino con sólido fundamento razonable (no racionalista). Los milagros eran credenciales divinas de las autorevelaciones de Jesús y su relación de Hijo verdadero de Dios (a las cuales Segundo no se ha referido todavía, pese a que constan en los Evangelios.)

Fiel a sus preconceptos (que ya van siendo prejuicios), supone: “cabe suponer que la transfiguración narrada en Lucas, fue cosa sucedida después de la resurrección aunque contada antes.”[415]

En primer lugar, la transfiguración es referida por los tres Sinópticos y todos la sitúan muy concretamente antes de la muerte y resurrección. Hay, pues, un testimonio múltiple, ya que, si bien cada uno reviste el relato con los rasgos de sus propias visiones teológicas, coinciden, con todo, en lo esencial. Así Mateo y Marcos calculan puntualmente “seis días después” de la confesión de Pedro,[416] mientras que Lucas la ubica “ocho días después.”[417] El hecho es que los tres refieren el suceso como ocurrido una semana después del diálogo con Pedro.

Para la mirada de Segundo sobre la vida de Jesús “todo concuerda con el concepto de hombre que nosotros tenemos. No podemos decir que hay algo en la vida de Jesús que se salga de ese concepto.”[418]

Deja de lado que Jesús fue concebido virginalmente,[419] no menciona que a Jesús nadie lo puede acusar de pecado.[420]

Ve Segundo a “las dos naturalezas” en una inextricable pero real unidad personal. “De ahí, que yo pueda inferir de una naturaleza que veo, cómo es la otra que no veo.”[421]

Sólo que no se expide mucho en explicar el camino para “ver en lo visible lo invisible”. Porque se queda sólo en lo amoldable a cualquier inteligencia humana: valores apreciables por los hombres. Pero las afirmaciones de Jesús sobre sí mismo, imposibles de comprobar con los sentidos y la misma inteligencia, aunque señaladas por el mismo Dios con signos y milagros, de eso “mutis por el foro” en todas estas conferencias del jesuita uruguayo.

Segundo, como ya vimos, explica la “inseparabilidad” de las naturalezas en Cristo por “reducción” a lo observable en Jesús hombre. Lo propiamente divino cayó en el olvido. Dios no ilumina más a Jesucristo, sino que Jesucristo esclarece a Dios. Es el modo más simplista y racionalista para evitar la mezcla: silenciar del todo los atributos propiamente divinos, omitirlos, porque tenerlos presentes traería problemas a una intelección meramente humana, alejada del misterio.

Esto supone el menosprecio total de la revelación. Todo queda (demasiado) al alcance de cualquier inteligencia mediana. Jesús aparece sólo como un gran benefactor del hombre (hasta la muerte generosa) y “eso” es ser Dios. No lo es por sus caracteres infinitos, dimanantes de la otra naturaleza, la divina, sino por la “importancia” de validez absoluta, que cualquier “fe antropológica”, aún la supuesta en todo ateo declarado, le atribuye a esos valores.

Parece que es prestarle muy poca lógica a los ateos con que se quiere congraciar Segundo. Porque se les estaría diciendo: “Ustedes no admiten a Dios, pero, si se entusiasman con “los valores de Jesús” dejarán de ser ateos, porque esos ideales ‘son Dios.’”

Creo que con todo derecho podría replicar el interlocutor: “¡No, señor! Yo sigo siendo ateo, por más que admire la espléndida humanidad de Jesús, tal como elogio la de Sócrates, Buda o Zaratustra.”[422] ¿Qué diríamos los cristianos, si simpáticos camaradas de otras religiones nos consideraran como “shintoístas anónimos” o “musulmanes que se desconocen”? Sí que admitiríamos todo lo que nos une: valores, meditación, oración, un único Dios –con los islámicos– etc. Pero en conciencia deberíamos agregar que, no por mérito propio ni especial inteligencia o sagacidad, gozamos de dones y revelaciones de las que ellos están privados.

Permaneciendo en su curiosa forma de entender el dogma de Calcedonia, ve Segundo que “todas las expresiones sobre Jesús están unidas, no pueden separarse. Si no pueden separarse y yo no tengo facultades intelectuales divinas para captar lo de Dios, significa que en realidad no me queda más que una vía de acceso a Dios: la vía natural humana, la… que aparece con Jesús visible.”[423]

Las expresiones sobre Jesús no pueden separarse en virtud de la única persona, que las une, pero sí que han de ser consideradas “indivisamente”, sin mezcla. De modo que no es lícito afirmar que “la divinidad tiene hambre, suda, muere”, como tampoco: “la humanidad es eterna”. En cambio es totalmente consonante con la fe de Calcedonia sostener que “Jesucristo, como hombre, padece todo lo humano y como Dios goza de todo lo divino.”

En sintonía ahora con H. Küng, admite Segundo que “los cristianos judíos que adherían a Jesús, tenian que cambiar su idea de Dios, porque la idea anterior de Dios que manejaban no les alcanzaba para decir “Jesús es Dios” ya que Jesús les manifestaba un Dios diferente al que ellos habían formado en su cabeza.”[424]

Disentimos tanto con el escritor suizo como con el uruguayo. Porque los judíos que admitían a Jesús no abandonaban lo que ya sabían de Dios y no porque se hubieran “formado en su cabeza” tal idea, sino porque la recibieron por la manifestación histórica del propio Dios. Incorporaron, eso sí, la nueva y última noticia, desconocida por ellos, pero integrable con lo ya admitido y que Cristo les entregó. “En tiempos antiguos Dios habló a nuestros padres muchas veces y de muchas maneras por medio de los profetas. Ahora, en estos últimos tiempos, nos ha hablado por su Hijo, mediante el cual creó los mundos y al cual ha hecho heredero de todas las cosas.”[425] Este profundísimo documento se encargará precisamente de leer en las antiguas Escrituras todo lo que ya anunciaba a Cristo, a la vez que señalará lo nuevo, que ha llegado con El. Una cosa no se opone a la otra. Se mantiene lo antiguo, en su valor perenne, y se lo articula con lo nuevo e inaudito hasta ese momento.

Reparemos, de paso, si por la sola historia de Jesús habríamos podido sospechar que “por El fueron creados los mundos”, con anterioridad a toda historia. Lo sabemos sólo por fe en las revelaciones del mismo Jesús sobre sí mismo, que nadie pudo constatar, si no es de forma indirecta, por los milagros, que rubricaban sus palabras inauditas.

Pasa nuestro autor a formular una crítica al concepto de “naturaleza” empleado por Calcedonia, porque provendría de la filosofía griega, para la cual sería algo inmóvil. Dicho pensamiento helénico estaría enfocando, más bien, la naturaleza de las cosas (fija, quieta, inmóvil, siempre idéntica), y no tanto a las personas, libres, dinámicas.

Toda la disertación es confusa. Primero, porque la filosofía griega era muy consciente de la diferencia de naturaleza entre lo inerte, o viviente inferior, y el hombre. Las “éticas” de Aristóteles reflexionan sobre el hombre libre y no sobre las costumbres de las abejas. Después, porque por más que goce el hombre de libre albedrío, sigue estando sujeto a férreas leyes naturales, como la de la gravedad. Su inteligencia no puede comprender nada que no haya pasado antes por sus sentidos, por poner sólo algunos ejemplos.

Pero, en medio de sus excesos, Segundo se ve presionado a ponerse acotaciones a sí mismo: “El hombre sigue siendo hombre a través de las distintas orientaciones… Nunca saldrá de su condición de hombre”.

Ahora bien, no se ve qué diferencia haya en tales anotaciones con la consideración “griega” de la naturaleza, empleada por Calcedonia.

Trasladando a Dios sus descripciones sobre el hombre y su naturaleza histórica, libre y no estática, dirá que El “dispone con absoluta libertad de todo el ser. Es decir no tiene límites fijos, su naturaleza puede realizarse como él quiere. Eso es lo que los griegos no concebían. Por eso le daban a Dios algo parecido a lo que le daban a la naturaleza de una piedra, algo fijo, Dios era un ‘motor inmóvil.’”[426]

Ante todo, que alguien me muestre una “piedra-motor”. Segundo se queda con el adjetivo “inmóvil”, pero deja de lado todo el dinamismo, que desencadena un “motor”. No se contradicen ambas, porque “motor” indica la fuente de todo lo creado por Dios, mientras que “inmóvil” apunta a su característica, según la cual, moviendo todo lo demás, él permanece incambiado. Como en el caso, tantas veces ya recordado, del sol que alumbra sin ser iluminado.

Por otro lado, es falso que Dios goce de una libertad alocada. [427] El no puede salirse de precisas características exigidas por su naturaleza. Nunca podrá producir un círculo cuadrado, ni logrará que 2 + 3 resulte en 6. Lo cual no significa ponerle límites, sino concebir su ilimitada libertad infinita fuera de lo absurdo. Por eso es, con toda justeza, “motor inmóvil”. Si al actuar como las criaturas pasara de la potencia al acto, en un mínimo aspecto, dejaría de ser Dios, porque es inmutable, como lo percibió sabiamente Aristóteles, lo atestigua la Biblia[428] y lo definió el Vaticano I. [429]

Coloca Segundo la diferencia entre Dios y nosotros en que sólo limitadamente podemos imponer valores. Dios, en cambio, determinaría su naturaleza por su infinita libertad, por lo tanto, si queremos conocer a Dios, tenemos que hacerlo por su historia, por lo que quiso ser.

Lenguaje bastante oscuro. Dios no quiere libremente ser infinito, lo es por necesidad de su naturaleza. No lo podemos conocer sólo por su intervención en la historia. Así, Jesús reveló que él existía antes que Abraham.[430] Eso no podemos avizorarlo desde la historia. Lo admitimos, fundados en la honestidad y credenciales divinas, con que Cristo nos descubre los secretos de su vida “antes de que el mundo fuera.”[431]

Desdeñando lo exclusivamente divino en Dios, Segundo afirma: “Si nos empeñamos en profundizar su infinitud (o sea que El dispone de toda la realidad) vamos a perdernos sin llegar a lo más importante de El porque no nos habríamos fijado en lo que él libremente dispuso que fuera su infinitud… En la medida que queremos conocer a Dios, la historia es más importante que la naturaleza.”[432]

No hay algo más importante como acceder a Dios, de las dos formas compatibles con su ser, con lo que es, sin poder dejar de serlo y lo que quiso ser. Lo segundo nunca nunca podrá contradecir a lo primero. Su misma historia está condicionada por lo que es: operari sequitur esse, o sea, El obrar sigue al ser. Por eso se dan en El manifestaciones humanas y divinas, antropológicas y teándricas.[433] El, en su historia, nunca ruega para realizar sus milagros, como lo hacían los profetas y practicarán después los Apóstoles. El autónomamente dispone de su poder sobrehumano. El afirmó de sí mismo una vida previa a su historia, como acabamos de mostrar.

Prosigue en su extraña filosofía: “La palabra “naturaleza” con respecto a Dios es un término casi vacío, sólo nos dice que la divinidad dispone del ser, nada más. Pero ¿cómo dispone del ser? ¿cómo se realiza?¿cómo es su naturaleza? Para eso no nos queda otro camino que recurrir a la libertad divina expresada en lo que El quiso ser, y a eso llegamos conociendo su historia, su creación primero, su encarnación luego, con su vida, muerte y resurrección.”[434]

¿Disponer del ser le parece poco a Segundo? Eso es el fundamento de la esperanza para el Israel derrotado y cautivo: “Óyeme, Israel… Yo soy el único Dios, Yo soy el primero y el último, con mi mano afirmé la tierra, con mi mano extendí el cielo; en cuanto pronuncié su nombre empezaron a existir.”[435]

Se da, pues, una estrecha vinculación entre el Dios anterior a la historia (su poder inigualable en la creación) y la aplicación de toda esa potencia para liberar a su pueblo elegido de una situación agobiante.

¿Cómo dispone del ser? Creándolo, antes de que se desarrolle su historia, estableciendo la necesaria distinción entre el ser necesario y el contingente, para que nadie se crea más de la cuenta, ni el Faraón, Nabucodonosor o Senaquerib. Constituyendo la naturaleza y leyes, a las que el universo está sometido. Ya eso es fundamental, en fin, para que ninguna historia –ni la de Cristo, en lo que tiene de solamente humano– pretenda igualarse al eterno (que también lo era el “Verbo” antes de su encarnación y lo seguirá siendo). El mismo Jesús, en cuanto hombre, se sometió a su Padre (nunca encarnado): “Hágase tu voluntad y no la mía.” [436]

Pretendiendo iluminar sus elucubraciones con un ejemplo, expone: “Artigas es conocido a través de su historia, no de su naturaleza.”[437]

No es exacto, ya que tenemos acceso al héroe tanto por su historia como por su naturaleza. Porque, si por naturaleza no hubiera sido libre, jamás habría podido expresar: “Con libertad ni ofendo ni temo”. ¿De dónde extrajo su noción de libertad, sólo durante el “éxodo del pueblo oriental”, o ya la percibió por su condición humana?

Descalificando siempre la “otra vía” para conocer a Dios en Cristo, piensa que por su naturaleza “no tenemos de Dios sino un conocimiento mínimo.”[438]

No es así. El autor lo relativiza todo a favor de la historia. ¿Pero qué ser de la mera historia murió para redimir a toda la humanidad del pecado, qué personaje pudo declarar haber existido antes que los siglos?

“Entonces –redondea su pensamiento– la palabra naturaleza para Calcedonia, no significa lo mismo cuando se refiere al hombre y cuando se refiere a Dios.”[439]

Eso depende. No es lo mismo, debido a la diferencia abismal entre Dios y el hombre.[440] Pero hay muchas similitudes. Ni Dios ni el hombre podrán actuar independientemente de sus respectivas naturalezas. Ahí radica, justamente, la explicación de la encarnación: el Dios impasible no podía morir. Para volverse capaz de ello se anexa la naturaleza mortal. Dios no puede engañar. El no razona, todo lo ve intuitivamente, sin pasar de potencia al acto, en su ser simplicísimo. Es imposible que peque, no le está consentido “echarse una cana al aire”, porque se siente cansado y aburrido de ser tan perfecto. El hombre, en cambio, es limitado, sometido al tiempo y al espacio, no está presente en todas partes…

Por lo tanto, “naturaleza” referida a Dios, no puede limitarse a los valores cultivados por el Jesús histórico. Tales como los concibe Segundo los puede realizar cualquier hombre honesto.

El alcance prehistórico, eterno, creador y trascendente al tiempo (salvación perfecta al “fin del mundo”) se encuentra enraizado en la historia, pero la precede y va mucho más allá de ella: “No habrá noche… ni luz del sol, porque Dios el Señor les dará luz y ellos reinarán por los siglos.” [441]

Recapitulaciones finales de una tortuosa cavilación

Volviendo a su manida teoría sobre qué término ilumina al otro en la frase “Jesús es Dios”, después de lo incompletamente extraído de los concilios, cree comprobar Segundo: “Tendemos a pensar que al aplicar el concepto de divinidad a Jesús, su naturaleza humana queda modificada… ya no es igual a la que todos tenemos…”[442]

Pareciera oportuno aclarar que su condición humana en nada difiere de la nuestra, en cuanto fue ideada y plasmada por Dios en Adán. Pero sí que se dan en el hombre concreto Jesús, desemejanzas notables, que no afectando a su ser humano, lo singularizan en su historia, aún en cuanto hombre. Porque es “semejante a nosotros en todo, menos en el pecado.”[443] Ya recordamos que Jesús no tuvo padre humano. El es “hombre perfecto”, pero no común. Sólo El resucitó al tercer día. Únicamente El juzgará a vivos y muertos.[444]

Buscando apoyos bíblicos para el discernimiento de lo divino sólo a través de la historia, se apoyará en Exodo 3,14,interpretando el “Yo soy”, como nombre que Dios se da a sí mismo, en el sentido de “Yo soy como ustedes lo irán viendo a lo largo de la historia.”[445]

Es muy controvertido el sentido de Exodo 3,14. Tanto que la Bible de Jérusalem, en sus primeras ediciones, ofrecía una explicación similar a la que brinda aquí Segundo, pero al salir a la luz en 1974, asumió lo esencial de los concienzudos estudios sobre este asunto, realizados por R. De Vaux.[446] Por lo cual explica ahora: “Hay que ver allí ciertamente al verbo “ser” bajo una forma arcaica… En cuanto a su interpretación, la palabra está explicada en el v. 14, que es una edición antigua de la misma tradición… “Yo soy lo que soy” significaría que Dios no quiere aquí revelar su nombre (suposición de Segundo), pero precisamente, Dios da aquí su nombre que, según la concepción semítica, debe definirlo en alguna manera. Pero el hebreo puede traducirse literalmente “Yo soy el que soy”; justamente así lo han comprendido los traductores de la Setenta: Egó eimí ho ón. Dios es el único verdaderamente existente. Esto significa que El es trascendente y permanece en el misterio para el hombre y también que El actúa en la historia de su pueblo y en la historia humana que El dirige a un fin.”

Nos encontramos con una “aclaración” de los redactores,[447] que más bien oscurece la situación, porque trasladan “lo infinito e ilimitado” a la misma condición humana, “la actitud final del hombre.”

Puede ser, pero ese “misterio” del que ya daba cuenta la filosofía tradicional (el individuo es inefable), es incomparable con el abismo inabarcable de Dios. Bien dicen, pues, que “ese insondable yo es reflejo de lo divino”. Pero, si es así, también se ha de destacar que “un reflejo” es palidísima imagen de la misma luz y que no se encuentra en el mismo nivel.

“Dios es eso –concluye Segundo– lo absoluto de la realidad. Dios está dicho en la absolutez que contiene la realidad de la vida histórica de Jesús.” [448]

En pura lógica: nosotros somos Dios, si lo absoluto es lo humano de Jesús y El es tan humano como nosostros. El achatamiento no puede ser mayor.

Por nuestra parte no negaremos que Jesús es hombre al igual que nosotros, pero tampoco ocultaremos que está unido a un ámbito personal superior, que lo conecta en unión personal (sin negar su humanidad) con lo propiamente divino, para nada parangonable a “lo absoluto de los valores.”

Una vez más: es muy cómodo manejar “la distinción de naturalezas”, relegando la consideración de una de ellas (la divina). Son tan distintas, que sólo me ocupo de la que está más a mi alcance, declarando prácticamente inoperante (si no inexistente) a la divina. Estamos ante un reduccionismo antropológico muy poco respetuoso de los textos, tradición e interpretación constante del magisterio eclesial.

¿Diálogo con los ateos o rendición a sus posturas?

Intenta demostrar finalmente cómo sus anteriores disquisiciones pueden ser admitidas hasta por los ateos. Porque el rechazo, que ellos oponen a Dios se referiría a una idea de Dios mal constituida. “Hay muchos llamados dioses que no existen: Júpiter no existe, Marte no existe…” [449]

Pero… ¿no existe el Dios asequible por la inteligencia, tal como lo admite Pablo? ¿Es totalmente vano, lo que hemos recibido sobre su ser y actuar, por parte del mismo Dios revelador?

“Jesús –reincide nuestro autor– no tiene un ser inaccesible, impasible, omnisciente, por encima de todas las criaturas, satisfecho de sí mismo, absolutamente indiferente…”[450]

Con algunos matices aceptables, esto es sencillamente falso, porque si el Verbo hecho carne es el mismo que existía antes del comienzo del mundo y “por el cual fueron hechas todas las cosas,”[451] es impasible, omnisciente, por encima de todas las criaturas, satisfecho de sí mismo, pero no “absolutamente indiferente.” Porque tanta perfección quiso ser comunicada, sin que por ello quede afectada su inmutabilidad, como enseña Santiago: “Todo regalo bueno y todo don perfecto viene de arriba, descendiendo del Padre de las luces (aquí se apunta la benevolencia de Dios), en el cual no hay cambio ni sombra de variación (las dádivas no empobrecen un ápice al benfactor, es inmutable: Santiago 1,17-18)”. Todo lo cual es aplicable al Verbo, por el cual fueron hechas todas las cosas.

Simpatizando con los ateos, escandalizados con lo que pueden haber leído en el Antiguo Testamento sobre un Dios vengativo, opina que tales aspectos tampoco podrían “llenar el concepto de Dios.”[452]

No atiende a que el mismo Jesús histórico apuntó el modo provisorio y temporal de aquel modo de actuar de Dios para con su pueblo y las naciones vecinas. Como ya lo presentía el autor de la Sabiduría:[453] “Hubieras podido… aniquilarlos en un solo instante… sin embargo, para darles oportunidad de arrepentirse, los castigaste poco a poco… ¿Quién podrá pedirte cuentas de lo que haces u oponerse a tu sentencia?”

Parece que en el Uruguay, algunos católicos se han atrevido a tomarle lección al Dios del Antiguo Testamento, que sería inútil, cuando no contraproducente, para brindarnos noticias sobre su naturaleza y persona.

Por otro lado, ¿no brinda el Antiguo Testamento datos sobre Dios totalmente asumidos por Jesús? El Dios de Abraham, Isaac y Jacob, de vivos y no de muertos, que inspiró las Escrituras, que dan testimonio del mismo Jesús, que mandó amarlo a él y al prójimo, etc. etc. etc. ?

Es, por ende, una exageración inconsistente la suposición que sigue: “Si han llenado la idea de Dios con el Antiguo Testamento sin tener en cuenta el concepto de Dios al que se llega con la historia de Jesús, puede ser que por obligación moral tengan los ateos que negar la existencia de un Dios así entendido. Aunque no estuvieran de antemano predispuestos a negar que Jesús sea Dios, deberían hacerlo al partir de un pre-concepto falsificado sobre la divinidad.”[454]

Pide Segundo algo imposible y absurdo, porque de ninguna manera podría nadie haber llegado a la historia de Jesús, salteándose el Antiguo Testamento. Y en el caso que adhirieran a “los valores de Jesús”, selectivamente agrupados, dejando de lado su convicción sobre el Dios revelado ya antes que El, habrían escogido a un Jesús mutilado, incompleto, falso por ende. Por lo cual, no les asiste a los ateos “obligación moral” alguna para tal háiresishairéo: elijo; de ahí: háiresis o sea, herejía; aíslo un aspecto de mi agrado, sepultando en el olvido, cuando no en la repulsa, todo lo demás– que miraría con aprensión a las manifestaciones de Dios en la historia de Israel. No otra fue la postura de Marción, denigrador del Antiguo Testamento. Los nazis la reeditaron. [455]

Acude a Gaudium et Spes 19 para explicar cómo muchos ateos no admiten que Jesús es Dios, porque ven que los cristianos ponen en sus vidas valores diferentes a las cosas de Jesús. [456]

El Concilio no dice sólo eso, ya que admite la culpabilidad de los cristianos, pero por su “descuido de la educación religiosa y la exposición inadecuada de la doctrina, o incluso con los defectos de su vida religiosa, moral y social, han velado, más bien que revelado el genuino rostro de Dios y de la religión”.

En consecuencia: una cosa y la otra. No sólo descuido de valores, sino también falsificación de la doctrina, cosa de la que no se cuida mucho Segundo. Pues, ¿de qué vale una aceptación “simpática” de Jesús en cuanto leader social intachable, filántropo eximio y socorro de los pobres, si eso también lo fueron Elías, Eliseo, Amós, Gandhi? Tal reductivismo no presenta a Jesús, sino algunas de sus facetas y no las distintivas y únicas de su persona divina hecha carne.

Así es como da el espaldarazo de “cristiano auténtico” al comunista, ateo declarado, Machovec, porque escribió extasiado: “Cuando Pedro frente al sepulcro vacío, creyó que Jesús era todavía el vencedor sobre la muerte por sus valores, fue uno de los más importantes, si no el más importante momento de la historia de la humanidad.”[457]

Así interpretado, sería el momento más confuso de la historia, porque también Platón, ante la mortal cicuta que eliminó a Sócrates, creyó que los valores de su eximio maestro vencerían a la muerte, por lo cual se propuso “inmortalizar” su enseñanza, que ¿quién puede negarlo? prosigue su camino esclarecedor a través de los siglos. En fin, algo grande, no hay vuelta. Pero, si a eso es reducido Cristo, no cabe otro comentario, que el de María Magdalena: “Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.”[458]

Se da por descontado que se apreciará esa consideración que un ateo le tributa a Cristo. Puede ser un primer paso para un diálogo fecundo, tal como valoramos la alta estima que Mahoma y sus muslimes tributan a Jesús y a su Madre Virgen.[459] Pero todavía falta mucho para un encuentro cabal con el Jesús entero, no parcializado.

Aplica Segundo al comunista Machovec sus distinciones sobre el Dios de la filosofía o de la Biblia anterior a Jesús, justificando su ateísmo y aplaudiendo la absolutez de los valores reconocidos por el filósofo checo en Jesús. No sería, pues, en verdad ateo.

Esto funcionará sólo dentro del total desbarajuste al que Segundo ha sometido a la filosofía y el Antiguo Testamento.

Ante un “filósofo” ateo el primer paso consiste en discutir su misma filosofía, iniciándolo después en la teología fundamental, pero nunca presentarle miembros descoyuntados, que no son la persona íntegra de Jesús.

La emprende después contra los cristianos inconscientes, que admiten teóricamente: “Jesús es Dios”, pero lo desmienten después, renegando de los “valores de Jesús.”

Sí que son reprensibles en su incoherencia, pero no por lo verdadero de su confesión de fe, que es ya un puente eficaz, que puede llevarlos a la conversión. Reprochar su incoherencia a alguien que admite a Jesús en sus convicciones es más fácil que empezar de cero con un agnóstico o ateo. Ya hemos recordado que “los demonios creen pero tiemblan.”[460] Por lo tanto, es importantísima la recta fe, de lo contrario, no tendrían motivo para estremecerse de pánico los demonios.

Vuelve a cruzar estocadas con Hans Küng y con todo aquel que afirme que “Dios está por encima de todos los conflictos de los hombres”.

Por no poner por obra “los valores de Jesús” son reprobables en su incoherencia moral, pero no por lo que sostienen, ya que, en un cierto sentido, Dios no se ve afectado por los conflictos y pecados de los hombres. Repasemos Job 35,6-8.

“Dios no hace morir a ninguno –recalca Segundo– ni hace sufrir a nadie ni mantiene a la gente en la pobreza.” [461]

Toda la Biblia protesta contra semejante simplismo. Dios puso a prueba a su pueblo durante 40 años en la dura travesía del desierto.[462] Santiago declara dichoso al hombre que “soporta la prueba con fortaleza.” (Santiago 1,12) Dios permitió que Satanás probara duramente a Job. (Job 1,12; 2,6) El “siervo sufriente” es probado (Isaías 53,3-4. 7. 10-12). Cristo mismo fue probado (Juan 12,27-28; Lucas 22,40. 43; Hebreos   5,8-10) y tentado por el demonio. (Mateo 4,1-11)

Recuerda justamente Segundo que “Jesús puso en el concepto de Dios: su amor por los que sufrían…”[463]

Pero la pregunta es si ya en el Antiguo Testamento no aparecía Dios con tal prerrogativa. Además ¿sólo esos valores vio Jesús en Dios? ¿Qué decir, entonces, del Dios-juez final, que amonesta: “No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; teman más bien al que puede perder el alma y el cuerpo en la Gehena”? (Mateo 10,28)

Amonesta que “no debería bastarnos con que se proclame la fórmula “Jesús es Dios”, o se tomen actitudes externas correspondientes a esa proclamación como es ir a la Iglesia o recibir los sacramentos.”[464]

Sin olvidar que sería también conveniente avisar respecto a una actitud muy corriente, que se suele traducir así: “Yo ya me encuentro con Cristo en el pobre. ¿Para qué, entonces, ir a Misa?”

Una vez más: una cosa Y la otra, porque Jesús también ordenó “Hagan esto –su Eucaristía– en memoria mía.”[465]

Asegura que “en nuestras charlas analizamos el concepto de Dios y nos esforzamos en ahondar en el significado de la frase ‘Jesús es Dios.’”[466] En verdad, lo que menos hizo ha sido analizar y profundizar en tales temas tan trascendentes. Más bien ha evaporado, como siendo de poca monta, lo propio y exclusivo de la naturaleza divina.

Aplanando al máximo a su Jesús, impondrá este “broche de oro” (¿o de plomo?) a sus disquisiciones: “Jesús es perfecto hombre, no entiende lo que le ocurre, no entiende su propia historia pero siempre decidido a permanecer fiel a los valores por los cuales ha vivido, ha luchado y muere.”[467]

He ahí a “un” Jesús equiparable a Artigas o Bolívar, hasta por debajo de muchos profetas.

Totalmente en contra, sostenemos que Jesús entendía, comprendía perfectamente lo que le ocurría, tanto que los anuncios de su pasión y resurrección constituyen la espina dorsal de la segunda parte en los Sinópticos. El predijo que “cielo y tierra pasarán, pero no sus palabras”[468] supo de antemano la traición de Judas y contra las tozudas resistencias de Pedro, predijo sus cobardes negaciones.

Complemento a la devastación

A tales ruinas dejadas atrás en su paseo por la Biblia y los primeros concilios, añade un “complemento”, con la pretensión de detenerse con mayor cuidado en las construcciones “poéticas”, que se refieren a Cristo Dios: sobre todo el Prólogo de Juan[469] y el himno de Filipenses 2,5 ss.

Nos encontramos con un uso incorrecto de la “comunicación de lenguajes” (si bien seguido, después, de su expresión exacta). Dice, en efecto, nuestro autor: “Ya hemos visto en los concilios, cómo los atributos de Jesús entran en la divinidad y entonces, de la persona divina que es el Verbo, empiezan a decirse cosas que corresponden a la creatura.”[470]

Nada humano (que no sea analógicamente: con su semejanza y disimilitud) puede decirse directamente “de la divinidad”, si no es por mediación de la persona divina. Por lo tanto, los atributos de Jesús hombre no “entran en la divinidad”, so pena de caer en contradicciones. Así, no es lícito decir: “La divinidad suda”, sino “la Persona divina en cuanto hombre suda, tiene hambre, etc. “. Corrige Segundo, cuando agrega: “entonces, de la persona divina que es el Verbo empiezan a decirse cosas que corresponden a la creatura”. Sólo que, si es así, está de más la frase anterior.

Permaneciendo en un uso ambiguo del vocabulario, afirma: “¿Ven cómo los atributos que salen de la historia de Jesús entran en Dios y hay que decir del Verbo de Dios (de Dios mismo) lo que se dice de Jesús? Así como se dijo de Jesús llegó a ser y en esa línea se afirmó que tuvo madre, que padeció, lo mismo corresponde ahora decir de Dios: llegó a ser, nació de María, padeció. O sea, la naturaleza divina como que se coloca entre paréntesis para que a Dios le lleguen las cosas que surgen de la historia humana de Jesús.” [471]

No se puede decir simplemente que “Dios tuvo madre”, sino: “Jesús, persona divina, se unió a la carne, en María, por lo cual ella es Madre del que es Dios, pero no engendró aquello por lo cual es Dios, a saber su naturaleza divina, anterior a su madre”. “Al entrar al mundo dijo a Dios… me has dado un cuerpo.”[472] El Verbo, pues, aún antes de ser hijo de María, dialoga con su Padre sobre lo que va a asumir.

En la misma línea, abundará: “el Verbo puso entre nuestras carpas la suya, como para acentuar hasta qué punto Dios se deja penetrar por los atributos que surgen de la vida histórica de Jesús”[473].

Dios no se deja penetrar por nada creado. Sólo a través de su carne asumida puede ser caracterizado por cualidades humanas, tanto que ningún mero hombre podría ser calificado de “lleno de gracia y de verdad” (Juan 1,14), si no fuera por encontrarse unido hipostáticamente a la divinidad.

Expone que “es el acto de fe del hombre el que hace posible la frase Jesús es Dios.”[474]

Acto de fe que se apoya en signos objetivos y no es sólo producto de un fideísmo. “Manifestó su gloria (con el primer milagro de las bodas de Caná) y creyeron sus discípulos en él.”[475] No sólo porque se compadeció de una pareja en apuros, sino por el modo divino en que lo hizo, cambiando el agua en vino.

“Lo que Dios tiene como gloria suya no son poderes –exagera– en medio de rayos y milagros como podríamos imaginar.”[476]

Eso depende de su libérrima disposición. Porque dio a conocer su gloria en medio de relámpagos y portentos en el Sinaí,[477] pero allí mismo (el Horeb: otro nombre del mismo monte) omitió tales estruendos, para insinuarse en una “suave brisa” ante Elías.[478] Reeditó los fenómenos cósmicos en Pentecostés.[479] Y, además, acabamos de hacer memoria del primer “milagro” con que manifestó justamente su gloria.[480]

Aportando otros datos sobre esta “gloria humillada”, que no negaremos, teniendo en cuenta la “encarnación” y el anonadamiento (o sea, kénosis), del que hablará Pablo, creemos, con todo, que no ofrece todos los detalles de la situación, cuando afirma: “en esa actitud tan extraña del maestro que lava los pies a sus discípulos, del maestro vuelto servidor, comprueban ellos el significado del amor que pasa todos los límites.”[481]

De acuerdo, con tal de no silenciar el resto del texto, que da a entender cómo tal servicio es el de un “Señor”, porque no se pliega a las protestas de falsa humildad en Pedro, advirtiéndolo de que, si no se deja lavar, “no tendrá parte” con El.[482]

“Ahora es glorificado el hijo del hombre… Ha sido glorificado, es decir tiene la gloria que le corresponde como Dios, otra vez una gloria que no está en truenos y relámpagos sino precisamente por ser amante.”[483]

La gloria (según todo el contexto: Juan 13,31-32) se muestra en que, por medio de Judas, que se ha retirado, para culminar la entrega traidora de su Maestro, el Hijo cumplirá la voluntad de su Padre, amando, claro está, pero avizorando asimismo, que falta todavía algo: “Y si el Hijo del hombre muestra la gloria de Dios, también Dios mostrará la gloria de El y lo hará pronto” (Juan 13,32). Es una clara referencia a la resurrección, porque, como ya se reiteró una y mil veces, también “amó” Juan Bautista, pero la resurrección, antes del fin de la historia, sólo le competía al Hijo de Dios (y por privilegio exclusivo a su Madre Santísima).

Pregunta Segundo, dónde es que “vieron su gloria” los discípulos (como lo indica Juan 1,14), respondiendo: en el lavatorio de los pies, en las cosas que parecen más contrarias a lo que alguien diría que es la gloria o la majestad de Dios.

Ya se anticipó que expresamente se consigna cómo comenzaron a contemplar “su gloria” en el portentoso signo de Caná, que es calificado como “el primero” de todos, lo cual significa que fueron introduciéndose en la admiración de su gloria en los signos que seguirían.

Ya para la revelación provisoria del Antiguo Testamento no había contradicción alguna entre la gloria de Dios en el Sinaí, en la nube compañera del pueblo por el desierto, en la que se apoderó del templo de Jerusalén,[484] por un lado, y el socorro amoroso que El brindaba a huérfanos y viudas, por el otro.

En un último intento de nivelación, se fija Segundo en la respuesta de Jesús: “Felipe, quien me ve está viendo al Padre.” No se puede ver otra cosa en el Padre que lo que ya se ve en Jesús. La historia a la que ellos asisten muestra todo lo que se puede pensar del Padre y de su gloria.

Sólo que ese todo está radicalmente disminuído por Segundo. Para él, Jesús es un admirable benefactor de la humanidad, agitada por conflictos socio-religiosos, que se da generosamente a la muerte por causa de los menesterosos. “Eso” (en su hermenéutica) es ser Dios, porque tales valores serían “absolutos.”

Para Juan, en cambio, ¿en qué consiste ese todo? En un hombre, por cierto, que tuvo sed, murió, pero que además dijo que El era antes que Abraham fuese,[485] que habló de la gloria que tuvo junto al Padre, antes de que el mundo fuese,[486] que se declaró a sí mismo “uno con el Padre”[487] que desafió a quien pretendiera acusarlo de pecador,[488] que usó para sí el título divino “Yo soy”.

Por otra parte, como explica I. de La Potterie: “La vista corporal representa en estos textos uno de los numerosos casos en que un término joánico debe ser comprendido simultáneamente sobre el plano de la experiencia sensible y sobre el de las realidades espirituales. Los verbos de visión no designan ya más simplemente una percepción material, sino una visión cada vez más trascendente, que no es posible sino en la fe, aquella fe para la cual el acontecimiento es un signo; ella hace descubrir progresivamente, en el hombre Jesús el misterio de su misión, es decir toda su obra de revelación y de salvación, y, en esta obra, el misterio mismo de su persona… Lo que es notable en estos textos, es que desarrollan todo el abanico posible de los sentidos de theoréin (ver), de la simple “vista atenta” exterior, a la plena visión de fe. [489] Observando a Jesús, sus signos o sus obras, los hombres descubren progresivamente en él al taumaturgo, al profeta, al Hijo del hombre, al Hijo del Padre mismo. Llegada a esa cumbre, la “vista” de Jesús se convierte en una visión espiritual de su gloria. Pero nunca esta visión trascendente está separada de la vista sensible del Verbo hecho carne.”[490]

Percibimos qué diferencia epistemológica descubre este gran exegeta, comparada con los análisis a flor de tierra de Segundo. “Fido es humano, porque yo lo quiero como a un amigo”. “Jesús ilumina a Dios”, reduciendo la divinidad a pura humanidad (amor, solidaridad), proclamada como “valor absoluto”.

Para la exégesis seria (de La Potterie y tantos otros), la experiencia meramente histórica se interna cada vez más profundamente en los abismos o se eleva a las cimas divinas, sin dejar abandonada la “vista sensible del Verbo encarnado”.

Si se ha de presentar a Jesús para ateos, téngase en cuenta una gradual aproximación. Hábleseles de los prolegómenos de teología fundamental. No se los introduzca en el corazón mismo del misterio. De lo contrario se obtendrá sólo un producto aguachento, que a nadie dejará conforme: ni a los creyentes, que no reconocerán a ese Cristo roto, ni tampoco a los ateos, que bien podrían responder como el “benévolo comisario comunista”, que finge (con fundamento en la realidad) H. U. von Balthasar en diálogo con un “camarada cristiano”:

“El comisario: ¿Y con esa palabrería difusa pensáis colaborar en la construcción del mundo?

El Cristiano (juega su última carta): ¡Tenemos a Teilhard de Chardin! ¡En Polonia produce ya impresión!

El comisario: eso también lo tenemos nosotros y no necesitamos adquirirlo de vosotros. Sólo que tenéis que tirar a la calle todos esos cachivaches místicos que no tienen nada que ver con la ciencia.”[491]

Encarándose, por fin, con el himno recogido por Pablo en Filipenses 2,5 ss. , opina que Cristo, al encarnarse, “tuvo que vaciar su forma divina para tener la forma de siervo.”

No dice tal cosa el texto, que expresa: “no retuvo ávidamente existir igualmente (en manera igual) a Dios”. No se puede traducir, como lo hace Segundo: “ser igual a la divinidad”. Porque no tenemos un adjetivo (ísos)[492], sino un adverbio (ísa). No se refiere, pues, a la persona misma o a su naturaleza, de la que se despojaría, sino al “modo de existir” que le compete a Dios. Continúa siendo Dios, pero renuncia a que lo consideren y traten como tal. No se puede renunciar al propio ser (morfé), pero sí a un derecho anejo a él. “No se trata –explica muy bien San Lyonnet– de la igualdad de naturaleza, exigida por la condición divina y de la que Cristo no podía despojarse, sino de una dignidad manifestada y reconocida, que Jesús hubiera podido exigir aún en su existencia terrena.”[493]

“Dios, entonces –sigue Segundo– se despojó de la forma divina que nosotros le habríamos otorgado partiendo de nuestra idea sobre Dios (una forma eterna, infinita, inmutable, incompatible y opuesta al tiempo, al límite, al cambio) y elige, opta por una forma perfectamente compatible con lo limitado y lo mutable tal como es nuestra condición humana.”

En primer lugar es demasiado impreciso el modo de expresarse de Segundo, ya que no es “Dios”, quien se despoja de su divinidad, sino una persona concreta en Dios: Jesucristo en su preexistencia eterna. Dado que a ése, que se sometió a tal abajamiento, “Dios” (o sea otra “persona” en la divinidad), le va a dar “un nombre sobre todo nombre.”[494]

También, por lo que ya se adelantó, Jesús no podía despojarse de su forma divina (eterna, inmutable, etc.), sino que dejó de lado los honores y gloria, que por ella le eran debidos. Sigue siendo Dios, pero ahora junto con la forma de esclavo, que toma para sí desde la historia.

Resume Segundo: “Lo que aquí contrapone Pablo es que Jesús tiene “forma” divina y “forma” humana. Forma es algo mucho más fluido que naturaleza. Naturaleza parece algo definido de lo que no hay manera de salir. Para Pablo “forma” es algo que puede cambiar. De alguna manera la forma que correspondía a Dios antes de la encarnación, se vacía para dar lugar a la encarnación, es decir a una forma visible.”[495]

Ante todo: se trata de dos “formas” (divina y humana). Ambas han de poseer sus características esenciales (de las que “no hay manera de salir”), si hay que diferenciar a la una de la otra. Ahora bien, Pablo, refiriéndose a la “morfé Theoú” (o sea, la forma de Dios), está entendiendo lo que sus interlocutores, por conocimiento natural y ya revelado desde el Antiguo Testamento, tenían por “divino” y por “morfé doúlou” (o sea, forma de esclavo) lo limitado y mortal. Hay algo en ambas firme y para nada “fluido.”

Por otra parte, si consultamos a un experto en el griego del Nuevo Testamento, cual lo era M. Zerwick, nos enteramos de lo siguiente: “morfé: forma, casi igual a naturaleza; forma propia que no puede mudarse (en oposición a sjéma, que es transitorio y mudable.)”[496] Justamente para indicar la forma externa, mudable (en comparación con la divina) del hombre y pese a que también se le reconoce algo estable (es hombre, no Dios ni gusano), porque también se la llama “morfé doúlou”, se indica además que “sjémati eurethéis hos ánthropos” (reconocido en semejanza de hombre).

Otros autores indican que el primer participio “estando” (hypárjon) en la forma de Dios, es probablemente del tiempo imperfecto, con lo cual se indica una acción continuada, en contraste con la del aoristo siguiente (ekénosen: se anonadó). Cosa que equivale a decir que continúa en tal condición, aún después de haber asumido la semejanza de hombre-esclavo.

Segundo, entonces, debería al menos confrontarse con otros numerosos exégetas, que proponen interpretaciones tan diferentes a la suya o, al menos, fundamentar mejor sus puntos de vista.

Aplanando esta equilibrada armonía de lo divino y lo humano en Cristo hacia los valores, de los que Cristo sería un representante absoluto, como es ya su inveterada costumbre, los ve emerger Segundo, en la palabra “siervo”, que indicaría las características que pasarían de la forma divina de Jesús a una forma humana de servicio. [497]

Es importante tener en cuenta lo estudiado en párrafos anteriores (basado en serios autores), para señalar que el anonadamiento, el vaciarse de Cristo, no se refiere a su forma – naturaleza divina –sino al usufructo de los honores que le corresponden.

Si Cristo estuvo realmente en condición divina, sería contradictorio con la razón y la revelación del Antiguo Testamento que abandonara su naturaleza de Dios, que, como ya se vio, con numerosos textos bíblicos, corroborados por el Vaticano I, es inmutable.

También, sin negar que el aspecto del “servicio” se encuentre implicado en la perspectiva del himno, se ha de llamar la atención, no menos, a que el peso de la consideración paulina, reside en algo previo a la disponibilidad respecto a los demás, es decir: en la consideración que se tenga de uno mismo, si altanera y egoísta o humilde y desinteresada. En efecto, el himno del anonadamiento de Cristo-Dios a esclavo, se encuentra encabezado por esta exhortación: “No hagan nada por rivalidad o por orgullo, sino con humildad y que cada uno considere a los demás como mejores que él mismo.”[498] De ahí: “Tengan los mismos sentimientos de Cristo Jesús”[499], que son ilustrados acto seguido por el famoso poema.

Si se trata, pues, más bien de la persona de Cristo, que renuncia al esplendor de su gloria, para pasar a ser considerado sólo como esclavo, El no fue como Adán, que quiso arrebatar por mano propia su felicidad, contraviniendo al mandato divino. Jesús, al contrario, dejó que sólo Dios (desde la muerte asumida) le devolviera la gloria a que había renunciado.

Pablo se sitúa, entonces, en una consideración previa a la acción “servicial” de Cristo. Considera primero el “esse”, dando por sobreentendido el operari.

Por eso, no se detiene el elogio de Cristo humillado y exaltado en desarrollar su obra redentora, sino que pasa directamente a la glorificación, que se le debe como Dios: “Para que al nombre de Jesús, doblen la rodilla todos los que están en los cielos y en la tierra.”[500] Notemos que aquí el himno, asumido por Pablo, está aplicando a Jesús descripciones de Isaías 45,23 aplicables sólo a Dios: “Ante mí todos doblarán la rodilla”. No podría ser esto, si por algún momento Jesús hubiera dejado de ser Dios en su ser más profundo (no en su exteriorización). A no ser que se caiga en el error “adopcionista.” [501]

La perpetua unilateralidad con que Segundo, o bien añade lo que no está o secuestra lo que es evidente en los textos, aparece desembozadamente en este comentario: “Esto es así –lo “divino” vaciado en el servicio– a pesar de que a uno podría parecerle que lo más importante para un Dios es ser servido. Así lo hemos visto cuando repasamos la historia de la divinidad de Jesús ¿recuerdan? San Ignacio, por ejemplo, en sus ejercicios espirituales presenta a Dios como alguien al que hacer alabanza y servir.”[502]

Pero, ¡por Dios! ¿Por qué omite Segundo la consideración del himno hasta el final, donde se exalta el “servicio” de adoración que toda rodilla debe a Cristo exaltado por el Padre?

Además, por más que Cristo haya venido a servir y no a ser servido, ¿no se le debe a El el rendimiento de la propia inteligencia en la fe? ¿Por qué, si no, habrá increpado a Corazín, Betsaida y Cafarnaum, cuando no lo aceptaron, a pesar de haber visto sus milagros?[503] El sirvió a los diez leprosos, pero esperó no menos que se lo agradecieran, quejándose de los nueve que no lo hicieron.[504] El llamó a algunos a dejarlo todo “por El y el Evangelio.”[505] Si bien declaró que no llamará siervos a sus discípulos,[506] los seguirá tratando como tales, cuando les amonesta que “ningún siervo es más que su amo.”[507] Y, por más que los considera “amigos”, no deja de hacerles presente que “no fueron ellos quienes lo eligieron sino él.”[508]

Intentando aterrizar lo expuesto a la cultura actual, no quiere referirse a la encarnación “con lenguajes antiguos.”[509]

Por de pronto no estamos de acuerdo en que necesariamente se tenga que abandonar la cultura antigua. Jorge Santayana alertaba, basado en la experiencia: “Quienes ignoran el pasado están condenados a repetirlo”. En lo bueno y en lo malo. Por lo cual, no evidentemente en todo ciudadano o miembro de la Iglesia, pero sí que ha de haber quien cultive el conocimiento de lo antiguo, en todos los órdenes, para desentrañar sus riquezas y no privar a la actualidad de su ancestral sabiduría. La historia no empieza con nosotros

Seamos más humildes y no enterremos los tesoros de otrora, como lo está haciendo en forma suicida la actual Unión Europea.

El diálogo con lo moderno se impone, si hemos de presentar a Cristo a todas las naciones, culturas y tiempos. Pero sin desfigurar lo que hemos de aportar, original y proveniente, no de algún pensador helénico, sino desde la eternidad, por Cristo.

Tal como El mismo lo dijo: “Id, pues, y haced discípulos a los habitantes de todas las naciones” (cosa que implica traducción a nuevos idiomas, adaptación a culturas extrañas) “… enseñándoles a cumplir todo[510] lo que yo os he mandado.” Por lo tanto: no cualquier cosa, no lo que halague a la moda, sino lo único que Cristo comunicó.[511]

Por fin, la Gaudium et Spes (casi la única constitución conciliar citada por Segundo), no deja de recordar: “Afirma además la Iglesia que bajo las superficie de lo cambiante hay muchas cosas permanentes, que tienen su último fundamento en Cristo, quien existe ayer, hoy y para siempre.” [512]

Por lo cual, tampoco es exacto afirmar que pueda haber “otra cultura que no tiene nada de ese bagaje que hemos recibido.” [513]

Toda la humanidad posee puntos de referencia comunes. Es posible traducir un idioma a otro, así como, pese a la diversidad de épocas, persisten “muchas cosas permanentes” (como acabamos de anotar). Análogamente, en la dilatada extensión de las diferentes culturas, se da la fundamental y común relación con la realidad, si bien con tantos matices distintos y hasta con errores groseros.

Con la comparación infantil del hombre-hormiga[514] se aferra una última vez a su perspectiva: lo importante son “los valores.” Se figura a un hombre que se vuelve hormiga. No quiere dejar de ser hombre, pero sí asumir lo propio de dicho insecto.

Según él, no podría aportar, en tal kénosis, aquellas cosas que deformarían la existencia de la hormiga, por ejemplo, los cálculos, que gracias a mi inteligencia puedo hacer sobre los peligros que acechan en el bosque. Lo único aprovechable serían los valores: compasión, amor.

Me pregunto de dónde sabe Segundo que un batallón de termitas, que “por compasión” dejara de invadir cosechas enteras, seguiría perteneciendo a la “naturaleza” formical.

Pero salta de inmediato la cuestión inversa: ¿Pierde algo la “forma divina”, permaneciendo con todos sus atributos (como enseñan Nicea y Calcedonia), por añadirle, en la comunión hipostática-personal, la naturaleza humana? ¿Dios podría haber asumido la naturaleza de una liebre? En modo alguno, porque sólo el hombre es capaz de dialogar con Dios, entablar una comunicación con El (communicatio idiomatum.) Por todo lo cual, creo también que la pretendida ilustración de Segundo no funciona. A lo más, sólo en cuanto se registra un abajamiento (hombre-hormiga), no en en lo referente a una posible relación fructuosa entre inteligencia y libertad humanas y mero instinto y “determinación siempre a lo mismo” de la hormiga.

El Dios encarnado conjuga la capacidad infinita, ínsita ya en la naturaleza humana, con su culminación única en la historia, del Dios, que la plenifica de tal forma, que la maneja como su último y único sujeto personal.

Pero esto, porque ya previamente lo humano está abierto a la individualidad personal, ya meramente natural (Raúl, Luis, Marta), ya a la única y exclusivamente sobrenatural: Cristo Jesús, Hijo del eterno Dios, encarnado.

La frase “Jesús es Dios”, no sería, para Segundo “una frase contra el ateísmo, sino contra todos los tipos de idolatría como atribuirle a Jesús un Dios preconocido que no es lo que El nos manifiesta.”[515]

Ya se comprobó suficientemente cómo Jesús se refiere al único Dios preconocido, por la razón humana y la fe judía. Añadió, eso sí, nuevas noticias sobre ese mismo Dios. No crea otro. En El siguen dándose las características divinas ya sabidas, pero ahora van unidas estrecha, personalmente, a las humanas compatibles con las divinas. Así por ejemplo, Jesús, Dios-Hombre no puede pecar.

Epílogo

Se podría preguntar alguno si no será desleal discutir con un difunto, privado de capacidad de réplica.

Por nuestra parte, en múltiples formas, en vida de J. L. Segundo, nos hemos opuesto a sus posturas teológicas ya desde 1964. Nunca hemos sabido de una respuesta, por más que llevara adelante, por años, la revista: Perspectivas de diálogo.

Por lo demás, cuando un pensamiento deteriora la fe común, con peligro de confusión para los cristianos, el magisterio de la Iglesia no ha dudado en señalar los errores en escritores ya fallecidos. Así lo hizo con algunas doctrinas de Orígenes[516] y Jansenio, [517] condenadas post mortem y recientemente con las ambigüedades de Anthony de Mello, también censuradas después de su deceso.

Somos conscientes de la celeridad con que se ha llevado a cabo este estudio. Sus reiteraciones son evidentes y, tal vez, fatiguen al paciente lector. Tendría que haber seguido una mayor elaboración sintética. Pero el mismo autor sometido a examen es enormemente repetitivo. Su “tema con variaciones” se reviste de diversa fraseología, que es menester desenmascarar.

Quien desee confrontar tal cúmulo de posiciones, que contrastan con la fe profesada por la Iglesia, creo que podrá encontrar en estas páginas alguna orientación, para no dejarse encandilar por un estilo envolvente, que da la impresión de “descubrir lo genuino” ante “tantas ruedas de molino que nos habríamos estado tragando” los católicos.

Tampoco nos creemos infalibles y puede que se nos haya escapado alguna expresión desaliñada. Pedimos, en tal caso, la caridad de advertirlo. Eso sí, ¡por favor!, sin caer en generalidades: (“agresivo, tradicionalista, polémico”) aportando más bien argumentos serios, fundamentados en la Escritura y los lugares teológicos normales para toda confrontación entre católicos.

Lo cierto es que, en conciencia, hemos anhelado, en todo momento, confrontar, consultar, las Sagradas Escrituras y el Magisterio auténtico de la Iglesia. Lejos de nosotros darnos aires de “genios innovadores”. Creemos firmemente, que se ha de cultivar “lo nuevo y lo antiguo”, como aconsejó Jesucristo.[518]

Para Segundo, en cambio, todo lo anterior ha sido arruinado por la “filosofía griega”: Tomás de Aquino, Ignacio de Loyola, Juan de la Cruz, Kempis.

Más aún: ya Pedro y Pablo se habían apartado vistosamente del “Jesús real e histórico”. Y, lo más sorprendente: la divinidad de Cristo tiene la culpa de los pretendidos desmanes y yerros de la Iglesia.

Pero ahora, contamos en el Uruguay, con un “pionero renovador”, que nos libera de oscurantismos medievales, para hacernos vibrar con “los valores de Jesús”, excavados pacientemente por su sagacidad, entre cúmulos de ruinas descartables. Su ojeriza frente a la Iglesia se delata casi en cada página. ¿Podrá haber traicionado hasta tal punto la Iglesia a su Esposo, que le prometió su asistencia y la del Espíritu Santo para siempre?

No vale el mero entusiasmo, ni cuenta que algo o alguien sea “nuestro”, para rendirse incondicionalmente a sus pies. Por lo cual, con mucha pena lo decimos, no es posible aceptar sin más que J. L. Segundo sea tenido por un “filósofo de Dios pero no menos de la libertad humana.”[519] El razona sobre Dios, pero sometiéndolo a reduccionismos humanos. Es una pobre filosofía. Y la libertad del hombre es capaz del bien y del mal. En cambio, “la libertad con que Cristo nos liberó”[520] no puede ser concebida de tal forma que no se someta a las cosas como son, sobre todo cuando provienen de la revelación divina.

Montevideo, Parroquia de Malvín, 15 de enero de 2007.

 

 


[1] Efesios 3,8

[2] Juan 20,30; ver: 21,25.

[3] Juan 20,28.

[4] A. Schweitzer, Von Reimarus zu Wrede. Eine Geschichte der Leben – Jesu Forschung, München, 1984 (Ed. original: 1906).

[5] El tristemente “best seller” y taquillero “El Código Da Vinci”.

[6] Estas conferencias, ahora sacadas a la luz, sirvieron de borrador a la voluminosa obra en tres tomos, que publicará un año después: El hombre de hoy ante Jesús de Nazaret, Madrid (1982).

[7] Mateo 28,20.

[8] Lucas 24,27. Debo estos datos a la sagaz observación del Pbro. Dr. Antonio Bonzani, con quien hemos conversado acerca de esta obra, que ahora nos ocupa.

Con todo, podría objetar alguno: ¿No hay contraste entre la casi necesaria parcialidad, confesada por los finales de Juan (20, 30-31; 21, 24-25) y este mandato de respeto por la globalidad encomendado por Cristo?

En modo alguno, ya que cada miembro de la Iglesia y sus guías, sobre todo, se sabían limitados a la vez que complementarios. “Hay divisiones de gracias, pero un solo Espíritu. Hay divisiones de ministerios, pero un solo Señor, hay divisiones de actuación, pero un mismo Dios, que actúa todo en todos” (1Corintios 12, 4-6). “Yo planté, Apolo regó, pero Dios dio el crecimiento” (1Corintios 3, 6). “Tanto ellos como yo predicamos lo mismo y así han creído ustedes.” (1Corintios 15, 11).

[9] J.L. Segundo, Ese Dios, 83-87.

[10] Así, por ejemplo, nos hemos servido de una edición bastante antigua del Denzinger, por no tener al alcance de la mano el Denzinger-Hünnermann, pero, para nuestro cometido, ha alcanzado.

[11] Filipenses 2,5-11

[12] Ese Dios, 15

[13] Ese Dios, 21.

[14] Juan 16,21. Más trivial, pero en el mismo orden: bien que sufrimos ante la perspectiva de tener que someternos al torno del dentista. Pero sabemos también, de antemano, que ese tratamiento redundará en la superación de los malestares dentales.

[15] Ese Dios, ibid.

[16] Marcos 1,7

[17] Ibid.

[18] Ibid, 22.

[19] Ibid.

[20] Juan 15,5

[21] Ibid. 27.

[22] Ibid. 29.

[23] Ibid. 31.

[24] Mateo 27,57

[25] Lucas 8,1-3

[26] Ibid.

[27] Marcos 2,8

[28] Lucas 7,48-49

[29] Marcos 2,23-28

[30] Ibid.

[31] Ver: Hechos 5,36-37. Personajes similares a los cabecillas sediciosos contra Roma, de los que da cuenta Flavio Josefo en su De Bello judaico.

[32] Ese Dios, 33.

[33] Lucas 2,34

[34] Ibid. 32-33.

[35] Mateo 10,37

[36] Mateo 12,6

[37] Mateo 11,21

[38] Ibid, 33.

[39] Marcos 8,29

[40] Asistimos a la táctica habitual de Segundo: ignora los textos contrarios a su ideología.

[41] Ibid.

[42] Marcos 9,38

[43] Mateo 25,31; ver: Mateo 21,37

[44] Ibid. 34

[45] Marcos 8,26-30

[46] Marcos 3,20-27

[47] Marcos 8,32-33

[48] Lucas 18,28

[49] Lucas 18,29

[50] Mateo 19,29; Marcos 10,29

[51] Lucas 22,29

[52] Ibid.

[53] Mateo 8,27; Lucas 5,8

[54] Ibid. 34-35.

[55] Ibid. 35.

[56] Lucas 7,23; Mateo 11,6

[57] Filipenses 2,8

[58] Ibid.

[59] Marcos 13,21-23

[60] Mateo 24,24

[61] Hechos 2,14- 41

[62] Ibid. 37.

[63] Hechos 2,22-23; ver, en igual sentido: Hechos 10,37-38

[64] Ibid.

[65] Juan 5,36; 9,3-4; 10,25,32,37-38

[66] Juan 3,2

[67] Mateo 8,17

[68] Mateo 12,28

[69] Ibid.

[70] Mateo 11,29

[71] Ibid. 38.

[72] Mateo 16,20

[73] Marcos 14,60-62

[74] Ibid.

[75] Lucas 11,17-18

[76] Lucas 11,23 – Francamente, ante semejantes y continuas trampas exegéticas, se pregunta uno si a nadie, entre los oyentes de Segundo, se le habrá ocurrido cotejar sus comentarios con los textos. ¿No resonaban en la mente de ninguno tantos otros lugares evangélicos que echaban por tierra las tendenciosas explicaciones del conferencista? Pero, más todavía: ¿Qué es lo que observa OBSUR (Observatorio del Sur), sólo “localismos rebeldoides,” sin tener en cuenta la totalidad de la fe católica, también vivida y testimoniada por tantos cristianos uruguayos, que sufren estos embates contra lo más nítido del Evangelio?

[77] Ibid.

[78] Ibid.

[79] Ibid. 39.

[80] Ibid.

[81] Hechos 4,6: Anás, Caifás

[82] Hechos 4,10-11

[83] Hechos 4,19

[84] Ibid.

[85] Marcos 2,5

[86] Ibid. 40.

[87] Lucas 10,2

[88] Mateo 8,11

[89] Hechos 1,8

[90] Ibid.

[91] Ibid.

[92] Marcos 14,64

[93] El envío de Segundo o de los “desgrabadores” a Hechos 7, 51 (p. 40) está errado. Nada dice el pasaje aludido sobre “herejía”. Reiterativamente machacará: “Esteban no muere por eso (los pobres, por los cuales, únicamente habría muerto el “Jesús de Segundo”). Muere por una simple (subrayado nuestro) lucha entre dos fracciones religiosas… De aquí en adelante los primeros cristianos van a morir por esa razón” (Ibid. 40).

He ahí una lastimosa banalización de los gloriosos mártires cristianos. Ellos murieron por Cristo y todo lo que su Evangelio significaba y exigía. San Lorenzo mostrará a los pobres, asistidos por la Iglesia, como los “tesoros de la fe católica”. La descripción de las comunidades primitivas en el libro de Hechos, insistirá en que todos compartían sus bienes (Hechos 2, 44-45; 4, 32.34-35, etc.).

[94] Ese Dios, 40.

[95] Ibid.

[96] Hechos 1,9

[97] Ibid. 41.

[98] Ibid. 39.

[99] Se ha de llamar la atención sobre una estratagema un tanto desleal de Segundo, que reservará el tratamiento de “los himnos a Jesús” para un apartado diferente de su consideración sobre Pablo (pp. 49-52). Ahora bien, no son posteriores a los escritos del Apóstol, sino anteriores y al echar mano de los mismos, los está admitiendo como expresando su propia fe. Por lo tanto, Segundo escamotea un importante testimonio eclesial y paulino sobre la divinidad de Cristo, relegando a fechas futuras una pieza cristológica tan sobresaliente como Filipenses 2, 6-11.

De todos modos, también tratará a este importante documento de la primerísima expresión de la fe cristiana de manera minimizante al máximo, haciendo prevalecer siempre “los valores” de Jesús sobre su persona divina humanizada hasta la muerte y muerte de Cruz.

[100] Ibid. 42.

[101] Gálatas 2,9; 1Corintios 15,11. Dado que Segundo, sin la menor crítica, se alínea con las posturas de R. Bultmann y otros cultores de la “Formgeschichte” (Historia de las formas), también él tácitamente supone que la primitiva comunidad alteró a su gusto la predicación de Jesús. Ya lo hemos comprobado abundantemente.

Sólo que tanto Bultmann como él han imaginado una comunidad primitiva como caldo de cultivo para adaptaciones propias de sus intereses, sin preocuparse mucho de permanecer fieles a lo que Jesús había establecido. Es la gran laguna del sistema bultmanniano. Descuidó del todo indagar el “Sitz im Leben” (ambiente vital), en que vivían los primeros cristianos. Entre ellos había “testigos oculares” (Lucas 1, 3) y no se permitía que cualquiera enseñara lo que se le antojara (Gálatas 1, 8), así fuera un ángel. De ahí la importancia del recurso de Pablo a lo que todos enseñan.

[102] Nuestras cursivas.

[103] Ese Dios, 42.

[104] Lucas 24,25-27

[105] Ibid.

[106] Ibid. 42-43.

[107] Otros ordenan la frase de diferente forma: “De los cuales es Cristo según la carne. Dios, que está sobre todas las cosas, sea siempre bendito”, aplicando “Dios”, no a Cristo, sino que se trataría de una exclamación del Apóstol alabando a Dios. El texto, pues, no es inequívoco. Pero, al menos, debería haber intentado Segundo una discusión de los agumentos en pro o en contra. Más adelante ofreceremos los motivos que favorecen ver aquí una declaración explícita de la divinidad de Cristo.

[108] Ibid. 43.

[109] Ibid. 43.

[110] No se objete que la frase puesta de relieve se encuentra sólo en Mateo (no en Marcos, Lucas ni Pablo: 1Corintios 11, 25). El hecho es que todos los dichos hagiógrafos están atestiguando que la sangre de Cristo sella la “nueva alianza”, ya avizorada por Jeremías 31, 31 ss. Ahora bien, es claro que un elemento fundamental de tal novedad consistía en el perdón de los pecados: “Yo les perdonaré su maldad y no me acordaré más de sus pecados” (Jeremías 31, 34). Mateo no hace más que explicitar, lo que era el resultado mismo de la “nueva alianza”.

[111] Salmo 21,22 y 55.

[112] Mateo 11,25; Marcos 14,36; Juan 11,41; 17,1.

[113] Ese Dios, 43.

[114] Ese Dios, 43.

[115] Hechos 1,22; 10,39.

[116] Hechos 2,42.

[117] Hechos 15; recordar el pasaje ya citado de Gálatas 1,8-9.

[118] Ese Dios, 44.

[119] Filipenses 2,5-9

[120] Ese Dios, 44

[121] Marcos 8,38

[122] Ese Dios, 44

[123] Ese Dios, 44-45.

[124] Ese Dios, 45.

[125] Mateo 8,11

[126] Mateo 25,32

[127] Juan 17,20

[128] Gálatas 2,20

[129] Ese Dios, 45.

[130] Aunque no a la manera burdamente novelesca en que lo describe Segundo, como si se tratara de un “E.T.”, astronauta extraño del todo al género humano.

[131] Romanos 1,3

[132] Ese Dios, 47.

[133] Como S. Lyonnet, Quaestiones in Epistolam ad Romanos – Series II, Romae, 1956, 21-25.

[134] Romanos 1,2

[135] Ese Dios, 47.

[136] Ese Dios, 48.

[137] Gálatas 4,4

[138] Ibid. 49. Se descuida Segundo (o los desgrabadores), al escribir “Filipenses”, cuando se está hablando expresamente de Efesios 1, 3-14 (p. 51). Hay más de una desprolijidad en la presentación de estas charlas: ‘Francisco’ Claver (por ‘Pedro’ p. 74), Küng (bien escrito con “diéresis”: pp. 79-81 y sin ella en p. 135). Cita a Jeremías (p. 112) sin indicar capítulo (28, 12-17). Se refiere al mismo profeta, omitiendo capítulo y versículos (p. 145, Jeremías 22, 13-16). Habla de la ‘Biblia de Jeremías(por Jerusalén; p. 113). Escribe “Machorec” (p. 186), cuando es: “Machovec”. Sin abundar en otros innumerables despistes menores (verco por verbo; p. 195) y la falta casi total de los necesarios signos de puntuación.

[139] Ese Dios, 52.

[140] Ese Dios, 55.

[141] Juan 14,6

[142] Ese Dios, 55.

[143] Ese Dios, 57.

[144] Marcos 8,31-32; 9,31; 10,33-34 y paralelos

[145] Ese Dios, 57.

[146] Ese Dios, 58.

[147] Hechos 2,38-40

[148] Hechos 2,43-47

[149] Ese Dios, 58.

[150] Ese Dios, 59.

[151] Nadie se acerca a estudiar objeto alguno, aportando su mente “tamquam tabula rasa” (como una pizarra borrada). Cada uno trae su “precomprensión”. Pero fácilmente ésta se convierte en “prejuicio”, cuando, en vez de doblegarse ante los hechos, permanece tercamente en la posición previamente tomada. Así, la samaritana traía su punto de vista previo, al encontrarse con Jesús: un “judío” atrevido, que inicia un diálogo con una representante de su pueblo adversario. Pero ella se deja completar por otros datos que percibe en la realidad, sin parapetarse en su miopía (Juan 4, 4-42).

[152] Ese Dios, 63.

[153] Ese Dios, 59.

[154] ¡Cuántas veces, aún para experiencias más familiares y comunes, se añora y aprecia a personas, que se han ido lejos o han fallecido, mientras que en vida, no se las tuvo en cuenta en todo su valor!

[155] Ese Dios, 64.

[156] Ese Dios, 65.

[157] Mateo 25

[158] Mateo 7,21

[159] Santiago 1,27

[160] Ese Dios, 67-96.

[161] Ese Dios, 67.

[162] Lucas 7,23

[163] Marcos 4,41

[164] Ese Dios, 68.

[165] Mateo 16,18-19; 28,20; Marcos 16,20; Lucas 22,31; Juan 16,33; 17,20

[166] Ese Dios, 69.

[167] Ese Dios, 71.

[168] Ibid.

[169] Ibid. 73.

[170] Ibid.

[171] Mateo 26,52-54; Juan 18,32

[172] El propio Segundo se sublevará contra Medellín, por haber prevenido contra la “tentación de la violencia”, acusando como “causante” de tal cobardía latinoamericana a Pablo VI (El hombre de hoy ante Jesús de Nazaret, Madrid, 1982, I, 345) : “Es forzoso reconocer que aquí Medellín tuvo que tener en cuenta una respuesta que acababa de ser sugerida, si no impuesta, por el mismo Pablo VI, presente en la inauguración de sus trabajos: ‘La violencia no es cristiana ni evangélica.’” Esbozará enseguida una crítica a los extremistas latinoamericanos, apuntando que “de hecho se lo usó (al marxismo) en sus versiones más simplistas y simplificadoras” (ibid., 347). Si así lo siente realmente, uno no se explica (sino por un nostálgico recuerdo de una demencial movilización, cuyo fracaso muchos habían ya pronosticado), que califique a aquella lucha, a renglón siguido, como: “Una aventura idealista que, en sus intenciones, si no en sus métodos, movilizó lo mejor del continente” (ibid., 348). El que la represión seguida haya sido más brutal que los daños causados por aquellos fogosos “idealistas”, no es atenuante de ninguna especie. Más de uno había pronosticado, con robusto “realismo”, mucho antes del fracaso y con tino certero, que “lo mejor del continente” no estaba haciendo más que acelerar el advenimiento de regímenes de facto.

[173] Ese Dios, 72-73.

[174] Mateo 28,19-20; Lucas 24,47-49; Hechos 1,8.

[175] ¿Por San Pedro Claver?

[176] Ese Dios, 74.

[177] V. Sierra, El sentido misional de la Conquista de América, Buenos Aires, Ed. Dictio, sin fecha, III, 469).

[178] Ese Dios, 95.

[179] Fray Luis de León, el mismo S. Ignacio de Loyola, San Juan de Ávila.

[180] J. Dumont, La Iglesia ante el reto de la historia, Madrid, 1987, 381-382.

[181] Uno de los más profundos conocedores de la historia hispánica, que no se deja embaucar. Éste cita como modelo de información engañosa la historiografía corriente de la Inquisición española, subrayando que sería absurdo “juzgar los métodos o los crímenes de la Inquisición según las obras (clásicas) de Gonzalo de Illescas, de Páramo, de Llorente, de Castro o de J. Mac Crie” (La Mediterranée à l’époque de Philippe II, Paris, 1966, 104).

[182] F. Braudel, ibid, 154.

[183] Paris, 1961, II, 204-217.

[184] Erasme et l’Espagne, Paris, 1937, 529.

[185] México, 1949, VI, 14.

[186] Revista Sefarad (Madrid, 1957, Nº 17, 464).

[187] Op. Cit. II, 154.

[188] Ese Dios, 71.

[189] Ibid. 77.

[190] Ibid.

[191] Ibid.

[192] 1Corintios 15,19

[193] Ese Dios, 78-79.

[194] Ibid.

[195] Mateo 5,44

[196] Mateo 25.

[197] Ese Dios, 79-80.

[198] Mateo 27,57.

[199] Marcos 12,34.

[200] Marcos 3,18

[201] Marcos 2,13-17.

[202] Ese Dios,

[203] Ibid. 80-91.

[204] Ese Dios, 81.

[205] Lucas 23,34

[206] Ese Dios, 81.

[207] Juan 8,11

[208] Mateo 5,17-20.

[209] Ese Dios, 81.

[210] Llama la atención que nadie, en la Compañía, haya salido a descargar a S. Ignacio de semejantes patrañas, que le atribuyó Segundo. No cabe duda que “Juan Luis” era admirado por la gran mayoría de los jesuitas uruguayos y de otras latitudes, así como por sus oyentes de Pocitos. Pero hay que considerar, si basta la “amistocracia”, para guiñar un ojo indulgente ante los desmanes filosófico-teológico-históricos de todo tipo, publicados por este escritor tan fecundo como seductor.

[211] Ese Dios, 83.

[212] Ibid.

[213] Ibid. 84.

[214] Mateo 16,26.

[215] Ibid. 84.

[216] 2Macabeos 7,8-11-13 y 15-17 y 23. Ver: Sabiduría 2,23; Sabiduría 3,1 y 7-8.

[217] Juan 14,6.

[218] Mateo 16,25

[219] Ibid. 84.

[220] Lucas 14,26

[221] ¿No hay que amar a los padres, según Dios lo manda? ¿Puede una madre desechar a su hijo recién nacido? Y bien, Cristo fue más importante para Santa Perpetua que su padre anciano, que, “por amor de sus canas”, le imploraba que renegara de su fe cristiana. Su esclava Felícitas, habiendo dado a luz en el calabozo romano y quejándose como toda mujer en tal trance, era tomada en broma por un soldado romano, que le decía algo así: “¿Ahora te lamentas? ¿Y qué harás mañana ante los leones?” La santa, por encima del amor a su criatura, respondió: “Mañana estará OTRO conmigo”.

[222] Ese Dios, 84.

[223] Marcos 6,5.

[224] Lucas 4,23.

[225] Ese Dios, 85.

[226] Ese Dios, 85.

[227] Lucas 9,57

[228] Juan 6,26 y todo el resto del sublime discurso posterior.

[229] Juan 12,8. Ver: Deuteronomio15,11.

[230] Marcos 2,5; Lucas 7,48-30.

[231] Ese Dios, 85.

[232] Lucas 8,3

[233] Ese Dios, 85.

[234] Marcos 2,8. 16. 18. 24; 3,6. 22; 6,3; 7,2. 5,etc. etc.

[235] Ese Dios, 85.

[236] Gálatas 2,20.

[237] Isaías 53,4; Mateo 8,17.

[238] Ese Dios, 85.

[239] Mateo 5,27-28

[240] Ese Dios, 87.

[241] Ese Dios, 87.

[242] “Avisan mucho que aparten de sí toda imaginación corpórea y que lleguen a contemplar en la Divinidad; porque dicen que aunque sea la Humanidad de Cristo, a los que llegan ya tan adelante, que embaraza o impide a más perfecta contemplación… Paréceme a mí que, si tuvieran fe… no les impidiera, pues no se dijo esto a la Madre de Dios, aunque le amaba más que todos” (Sta. Teresa de Jesús, El Libro de la Vida, cap. 22. En: Obras completas, Madrid, 1979, 99- 100).

[243] Ese Dios, 87-88.

[244] Lucas 14,26.

[245] Ese Dios, 88.

[246] Lucas 10,41.

[247] 1Corintios 7,32-34.

[248] Ese Dios, 89.

[249] Juan 16,11.

[250] Juan 18,36.

[251] Ese Dios, 90.

[252] Tomás de Kempis, Imitación de Cristo, libro III, cap. XXII.

[253] Génesis 1,12. 18. 21-22,etc.

[254] ibid. 3,6

[255] Ese Dios, 90.

[256] Mateo 25.

[257] Eclesiastés 2,24.

[258] 1Corintios 15,19.

[259] 1Corintios 13,13.

[260] Ese Dios, 90.

[261] Siguen seis pensamientos de Kempis, comentados con igual superficialidad por Segundo.

[262] Ese Dios, 92.

[263] Filipenses 3,7.

[264] Ibid. vv. 4-6

[265] Ese Dios, 90.

[266] Mateo 16,27; Romanos 2,6; Apocalipsis 2,23.

[267] Ese Dios, 93.

[268] Ese Dios, 94.

[269] Colosenses 1,15.

[270] Ese Dios, 94.

[271] Ibid. 95.

[272] Mateo 28,19-20; Juan 10,16; Hechos 1,8.

[273] Ese Dios, 100.

[274] Concilio Vaticano I, cap. 2. Denzinger 1786.

[275] Marcos 2,7-8; Lucas 7,47-48.

[276] Hechos 17,24-31.

[277] Por sus muestras de cariño, como cuando algunos dicen de su mascota: “Le falta sólo hablar”.

[278] Ese Dios, 106.

[279] A la verdad que suena a irreverencia comparar el sublime y difícil misterio de la unión hipostática en Cristo con … el Pato Donald.

[280] Ese Dios, 109.

[281] Ese Dios, 112-115.

[282] Ese Dios, 115.

[283] 2Timoteo 4,13.

[284] Deuteronomio18,21-22.

[285] Ese Dios,111-112.

[286] Jeremías 28,16-17

[287] Ese Dios, 116.

[288] Ibid.

[289] Ese Dios, 117.

[290] Mateo 5,38.

[291] Ese Dios, 118.

[292] Ibid.

[293] Mateo 22,32.

[294] Mateo 6,4.

[295] Mateo 22,37.

[296] Juan 4,24.

[297] Ese Dios, 119-121.

[298] Ese Dios, 121-122.

[299] 1Juan 4,10.

[300] Ese Dios, 122 y 123.

[301] Vaticano I, Sess. III, cap. 1 – Denzinger 1782.

[302] Ese Dios, 122.

[303] Ese Dios, 122.

[304] Oseas 11,9.

[305] Efesios 3,19.

[306] Efesios 3,16.

[307] Mateo 5,43-48.

[308] Isaías 57,15.

[309] Isaías 40,25-31.

[310] Números 23,19.

[311] Ese Dios, 123.

[312] Ese Dios, 123-124.

[313] G. Emery, “L’Immutabilité du Dieu d’Amour et les problèmes du discours sur la souffrance de Dieu” en: Nova et Vetera, 1999, 35.

[314] Mateo 6,8.

[315] Filipenses 2,5

[316] G. Canobbio, Dio può soffrire?, Brescia, 2005, 92-93 y nota 24.

[317] Gran propagador del “sufrimiento de Dios” con K. Kitamori y muchos otros, lamentablemente.

[318] Especie del “monarquianismo modalista” trinitario, para el cual, el “único Dios” se manifiesta en tres “modos” diversos, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Sostienen, en consecuencia con su error, que en la encarnación y pasión, que fueron producidas por el Padre, fue éste el que padeció.

[319] K. Rahner, citado por G. Canobbio, ibid., 111.

[320] Ese Dios, 124.

[321] Reconoce el autor de estos intentos por ofrecer otras perspectivas (ajenas a los estrechos bretes ideológicos de Segundo), que un texto así habría bastado para disipar tanto sofisma. Pero, pidiendo disculpas a los pacientes lectores, sabrán comprender que esta respuesta ha sido confeccionada con cierta urgencia, sin el debido asentamiento “académico”, para podar o precisar mejor, lo que requiere el empeño. Con todo, esperamos estar brindando un enfoque diferente y más ceñido a lo que nos enseña la doctrina católica.

[322] Ese Dios, 125.

[323] Juan 3,11. Aquí se tendría que tener en cuenta el texto griego y una peculiaridad de esa lengua, que no se da en otras. A saber: el tiempo perfecto en los verbos, que indica una acción originada en el pasado, pero que perdura en el presente. Ahora bien, en tal tiempo verbal se encuentra el “ver”, del que habla Jesús aquí. Por lo tanto, habría que traducir: “Lo que vimos y continuamos viendo”. O sea, que Jesús no sólo “recuerda” lo que antes contempló, sino que lo sigue mirando en su vida terrena.

[324] Ese Dios, 127 ss.

[325] Ese Dios,128.

[326] Ibid.

[327] Ibid. 87.

[328] Nos consta que no ha sido ni es el único. Pero estamos convencidos de que se trata de un triste coro, que se opone al “Lumen Ecclesiae” (como lo llamó Pablo VI), ofreciendo sólo sucedáneos endebles, cuando no dañinos. Con lamentable frecuencia la ojeriza contra Sto. Tomás va acompañada de una supina ignorancia de sus escritos.

[329] J. L. Segundo, Teología de la Liberación – Respuesta al Cardenal Ratzinger, Madrid, 1985, 29.

[330] Ese Dios, 129.

[331] En Denzinger 144.

[332] La relación no es mutua. Cambio yo, al adquirir nociones de las que carecía. Pero el objeto conocido no se inmuta, sea que lo perciba o no. Así, me solazo, viendo las evoluciones del pez en su pecera. Pero el animalito no sufre mutación alguna, ya lo contemple o deje de hacerlo.

[333] Ibid.

[334] Ya calificados como “semillas del Verbo”, por San Justino, filósofo y mártir. “Quienes vivieron conforme al Verbo, son cristianos aun cuando fueran tenidos por ateos, como sucedió entre los griegos con Sócrates y Heráclito y otros semejantes” (Apologia I, 46, 2-3; en: Padres Apologetas Griegos (s. II), Madrid, 1954, 232-233). “Cuanto de bueno está dicho en todos ellos nos pertenece a nosotros los cristianos… pues él (el Verbo), por amor nuestro, se hizo hombre para ser partícipe de nuestros sufrimientos y curarlos. Y es que los escritores tan sólo oscuramente pudieron ver la realidad gracias a la semilla del Verbo en ellos ingénita” (Apologia II, 13, 4-5; en Ibid. 277).

[335] Hechos 17,27.

[336] Oseas 11,9.

[337] Isaías 31,3.

[338] Exodo 3,7-10.

[339] Sólo el ruedo de su vestido llenaba el templo: imagen antropomórfica para señalar su inimaginable grandeza: Isaías 6, 1-4.

[340] Isaías 6,5.

[341] Ese Dios, 132.

[342] Jueces 7.

[343] Ese Dios, 132.

[344] Sabiduría 2,23; 3,1-10.

[345] 2Macabeos 7,9. 11,23.

[346] “sic”, increíblemente: “sic”, Ibid. 133.

[347] En la p., 134, se referirá Segundo a un Concilio posterior, que tuvo que condenar esa conclusión, falsamente inferida del Lateranense IV. Francamente, no tengo idea de un “concilio” reprobando semejante aberración. Tal vez se refiera a las tesis sostenidas por Nicolás d’Autrecourt, que enseñaba: “Las proposiciones “Dios existe” y “Dios no existe” significan absolutamente lo mismo, aunque de otro modo.” Enseñanza condenada por Clemente VI, 1347, Denzinger 555.

[348] Ese Dios, 133.

[349] Ese Dios, 134

[350] Ibid.

[351] Ibid. 135.

[352] Ibid.

[353] Mateo 19,34.

[354] Ese Dios, 135

[355] Marcos 12,26-27.

[356] Oseas 11.

[357] Ese Dios, 135.

[358] Ver Lucas 4,21; Marcos 13,61-62; Daniel 7,13-14; Lucas 14,37 en que alude a las profecías sobre él.

[359] Ese Dios, 137.

[360] Juan 20,29.

[361] Ese Dios, 138.

[362] Mateo 11,27.

[363] Mateo 19,21.

[364] La partícula “ex”, en griego, indica “origen”, de dónde proviene una cosa. La otra (“éis”) apunta a la destinación a dónde se dirije alguien o algo. La “ex-égesis” ex-trae lo que ya está en un texto. La “eis-égesis” en cambio, intro-duce sentidos extraños, inexistentes en la obra que se interpreta.

[365] Como dirá en: El hombre de hoy ante Jesús de Nazaret, II, 626.

[366] Ese Dios, 147.

[367] Juan 20,22-23.

[368] Ese Dios, 141.

[369] Juan 4,9.

[370] Ibid. v. 19

[371] Ibid. vv. 26-29

[372] Marcos 8,29.

[373] ver Mateo 16,17. Ese Dios, 141.

[374] Ese Dios, 142.

[375] Mateo 27,63.

[376] Ese Dios, 143.

[377] Ese Dios, 143

[378] 1Juan 4,13.

[379] “Conoció Adán a Eva y dio a luz un hijo” (Génesis 4, 7).

[380] Sabiduría 13,1. Toda la cita de Botterweck (ibid., 144) cabe dentro de la explicación que se ha dado del sentido semítico de “conocer”, que para nada excluye una idea apropiada de Dios, aunque no vaya acompañada de una conducta en armonía con la misma. El hecho es que los demonios conocen a Dios y a Jesús mucho mejor que todos los hombres, pero su conducta va diametralmente por el camino del odio más acendrado (Marcos 1, 34; 3, 11-12; 5, 7). Santiago escribirá: “Los demonios creen pero tiemblan” (Santiago 2, 19).

[381] Ese Dios, 145.

[382] L. Alonso Schökel, Jeremías en su obra: Profetas – Comentario, Madrid, 1980, I, 517. El destaque se debe a nosotros, con la intención de adelantar, que no es la única, como se verá a continuación.

[383] Está comentando Jeremías 9, 1-2, que viene despues de esta queja: “¿No me irritaron con sus ídolos, ficciones importadas?” (Jeremías 8, 19).

[384] Ese Dios, 463.

[385] Jeremías 4,22.

[386] Jeremías 5,4-7.

[387] L. Alonso Schökel, ibid., 447.

[388] Ese Dios, 145.

[389] Ibid. 146.

[390] Ibid.

[391] Salmos 139,1-4.

[392] Marcos 2,8; 14,13. 17

[393] Ese Dios, 147.

[394] Ese Dios, 148.

[395] Ese Dios, 148.

[396] Ese Dios, 148.

[397] Teniendo en vista a los cuales, escribió Agustín su De cathechizandis rudibus.

[398] Ese Dios, 155-157.

[399] Ese Dios, 161.

[400] Denzinger 123.

[401] Ese Dios, 162.

[402] Denzinger 120.

[403] Ese Dios, 162.

[404] Lucas 4,16-23.

[405] Marcos 8,27-30.

[406] Marcos 2,5-8.

[407] Ese Dios, 162.

[408] G. Iammarrone, “Communicatio idiomatum” en: AA. VV., Dizionario teologico enciclopedico, Casale Monferrato, 2004, 4ª ed., 182.

[409] Ese Dios, 166.

[410] Ese Dios, 166.

[411] La nota de redacción en la p. 167, apunta que es “éste un pensamiento recurrente en las obras de J.L. Segundo”. Como habrá podido comprobar el perseverante lector, se podría acotar que emerge una y otra vez hasta la saturación. Pero, lamentablemente, también, hasta la simplificación más crasa de la verdad evangélica

[412] Denzinger 148.

[413] Hebreos 4,15. Denzinger, ibid.

[414] Ese Dios, 171.

[415] Ese Dios, 171.

[416] Mateo 17,1; Marcos 9,1.

[417] Es sabido que estas diferencias de poca monta no afectan a la historicidad sustancial. Hay autores que aclaran cómo Lucas contaría el día mismo de la confesión de Pedro y el de la transfiguración.

[418] Ese Dios, 171.

[419] Mateo 1,18-25; Lucas 1,27. 34. Segundo y tantos otros rechazarían este testimonio, por la degradación a que someten los “Evangelios de la infancia de Cristo”, colocándolos en el género de los “Theologoúmena” (especulaciones teológicas presentadas en forma de cuento histórico). No nos internaremos en la cuestión. Se trata de sopesar los argumentos de cada postura (R. Brown, J. P. Meier y otros por una parte, pero también G. Segalla, R. Laurentin, Stramare y muchos más por la otra). Pero además, si el exégeta se guía por la “analogia fidei et Scripturae”, tendría que explicar de dónde sale la convicción católica sobre la perpetua virginidad de María.

[420] Juan 8,46.

[421] Ese Dios, 171-172.

[422] Estas “generosidades”, con las que se quiere considerar a los alejados o adversarios de la fe cristiana, suenan hoy en día un tanto ridículas. No contrariaremos las visiones de Tertuliano y S. Justino sobre el “anima naturaliter christiana” del primero o el “cristianismo” atribuido por el segundo a Sócrates, Heráclito, etc. (como hemos recordado). Con tal que esas “semillas del Verbo” germinen y desemboquen en la maduración total. Una simiente almacenada no vive ni da fruto. ¿Qué se gana, para el crecimiento pleno, querido por Cristo, si sólo reconocemos “cristianos anónimos” o “ateos-no-ateos”, entusiastas del solo Cristo hombre? ¿Puede contentarse una madre con que su hijito haya escapado al raquitismo? ¿No se esforzará por alimentarlo y educarlo, para que llegue a ser un hombre cabal, robusto y bien desarrollado? Pablo aspiraba a que “todos lleguemos a la unidad de la fe y el conocimiento del Hijo de Dios, hacia el varón perfecto y la medida de la plenitud de Cristo” (Efesios 4, 13).

[423] Ese Dios, 173.

[424] Ese Dios, 173.

[425] Hebreos 1,1-2.

[426] Ese Dios, 176.

[427] Tal fue la concepción de Guillermo de Ockham. Seguramente, Segundo se habría alineado con el clamoreo insensato que se levantó ante el discurso de Benedicto XVI en Ratisbona, alertando, justamente, frente a una concepción antojadiza de la libertad de Dios: “En contraposición al así llamado intelectualismo agustiniano y tomista, con Duns Scoto comenzó un planteamiento voluntarista, que al final llevó a la afirmación de que sólo conoceremos de Dios la voluntas ordinata. Más allá de ésta existiría la libertad de Dios, en virtud de la cual Él habría podido crear y hacer también lo contrario de todo lo que efectivamente ha hecho”. (En: Huellas, septiembre 2006, 70).

[428] “Todo ello dejará de existir, pero tú permaneces firme. Todo ello se gastará, como la ropa… Pero tú eres el mismo, tus años nunca terminarán” (Salmos 102, 26-27).

[429] Vaticano I, Sess. III, cap. 1. Denzinger 1782.

[430] Juan 8,58.

[431] Juan 17,5.

[432] Ese Dios, 177.

[433] Teándrico: una palabra que se emplea a veces para indicar lo que es a un tiempo humano y divino. No figura en el Diccionario de la Real Academia Española.

[434] Ese Dios, 178.

[435] Isaías 48,12-13.

[436] Mateo 26,39. Segundo, de pasada, pero sin “sacarle el jugo” para nada, avisó muy correctamente: “conociendo su historia, su creación primero, su encarnación después”. Otro de esos islotes, que ahí están, pero no integrados en su visión de conjunto.

[437] Ese Dios, 178.

[438] Ibid.

[439] Ibid. 179.

[440] Tampoco las naturalezas en sí de una araña o un murciélago son iguales. Pero en cuanto que esos animales y todo ser, actúa desde su naturaleza peculiar, se da una fundamental semejanza.

[441] Segundo ha destartalado al Concilio de Calcedonia. Es entonces extraño que, ante la publicación de la Instrucción “Libertatis nuntius” (1984), que alertaba expresamente (§10, 9) ante la nueva significación que se daba las fórmulas de Calcedonia en algunos teólogos de la liberación, haya escrito: “Confieso no conocerla y el documento no es explícito al respecto” (Teología de la liberación – Respuesta al Cardenal Ratzinger, Madrid, 1985, 173, nota 23). Ahora bien, estas mismas interpretaciones, tan reductoras, de sus charlas en Pocitos no fueron más que un esbozo de lo que publicará un año más tarde en su voluminoso El hombre de hoy ante Jesús de Nazaret, II, 2, 625-670. ¿Habría estado tan convencido que de que sus elucubraciones respetaban al Calcedonense? ¿Ni se le pasó por la mente que nadie como él había publicado una exégesis tan desviada y hasta entonces desconocida de dicho Concilio?

[442] Ese Dios, 181.

[443] Hebreos 4,5.

[444] Mateo 25.

[445] Ibid. 184. Reiterará la referencia en la p. 197. Por de pronto notemos que, contradiciéndose con todo lo que ha venido afirmando (un solo camino para conocer a Dios: “la historia de Jesús”, sin poder tomar nada de la visión natural-filosófica ni del Antiguo Testamento), aquí está admitiendo una ”historia manifestativa de Dios”, mucho antes de la venida de Cristo.

[446] R. De Vaux, Histoire ancienne d’Israel, Paris, 1971, 321-337.

[447] Ese Dios., 182-183.

[448] Ese Dios, 184.

[449] Ese Dios, 185.

[450] Ese Dios, 185.

[451] Juan 1,1-3

[452] Ese Dios, 185.

[453] Sabiduría: 12,9.35

[454] Ese Dios, 185-186.

[455] Estos repetían el slogan: “Los vom Alten Testament” (lejos del Antiguo Testamento). Fueron justamente criticados por el Cardenal Faulhaber de München y censurados por la encíclica de Pío XI: Mit brennender Sorge. (con ardiente cuidado; 14 de marzo de 1937).

[456] Ese Dios, 186.

[457] Ese Dios, 186.

[458] Juan 20,2.

[459] Condición que muchos, así llamados, “católicos” le niegan a María.

[460] Santiago 2,19.

[461] Ese Dios, 188.

[462] Deuteronomio 8,2-3.

[463] Ese Dios, 188.

[464] Ibid. 189.

[465] 1Corintios 11,25; Lucas 22,19

[466] Ese Dios, 189.

[467] Ibid. 189.

[468] Mateo 24,35.

[469] En Ese Dios, 194, avisa Segundo sobre la diferencia de verbos griegos, usada por Juan, para indicar lo reservado a Dios (éinai ser) y lo que toca a las creaturas (geneztai). Pero esto en lo que se refiere al origen de ambos ámbitos de ser, porque, en sí, el verbo “éinai” también es empleado en relación a seres humanos, por ejemplo, cuando se indaga sobre su cualidad u oficio: ¿Quién eres (tis éi), para que respondamos a los que nos enviaron?” (Juan 1, 22).

[470] Ibid. 195.

[471] Ibid. 196. Más abajo hablará de “lo creado en lo divino”.

[472] Hebreos 10,5.

[473] Ese Dios, 196.

[474] Ibid. 197.

[475] Juan 2,11.

[476] Ibid. 197.

[477] Exodo 19,16-19.

[478] 2Reyes 19,11-13.

[479] Hechos 2,2-3.

[480] Juan 2,11.

[481] Ese Dios, 198.

[482] Juan 13,6-9.

[483] Ese Dios, 198-199.

[484] 1Reyes 8,10-11.

[485] Juan 8,58.

[486] Juan 17,5.

[487] Juan 10,30.

[488] Juan 8,46.

[489] Intercalamos, para confirmar con el ejemplo ya aducido de la profundización cada vez mayor de la Samaritana: “Theoró hóti prophetés éi sú” (veo que eres profeta: Juan 4, 19).

[490] I. de La Potterie, La Verité dans Saint Jean, Rome, 1977, 77 y 349.

[491] H. U. von Balthasar, Seriedad con las cosas, Salamanca, 1968, 123.

[492] Como en Juan 5, 18: “haciéndose igual (íson) a Dios”.

[493] S. Lyonnet, Introducción a la Carta a los Filipenses en: Biblia de Jerusalén, Bilbao, 1967, 1574.

[494] Filipenses 2,9.

[495] Ese Dios, 202.

[496] M. Zerwick, Analysis philologica Novi Testamenti Graeci, Romae, 1960, 2ª ed., 440. Autores como Lihtfoot, Plummer, Médiebielle, Cerfaux sostienen que nunca morfé es lo mismo que physis (naturaleza) o ousía (sustancia, esencia). Con todo, implica atributos esenciales, no accidentales externos (Ver: A. Segovia, Carta a los Filipenses en: AA. VV., La Sagrada Escritura – Nuevo Testamento, Madrid, 1962, II, 755).

[497] Ese Dios, 203.

[498] Filipenses 2,3.

[499] Filipenses 2,5.

[500] Filipenses 2,10.

[501] Según el cual el mero hombre Jesús, no desde su primera constitución humana en el seno de María, sino un tiempo después (algunos proponían el bautismo en el Jordán, la Transfiguración, la resurrección), fue “adoptado” como hijo por Dios.

[502] Ese Dios, 204.

[503] Lucas 10,13-14.

[504] Lucas 17,17-18.

[505] Marcos 8,35; 10,29.

[506] Juan 15,15.

[507] Juan 13,16.

[508] Juan 15,16.

[509] Ese Dios, 205.

[510] Volvemos a un texto ya destacado en la introducción y que tan poco ha tenido en cuenta nuestro autor, eligiendo, recortando, malinterpretando.

[511] Mateo 28,19-20. “Id, pues, y haced discípulos a los habitantes de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que yo os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.”

[512] Hebreos 13,8. Gaudium et Spes, 10.

[513] Ese Dios, 205.

[514] Ibid. 205-207.

[515] Ibid. 209.

[516]Cánones del Papa Vigilio contra Orígenes”. Ver Denzinger 203-211.

[517] Inocencio X. Ver: Denzinger 1092-1096.

[518] Mateo 13,52.

[519] Calificación que le tributa A. Ardao, recogida en la cubierta final.

[520] Gálatas 5,1.

Anuncios