regina-caeli

S. S. Juan Pablo II

María,
Madre de misericordia,
cuida de todos
para que no se haga inútil
la Cruz de Cristo,[1]
para que el hombre
no pierda el camino del bien,
no pierda la conciencia del pecado
y crezca en la esperanza en Dios,
“rico en misericordia”
para que haga libremente
las buenas obras que Él le asignó[2]
y, de esta manera,
toda su vida sea
“un himno a su gloria.”[3]


[1] Efesios 2,4.

[2] Efesios 2,10.

[3] Efesios 1,12.