el-mayor-milagro-de-jesus-su-resurreccion
Equipo de Dirección

En este número de la revista Fe y Razón, publicamos en primer término el mensaje pascual “urbi et orbi” (a la ciudad–de Roma–y al mundo) de Su Santidad Benedicto XVI. De este bello mensaje destacamos la siguiente enseñanza del Papa: la resurrección de Cristo fue un hecho histórico objetivo (aunque también trascendente), no una mera experiencia subjetiva de sus discípulos, como sostienen algunos teólogos modernos, que de este modo atentan contra el fundamento de la fe y la esperanza cristianas. La tumba de Jesucristo está vacía, porque Él ha resucitado verdaderamente, en unidad de cuerpo y alma.

El día 19 de abril 2009 será el cuarto aniversario de la elección del Cardenal Joseph Ratzinger como Sucesor del Apóstol San Pedro. Por ese motivo reproducimos la homilía del Papa Benedicto XVI del domingo 24 de abril de 2005, en la Santa Misa con la que dio un solemne inicio a su pontificado. De esa extraordinaria homilía destacamos aquí el siguiente pasaje: “No somos el producto casual y sin sentido de la evolución. Cada uno de nosotros es el fruto de un pensamiento de Dios. Cada uno de nosotros es querido, cada uno es amado, cada uno es necesario.”

Así nos conectamos con el tema central del número 33 de Fe y Razón: la evolución cósmica y -sobre todo- biológica, en el contexto del diálogo entre ciencia, filosofía y teología. Aportamos cinco textos que abordan este tema desde distintos ángulos:

  • El artículo de la Gran Enciclopedia Rialp (enciclopedia muy recomendable y totalmente on-line) da una muy buena visión sintética de la obra de Pierre Teilhard de Chardin SJ y de su incompatibilidad con la doctrina católica.
  • El Monitum del Santo Oficio de 1962, cuya vigencia fue confirmada por la Santa Sede en 1981, advierte contra los graves errores filosóficos y teológicos de los escritos de Teilhard de Chardin.
  • El artículo de Néstor Martínez critica algunos aspectos de la corriente de pensamiento norteamericana llamada “Intelligent Design” (Diseño Inteligente), la cual tiene la virtud de enfrentar decididamente al evolucionismo materialista, pero suele adolecer de debilidades filosóficas.
  • El primer artículo de Daniel Iglesias presenta un argumento de tipo estadístico contra la validez científica de la teoría neodarwinista, comúnmente (aunque no siempre) asociada a una cosmovisión materialista.
  • El segundo artículo de Daniel Iglesias pretende responder a las críticas de los no creyentes que consideran absurdo que el Universo, tal como es de hecho, haya sido creado por Dios a través de un proceso evolutivo.

Esperamos que tanto este tema central como el resto de la revista resulte instructivo y útil para nuestros lectores. Para concluir, les deseamos de todo corazón unas muy felices Pascuas de Resurrección; ¡porque verdaderamente Cristo ha resucitado!