sociedad-humana-en-dios

Equipo de Dirección

La nueva ley de adopción

Durante el pasado mes de septiembre se profundizó la ofensiva contra los derechos de la familia en el Parlamento de la República Oriental del Uruguay, al aprobarse dos nuevas normas inicuas.

El miércoles 9 de septiembre de 2009 el Senado aprobó (por 17 votos en 23) una nueva ley de adopción, que permite a las uniones concubinarias adoptar niños. Dado que en 2007, por medio de la Ley de Unión Concubinaria, se dio reconocimiento legal a las uniones concubinarias heterosexuales u homosexuales y se les otorgó un conjunto de derechos similares a los de los matrimonios, muchos sostienen que la nueva ley de adopción permite la adopción a parejas homosexuales. A tenor de las actas de las discusiones parlamentarias, es muy claro que ésa fue una de las intenciones de la mayoría parlamentaria que aprobó la nueva ley de adopción. En la prensa internacional se difundió ampliamente la noticia, afirmándose que Uruguay es el primer país de América Latina que permite la adopción a parejas homosexuales. Según la prensa, votaron a favor de esta ley los 17 Senadores del partido oficialista (el Frente Amplio), mientras que los Senadores presentes del Partido Nacional y el Partido Colorado (opositores) votaron en contra.

En este contexto, consideramos oportuno recordar algunos elementos básicos de la doctrina católica sobre las uniones homosexuales:

“En las uniones homosexuales están completamente ausentes los elementos biológicos y antropológicos del matrimonio y de la familia que podrían fundar razonablemente el reconocimiento legal de tales uniones. Éstas no están en condiciones de asegurar adecuadamente la procreación y la supervivencia de la especie humana. El recurrir eventualmente a los medios puestos a disposición por los recientes descubrimientos en el campo de la fecundación artificial, además de implicar graves faltas de respeto a la dignidad humana, no cambiaría en absoluto su carácter inadecuado.

En las uniones homosexuales está además completamente ausente la dimensión conyugal, que representa la forma humana y ordenada de las relaciones sexuales. Éstas, en efecto, son humanas cuando y en cuanto expresan y promueven la ayuda mutua de los sexos en el matrimonio y quedan abiertas a la transmisión de la vida.

Como demuestra la experiencia, la ausencia de la bipolaridad sexual crea obstáculos al desarrollo normal de los niños eventualmente integrados en estas uniones. A éstos les falta la experiencia de la maternidad o de la paternidad. La integración de niños en las uniones homosexuales a través de la adopción significa someterlos de hecho a violencias de distintos órdenes, aprovechándose de la débil condición de los pequeños, para introducirlos en ambientes que no favorecen su pleno desarrollo humano. Ciertamente tal práctica sería gravemente inmoral y se pondría en abierta contradicción con el principio, reconocido también por la Convención Internacional de la ONU sobre los Derechos del Niño, según el cual el interés superior que en todo caso hay que proteger es el del infante, la parte más débil e indefensa.”[1]

El proyecto de ley de cambio de sexo registral

Por otra parte, el martes 15 de septiembre de 2009, último día de sesiones antes del cierre de la actual legislatura, la Cámara de Diputados aprobó (por 51 votos en 53) el proyecto de ley de cambio de sexo registral, que habilita el cambio de nombre y de sexo en el Registro Civil a las personas “transexuales”.

Para concretar el cambio de sexo en los documentos, no se requiere que la persona se haya sometido a una operación de “cambio de sexo”, sino que basta la presentación de un informe técnico multidisciplinario sobre su “identidad de género”.

Esta iniciativa, que había sido aprobada por el Senado en diciembre de 2008, fue aprobada con los votos de Diputados de todos los partidos políticos representados en la Cámara Baja. No obstante, el proyecto deberá volver a la Cámara Alta, pues se le hicieron algunas modificaciones. Pese al receso parlamentario anticipado por las próximas elecciones nacionales, se espera que ambas Cámaras convoquen sesiones extraordinarias para tratar algunos asuntos pendientes.

La iniciativa aprobada por el Senado en diciembre autorizaba el cambio de nombre y de sexo a partir de los 12 años de edad, pero la Cámara de Diputados aumentó el límite de edad a 18 años. Además, se eliminaron los artículos referidos a la reserva del cambio de sexo registral, para evitar algunos posibles efectos civiles, patrimoniales y personales. En ese sentido, el proyecto aprobado indica que “en ningún caso se alterará la titularidad de los derechos y obligaciones jurídicas de la persona cuyo registro se modifica”. Asimismo, la iniciativa aprobada dispone que “esta ley no modifica el régimen matrimonial vigente regulado por el Código Civil”, por lo que queda cerrado el paso al matrimonio entre personas del mismo sexo, algo que el proyecto aprobado por el Senado permitía implícitamente.

En este contexto, consideramos oportuno recordar algunos elementos básicos de la doctrina católica sobre la identidad sexual:

“En relación a las teorías que consideran la identidad de género como un mero producto cultural y social derivado de la interacción entre la comunidad y el individuo, con independencia de la identidad sexual personal y del verdadero significado de la sexualidad, la Iglesia no se cansará de ofrecer la propia enseñanza: “Corresponde a cada uno, hombre y mujer, reconocer y aceptar su identidad sexual. La diferencia y la complementariedad físicas, morales y espirituales, están orientadas a los bienes del matrimonio y al desarrollo de la vida familiar. La armonía de la pareja humana y de la sociedad depende en parte de la manera en que son vividas entre los sexos la complementariedad, la necesidad y el apoyo mutuos”. Esta perspectiva lleva a considerar necesaria la adecuación del derecho positivo a la ley natural, según la cual la identidad sexual es indiscutible, porque es la condición objetiva para formar una pareja en el matrimonio.”[2]

Fe y Razón se adhiere a la Manifestación del 17-O en Madrid a favor de la Vida, la Mujer y la Maternidad

En respuesta a una oportuna invitación del Foro Uruguayo de la Familia, el Centro Cultural Católico Fe y Razón se adhiere a la gran manifestación a favor de la vida, la mujer y la maternidad que tendrá lugar en Madrid (España) el próximo sábado 17 de octubre, a las 17 horas, desde la Puerta del Sol hasta la Puerta de Alcalá, bajo el lema “Cada vida importa”. Dicha manifestación, convocada por más de 40 organizaciones españolas pro-vida y pro-familia, es una respuesta a la conocida voluntad del Gobierno español de aprobar en este otoño boreal una nueva ley de aborto, mucho más permisiva aún que la nefasta ley vigente.

Pedimos a nuestros lectores que difundan esta noticia y animen a sus amigos en España a asistir y portar sus banderas. Los organizadores quieren conseguir el mayor número de adhesiones internacionales (especialmente americanas) para demostrar que no están solos y que se trata de un clamor universal. Si tu organización o colectivo apoya esta manifestación, por favor envía ahora mismo un correo a: foromundial@forofamilia.org y visite el sitio asociado.

Jornada Conmemorativa del 10º aniversario de Fe y Razón

Tenemos el agrado de invitar a nuestros lectores y amigos a la Jornada Conmemorativa del 10º aniversario de Fe y Razón. A continuación reproducimos la agenda de dicha Jornada.

Hacia una nueva evangelización de la cultura
Jornada Conmemorativa del 10° aniversario de Fe y Razón
Miércoles 4 de Noviembre de 2009
Organizada por el Centro Cultural Católico Fe y Razón
Auspiciada por la Facultad de Teología Monseñor Mariano Soler

Programa de Actividades

Palabras de bienvenida
Pbro. Dr. Antonio Bonzani
Rector de la Facultad de Teología del Uruguay

Fe y Razón: diez años de apostolado católico en Internet
Ing. Daniel Iglesias Grèzes
Lic. Néstor Martínez Valls
Diác. Jorge Novoa
Co-Directores de Fe y Razón

Las raíces subjetivistas de la actual crisis religiosa y moral
Lic. Néstor Martínez Valls
Co-Director de Fe y Razón

Nuevos datos de la ciencia que apuntan hacia el Creador
Ing. Daniel Iglesias Grèzes
Co-Director de Fe y Razón

Jronos ante la plenitud de los tiempos
Pbro. Dr. Miguel A. Barriola
Miembro de la Pontificia Comisión Bíblica

El “cambio”: origen y principal herramienta del Movimiento Latinoamericano Viva la Gente – Gente que Avanza
Dr. Pedro Gaudiano
Docente de la Facultad de Teología del Uruguay

Importancia de la bioética cristiana en la formación docente
Dr. Gustavo Ordoqui
Miembro de la Pontificia Academia pro Vida

La fe cristiana y las nuevas formas de religiosidad
Pbro. Miguel Pastorino
Director de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Montevideo


[1] Congregación para la Doctrina de la Fe, Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales, n. 7.

[2] Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, n. 224.