jacques-cousteau.png

Néstor Martínez Valls

Jacques Cousteau, el conocido capitán del “Calypso”, fue un militante ambientalista y ecologista que se dejó seducir por la idea de aplicar medidas drásticas para disminuir la población mundial.

Es frecuente encontrar en Internet una cita de Jacques Cousteau, en una entrevista publicada en el Correo de la UNESCO de Noviembre de 1991, en la cual el oceanógrafo diría:

“Para estabilizar la población mundial tenemos que eliminar 350.000 personas por día.”

Algunas versiones lo ponen así:

“in order to stabilize world population, we must eliminate 350,000 people per day. It is a horrible thing to say, but it’s just as bad not to say it.”[1]

Traducción:

“Para a estabilizar la población mundial, debemos eliminar 350.000 personas por día. Es algo horrible de decir, pero es igual de malo no decirlo”.

Sin embargo, yendo a la edición española del Correo de la UNESCO, encontramos lo siguiente:

“Es terrible decir una cosa semejante. Es necesario que la población mundial se estabilice y, para lograrlo, habría que eliminar 350.000 individuos por día. Es tan horrible decirlo, que es preferible callar. Pero lo lamentable es la situación a la que hemos llegado en su conjunto.”[2]

Vemos dos diferencias:

  1. En las dos primeras versiones, Cousteau dice que “debemos” eliminar 350.000 personas por día; en la versión española del Correo dice que “habría” que eliminarlas.
  2. En la segunda versión, en inglés, dice que “es horrible decirlo, pero es igualmente malo no decirlo”, mientras que en la versión española del Correo dice “es tan horrible decirlo, que es preferible callar”.

Es claro entonces que la versión española del Correo es mucho más “dulce” que lo que muestran otras versiones del dicho de Cousteau que se encuentran en Internet. “Habría” puede tomarse como una mera especulación o algo así, mientras que “debemos” es mucho más comprometido. Y decir que “es igualmente malo no decirlo” es todo lo contrario de decir “es preferible no decirlo”. En el primer caso, es claro el compromiso del que habla con la idea de matar 350.000 personas por día. En el segundo caso, puede verse como una consideración acongojada de un problema que no parece tener solución aceptable.

Veamos lo que dice la versión inglesa del Correo de la UNESCO, en Internet. La conversación comienza sobre el tema de las plagas y la oportunidad o no de eliminarlas.

“Some snakes, mosquitoes and other animal species pose threats or dangers for humankind. Can they be eliminated like the viruses that cause certain diseases? Getting rid of viruses is an admirable idea, but it raises enormous problems. In the first 1,400 years of the Christian era, population numbers were virtually stationary. Through epidemics, nature compensated for excess births by excess deaths. I talked about this problem with the director of the Egyptian Academy of Sciences. He told me that scientisTesalonicenses were appalled to think that by the year 2080 the population of Egypt might reach 250 million. What should we do to eliminate suffering and disease? It’s a wonderful idea but perhaps not altogether a beneficial one in the long run. If we try to implement it we may jeopardize the future of our species. It’s terrible to have to say this. World population must be stabilized and to do that we must eliminate 350,000 people per day. This is so horrible to contemplate that we shouldn’t even say it. But the general situation in which we are involved is lamentable.”[3]

Vemos entonces que:

  1. Cousteau está en contra de eliminar los virus porque eso haría que aumentase más aún la población mundial. Es decir, es mejor dejar que los virus maten a unas cuantas personas.
  2. No dice “habría que eliminar” sino “nosotros debemos (we must) eliminar”. Así que en este punto sí se puede decir que la versión española del Correo alteró el original en el sentido de hacerlo más potable.
  3. No dice “es igual de malo no decirlo”, sino “no deberíamos ni siquiera decirlo”. Así que aquí son algunas versiones de Internet las que alteran, esta vez para empeorarlo, el sentido de los dichos de Cousteau.

De todos modos, lo menos que puede decirse es que Cousteau afirmó que “debemos” eliminar a 350.000 personas por día y, a lo sumo, que no debemos decirlo, lo cual, en la mejor de las interpretaciones, no llega para nada a anular la afirmación anterior. De hecho, la conversación continúa acerca de las posibles soluciones, y lo que Cousteau propone es una inversión de 400.000 millones de dólares anuales durante 15 años, que presumiblemente no ha de ser fácil de ver como una alternativa probable.

No hemos podido conseguir aún la versión francesa de ese número del Correo de la UNESCO, pero la cita que hemos encontrado en Internet (cuya fidelidad por ahora no podemos garantizar) nos lleva de nuevo a la versión más negativa de los dichos de Cousteau:

“C’est une chose terrible à dire. Mais pour stabiliser la population mondiale, nous devons éliminer 350.000 personnes par jour. C’est une chose horrible à dire, mais ne rien dire l’est encore plus.”[4]

Traducción:

“Es terrible decirlo. Pero para estabilizar la población mundial, debemos eliminar 350.000 personas por día. Es horrible decirlo, pero no decir nada lo es más aún”.

Otra cosa interesante en la entrevista es la preocupación de Cousteau por la educación de las niñas en los países pobres. Constata que muchas veces la desventaja educativa de las niñas se debe a la escasez de agua potable. En efecto, es la mujer la encargada de ir a buscar agua, y eso puede llevarle todo el día, así que no va a la escuela. Pero al final del párrafo aparece la razón de esta preocupación de Cousteau: al no ir a la escuela, la niña pobre y tercermundista no adquiere educación, y por tanto:

  1. no puede usar anticonceptivos;
  2. ni siquiera sabe, probablemente, de su existencia.

Cosas de la filantropía ecológica y genérica, ¿no?


[1] Cita discontinuada.

[2] El Correo de la UNESCO, versión española, Noviembre 1991, p. 13.

[3] Cita discontinuada.

[4] Le point de vue de Cousteau sur la surpopulation.