nicolas-de-bari.png

Anónimo

Desde este mar proceloso,
oh Padre San Nicolás,
conduce al puerto seguro
de la patria celestial.
De las luchas de la vida
y mortales tempestades
sálvanos por tu favor
y virtudes singulares.

Siempre acudes en socorro
de cuantos tu auxilio imploran.
Enfermos y navegantes,
pobres o ricos te invocan.
Por tu santidad eximia
e intercesión poderosa,
haz que elegidos seamos
a la eternidad dichosa.
A los fieles que devotos
vuestro culto propagamos
haznos merecer la gloria
amando a nuestros hermanos.
Amén.