pro-vida-13.png

17 Organizaciones Pro-vida del Uruguay

Compatriotas: en este día, lunes 24 de setiembre de 2012, en la víspera de la votación en la Cámara de Representantes, las organizaciones defensoras de la vida del Uruguay abajo firmantes declaramos a toda la ciudadanía lo siguiente.

La legalización del aborto se ha venido tratando en forma antidemocrática, anticonstitucional, ilegal y antirreglamentaria en el Parlamento.

Denunciamos la maniobra engañosa de llamar “despenalización” a un texto que convierte el aborto en un acto legal, al considerarlo un “acto médico” y un derecho de la mujer exigible ante los centros de salud. Se trata de una verdadera legalización del aborto, y eso es lo que va a votar cualquier legislador que vote a favor de esta iniciativa.

Si este texto es aprobado, se va a poder discriminar con la mayor violencia, y dar legalmente muerte y posterior desaparición al más indefenso e inocente de todos, el ser humano aún no nacido.

En algunos casos se va a poder abortar hasta los nueve meses de embarazo. Así lo establecen las excepciones que se prevén al plazo de 12 semanas. Cualquier argumento servirá, hasta los 9 meses, pues en realidad se trata de la sola voluntad de la mujer, y además, se alegará “grave riesgo de salud” para la madre, con un concepto de “salud” tan vago que alcanzará con un simple malestar psicológico normal en un embarazo.

Volvemos a exigir, y seguiremos exigiendo, que se respete y proteja el derecho a la vida de todo ser humano desde la fecundación hasta la muerte natural. No queremos vivir en una sociedad totalitaria que pisotee los derechos humanos, promoviendo desde el Estado la mayor discriminación y violencia, y la desaparición forzosa de los seres humanos por nacer: el aborto es por ello un crimen de lesa humanidad.

Rechazamos que se quiera solucionar problemas haciendo desaparecer a las personas. Con la misma lógica se va a poder hacer desaparecer mañana a los ya nacidos que puedan ser considerados un estorbo y una carga social inútil.

No queremos que se pretenda usar a las mujeres y sus derechos como excusa para que se pueda matar legalmente tanto a varones como a mujeres. Además, legalizando el aborto sólo se abrirá más aún la puerta que conduce a las mujeres a la herida traumática post-aborto.

Rechazamos que bajo el rótulo de los derechos de la mujer se quiera legalizar el machismo, dando luz verde a la irresponsabilidad del varón mediante el recurso fácil del aborto.

Denunciamos también que, en el texto que se pretende aprobar, se silencian los derechos del padre; de esta manera se viola su derecho a defender la vida de su hijo.

No aceptamos que el dinero de nuestros impuestos se manche de sangre inocente al utilizarse en gastos de abortos.

Exigimos que se vote y se apruebe de una buena vez una ley de ayuda a la mujer embarazada en situación angustiosa, y que el Estado reconozca y promueva la labor de las muchas asociaciones que ya están haciendo una magnífica obra en ese sentido, a pesar de la insuficiencia de sus recursos y muchas veces de la total ausencia de apoyo del Estado a su tan encomiable y beneficiosa labor.

Rechazamos que se viole la libertad de ideario de las instituciones de salud obligándolas a proporcionar abortivos, asesorías para abortos y a realizar abortos, así como a realizar cualquier otra práctica no auténticamente terapéutica. No aceptamos el engaño de la tercerización, mediación o como se la quiera llamar, que de todos modos hace incurrir a las instituciones de salud en la responsabilidad y la complicidad con el crimen del aborto.

No estamos para hablar de referéndums, sino para exigir el respeto irrestricto del derecho a la vida en nuestro país. El derecho a la vida no se puede plebiscitar.

Exigimos a los señores legisladores que en cumplimiento del mandato popular, voten a favor de la democracia, a favor de los derechos humanos, a favor de la libertad, a favor del derecho a la vida y, por tanto, en contra de este texto que atenta contra el fundamento mismo de una sociedad democrática. Nos comprometemos a ilustrar activamente a la opinión pública, de aquí a todas y cada una de las futuras elecciones, sobre la conducta de cada legislador en la defensa o no del más básico de los derechos humanos en estas instancias decisivas.

Apostamos por un país respetuoso de los derechos humanos, donde nadie tenga derecho reconocido por ley a pisotear u oprimir o asesinar a otra persona, y donde la mira de los proyectos y estrategias esté puesta en la vida y no en la muerte.

Por eso, estamos todos convocados para mañana a partir de la hora 9 al Palacio Legislativo. Es la hora de manifestar la sensibilidad hacia los más débiles ante el abandono y atropello de los más fuertes. Hay que escribir una página más de la historia de nuestro pequeño gran país. Somos nosotros, el pueblo uruguayo, los encargados de escribirla.

¡Arriba uruguayos por la vida!

AFAVI; Asociación Familia y Vida; Centro de Bioética Rioplatense; Comisión Nacional de Pastoral de la Familia y la Vida de la Conferencia Episcopal del Uruguay; ESALCU; Espacio Joven Vida Más; Esperanza Uruguay; Familias Auto-convocadas por la Vida; Foro Uruguayo de la Familia; Instituto Jurídico Cristiano, Uruguay; IUFF Instituto Uruguayo de Formación Familiar; Madrinas por la Vida; Mesa Coordinadora Nacional por la Vida; Mesa Coordinadora de Salteños por la Vida; Misión Vida para las Naciones; Movidos por la Vida; Voluntarios Rivera.