magnifica-lucha-y-triste-derrota-con-esperanza-1

Néstor Martínez Valls

Triste jornada para la causa de la persona humana y sus derechos en Argentina, al aprobarse en Diputados por unos pocos votos  el proyecto de ley de despenalización del aborto.

Si a alguien le queda alguna duda de que la lucha entre la ciudad de Dios y la ciudad del demonio en estos tiempos se concentra en torno a la legalización del aborto, que mire el video de la sesión legislativa y oiga las distintas intervenciones.

La tristeza se mitiga por dos razones: por un lado, es probable que el proyecto sea rechazado en el Senado, y por otro lado, la magnífica movilización pro-vida con la que los argentinos han dado al mundo ejemplo de cómo se batalla en defensa del más básico de los derechos de la persona humana.

Una batalla que hay que reconocer que, del lado católico, ha sido dada sobre todo por los laicos, con un apoyo, cuando lo hubo, más bien tibio de la jerarquía eclesiástica.

Una radiografía, por tanto, de la sociedad argentina, en la cual conviven las luces brillantes y las sombras oscuras.

Para el futuro, Dios mediante, queda redoblar el compromiso pro-vida. Hay que hacer retroceder esa “marea verde color infierno” que el enemigo ha logrado inocular en las venas del país. En lo inmediato, hay que concentrarse en el Senado y en los senadores, no dando nada por descontado, si es que alguna lección se ha de sacar de lo sucedido hoy.

En este sitio se puede ver la lista de votantes a favor y en contra.

en este otro, que se puede ordenar por provincias.

magnifica-lucha-y-triste-derrota-con-esperanza-2.png

Anuncios