cardenal-muller

Robert Royal

El cardenal Gerhard Müller publicó una Declaración de la fe la semana pasada. En realidad, se filtró prematuramente a través de un grupo polaco. Se suponía que el manifiesto debía aparecer ayer, en la víspera del aniversario de la renuncia de Benedicto XVI, que también es la víspera del aniversario de la ordenación de Müller, ambos aniversarios del 11 de febrero, es decir, hoy.

Como todo lo que Müller ha publicado desde que el Papa Francisco lo sacó de la Congregación para la Doctrina de la Fe, es rico en una variedad de enseñanzas, aunque solo se extiende por cuatro páginas. Muchas personas le han pedido que aclare las enseñanzas católicas que parecen haber caído en duda en los últimos años. Ahora, de manera indirecta, finalmente tenemos respuestas a la Dubia presentada al Papa, que Francis optó por no responder.

El Manifiesto aborda el aparente indiferentismo del Papa en la reciente declaración que firmó con los musulmanes afirmando que Dios quiere una pluralidad de religiones. Como señala Müller, la revelación trinitaria de los evangelios “marca una diferencia fundamental en la creencia en Dios y en la imagen del hombre cuando se la compara con la visión otras religiones,” incluso en las otras religiones monoteístas. Y esto es crucialmente importante para nuestra comprensión no solamente de Dios, sino de nosotros mismos.

La Iglesia es parte integral del plan especial de Dios porque transmite con la autoridad de Cristo “todos los elementos de doctrina, comprendida la moral, sin los cuales las verdades salvíficas de la fe no pueden ser salvaguardadas, expuestas u observadas.” (Catecismo de la Iglesia Católica 2035)

En lo que es claramente un comentario sobre las preguntas sobre el matrimonio planteadas en Amoris Laetitia y sobre la intercomunión con los no católicos, enumera los grupos que no pueden recibir la Comunión:

De la lógica interna de la Santa Cena, se entiende que las personas divorciadas y casadas nuevamente, cuyo matrimonio sacramental existe ante Dios, así como aquellos cristianos que no están en plena comunión con la Fe Católica y la Iglesia, al igual que todos los que están no dispuestos a recibir con unción la Sagrada Eucaristía (CCC 1457), porque no los lleva a la salvación. Señalar esto es parte de las obras de misericordia espirituales.

Y es bastante directo sobre el efecto acumulativo de no reafirmar las verdades fundamentales:

“Muchos se preguntan hoy con qué propósito existe la Iglesia, cuando incluso los obispos prefieren ser políticos antes que proclamar el Evangelio como maestros de la fe”.

Estas aclaraciones son muy buenas en estos días. Pero me sorprendió una línea cerca del comienzo:

“Hoy en día, muchos cristianos ya ni siquiera son conscientes de las enseñanzas básicas de la Fe” [énfasis agregado],  algo que parece bastante obvio, aunque numerosos líderes católicos, incluso en los niveles más elevados, han parecido bastante poco preocupados  por esa falta de conciencia.

Imagínese si una nación (en realidad, si eres estadounidense, no tendrás que esforzarte mucho) se despierta un día y descubre que no se le ha enseñado a sus hijos, es decir, a las generaciones futuras, las verdades básicas sobre su pasado; entrenándolos en cómo leer, escribir y pensar con claridad y coherencia; usar matemática básica, de tal modo que preguntar el resultado de 2 + 2  nos llevara a enredos filosófico-teológicos.

¿Cómo reaccionarían ante eso los padres, maestros o gobernantes?

Benedicto XVI señaló en una entrevista de 2010 que es sorprendente aquellos fieles que han asistido a las escuelas católicas durante una docena de años o más a menudo aparecen con una simpatía por el Islam o un conocimiento básico del budismo, pero sin mucha lealtad o conocimiento de su propia fe.

Esto va más allá de ser un problema educativo. Esto apunta a una de las cuestiones centrales sobre la naturaleza misma del cristianismo. A medida que Müller continúa en la oración que cité anteriormente sobre la pérdida de verdades básicas: “hay un peligro cada vez mayor de perder el camino a la vida eterna”.

Y así nos enfrentamos a algo que ha sido dejado de lado en gran parte del pensamiento cristiano moderno ¿Es Cristo lo que Él mismo nos dijo que Él es: el Camino, la Verdad y la Vida? Y no de una manera vaga y sentimental en la que, eventual e indulgentemente, todos somos salvos, sin importar lo que pensemos y hagamos. Pero en el camino, sí, misericordioso, pero también exigente, a veces incluso amenazador, del verdadero Jesús en los Evangelios, que habla de Gehenna “donde la cresa no muere y el fuego no se apaga” (Marcos 9:48).

Propongo este punto con pleno conocimiento de que la máquina de propaganda infernal hace mucho tiempo logró que todos los que mencionan el infierno se vean como esos tipos de pelo largo en la esquina que llevan el consabido letrero:  “¡EL FIN SE ACERCA!” Para muchas personas, incluso los cristianos, Dios es demasiado bueno para hacer tales cosas.

Sin embargo no se puede negar que esas son las palabras Jesús. Como señala Müller, “Debemos estar claramente resueltos a resistir la recaída en antiguas herejías, que veían en Jesucristo tan solo a una buena persona, un hermano y amigo, profeta y moralista”.

Hay muchos males horribles en el mundo, incluso en el mundo moderno, progresivo e iluminado. Comenzando con los miles de inocentes asesinados cada día antes de nacer.

Hasta los aztecas que arrancaban aun latiendo los corazones de sus sacrificios humanos, o los antiguos adoradores de Moloch, no llegaron ni cerca del número de víctimas de la Modernidad. (A pesar de que lo que digan el papa y su contraparte musulmán, todas las religiones no son iguales y no necesariamente buscan las mismas cosas).

El buen pastor conoce a sus ovejas, y sus ovejas lo conocen a él. Pero se conocen no solo por el olor o por ser del mismo rebaño; un rebaño puede ser bueno o malo. Se conocen entre sí, si son seres humanos y no meramente animales, con sus corazones, mentes y almas. Y eso significa inevitablemente que son uno solo porque comparten y viven  ciertas verdades.

Felicitaciones a Müller por su sólida claridad:

“Es la tarea de los pastores guiar a los que les son confiados en el camino de la salvación. Esto solo puede tener éxito si conocen el camino y lo siguen ellos mismos”.

Publicado originalmente en The Catholic Thing.

Anuncios