la-batalla-final.png

George Rutler

Como el optimista que ve un vaso de agua medio lleno y el pesimista que lo ve medio vacío, las personas evalúan los tiempos en que viven según su personalidad. Cada época ha tenido sus crisis, pero el momento en que vivimos parece ser especialmente adecuado a la descripción con la que Dickens comenzó Historia de Dos Ciudades (A Tale of Two Cities): “Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, era la edad de la sabiduría, la edad de la necedad, era la época de la creencia, la época de la incredulidad, era la temporada de la Luz,  la temporada de la Oscuridad … ”

Mientras que otras generaciones han conocido conflictos filosóficos y físicos, la nuestra se distingue por una evaporación de las certidumbres morales por las cuales se juzga lo bueno y lo malo. Nuestro Señor advirtió contra el pesimismo (Lucas 17:23), pero también advirtió contra los engaños de los falsos optimistas que desfigurarían a Cristo para promover el mal. (Mateo 24)

El Catecismo es claro:

“Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lucas 18:8; Mateo 24:12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lucas 21:12; Juan 15:19-20) desvelará el ‘misterio de iniquidad’ bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. ” (CCC 675)

Ningún veterano pensante del siglo XX, con sus super villanos, podría negar la existencia de Satanás. Pero el Señor de la Muerte y el Príncipe de las Mentiras emplea a sus agentes para matar bebés, destruir familias, corromper a los sacerdotes y burlarse de la Iglesia. Cada “liberación” económica, sexual y artística moderna se ha enmascarado como la obra de un “ángel de luz” (2 Corintios 11:14).

En el siglo XIV, Santa Brígida de Suecia predijo: “Durante la primera parte del reinado (del Anticristo), él juega más bien un papel de santidad; pero cuando obtiene el control completo, persigue a la Iglesia de Dios y revela toda su maldad. ”

Durante el bicentenario de los Estados Unidos, el entonces Papa, hoy San Juan Pablo II, dijo en Filadelfia a una multitud que no prestó demasiada atención a sus palabras: “Ahora estamos frente a la mayor confrontación histórica que la humanidad haya experimentado. No creo que el amplio círculo de la sociedad estadounidense, o el amplio círculo de la comunidad cristiana se den cuenta de esto plenamente. Ahora nos enfrentamos a la confrontación final entre la Iglesia y la anti-Iglesia, entre el Evangelio y el anti-Evangelio, entre Cristo y el anticristo.”

Al tratar con los “principados y poderes que no son de este mundo” (Efesios 6:12), la política humana y las reformas sociales para combatirlos son tan inútiles como una pistola de juguete. El combate espiritual comienza y termina con la adoración del único Dios verdadero en Su única Iglesia verdadera. El anticristo odia eso más que nada. Alrededor del año 300, el Padre Apolonio de Thebaid dijo: “El diablo no tiene rodillas,. . . no puede adorar, no puede adorar.”

 

El P. George Rutler es párroco de la iglesia de San Miguel Arcángel en la ciudad de Nueva York.